Sánchez, en su entrevista en TVE: "Se trata de pensar cómo es el país que queremos"

El presidente del Gobierno ha asegurado que su mujer fue la primera en pedirle que continuara. "Si hay una autocrítica que debo hacer es la de no haber actuado antes"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ofrecido esta noche en la segunda edición del Telediario de TVE su primera entrevista después de anunciar que continuará al frente del Ejecutivo.  

Sánchez ha señalado que nunca "olvidará" los cinco días de reflexión después de "sufrir una campaña de acoso y difamación". "He meditado mucho esta decisión". "Mi mujer conoció el contenido de la carta después de publicarla y fue la primera en decirme que no dimitiera", se ha sincerado. "Necesitaba parar y reflexionar". "Si hay una autocrítica que debo hacer es la de no haber actuado antes contra esto".

Preguntado sobre cuándo tomó la decisión, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que "el momento clave fue la madrugada del sábado, con el comité federal". El dirigente socialista también ha agradecido el apoyo social recibido durante estos días, tanto en el plano político como personal. 

Sobre el papel de la Justicia al admitir a trámite la denuncia de Manos Limpias contra su esposa, Sánchez cree que estas campañas afectan a la calidad de la democracia: "Estamos viendo cómo contribuyen a minar la credibilidad del Poder Judicial, una institución tan necesaria".

"Se trata de pensar cómo es el país que queremos"

"Estos cinco días no solo los necesitaba yo, sino también la propia ciudadanía. Se trata de pensar cómo es el país que queremos". "Es un problema que afecta a la convivencia".

"Es un problema serio y esto ha servido para abrir un debate necesario en las democracias occidentales". En la línea de lo manifestado en el discurso de esta mañana, Sánchez ha recalcado en la diferencia entre libertad de expresión, libertad de prensa y libertad de difamación.

"Voy a hablar con el líder de la oposición"

Uno de los siguientes pasos que tomará el líder socialista será hablar con la oposición. "Sé por donde va a ir Feijóo. El acoso se va a redoblar. No van a parar", ha afirmado, "pero es relevante que la ciudadanía se vea interpelada".

"Estamos ante una oposición destructiva, que no da la batalla de las ideas y que mediante el intento de intimidación pretende imponer una agenda regresiva".

"Tenemos que ser conscientes del desafío"

"Fortalecer la democracia es una de las principales obligaciones del Gobierno", ha indicado el presidente del Gobierno, aunque sin concretar cuáles serán las medidas que tomará en este "debate" abierto sobre "regeneración democrática".

Sánchez ha explicado que no es una estrategia política, sino "una reflexión personal para abrir un nuevo tiempo". "Se puede empezar por cumplir la Constitución Española y no admitir insultos en las Cortes Generales".

Buscara solución al CGPJ si el bloqueo continúa

El presidente del Gobierno se ha comprometido a buscar una solución para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) si continúa el bloqueo del órgano que lleva más de cinco años caducado. "Creo en la separación de poderes y en la justicia".

Además, ha alertado de la acción de medios digitales a los que ha acusado de esparcir bulos y estar financiados por el Partido Popular.

"Es necesario que el Parlamento y los medios de comunicación participen de esta reflexión. Desde el Gobierno propondremos medidas y acciones para revertir esta situación. Es fundamental el rechazo social a la desinformación y a los bulos".

"Siempre ha habido una campaña de deslegitimación cuando la izquierda ha estado en el poder. Esto ya ha pasado. Sin embargo, hoy los instrumentos son mayores: las redes sociales, la inteligencia artifical, los [medios de comunicación] digitales que crean bulos...".

Abierto a regular el papel de las consortes de los presidentes, sin afectar a la igualdad entre hombres y mujeres

"La España por la que yo trabajo es una España en la que las mujeres no tengan que renunciar a su carrera profesional". "Podemos abrir ese debate, no tengo ninguna objeción. Puede ser oportuno para proteger a esas personas". "Hay que reivindicar el papel de la mujer", ha manifestado.

Así fue el discurso con el que anunció que continúa al frente del Ejecutivo

"Buenas tardes. Como saben el pasado miércoles escribí una carta dirigida a toda la ciudadanía, en ella les planteaba si merecía la pena soportar el acoso que desde hace 10 años sufre mi familia a cambio de presidir el Gobierno de España. 

Hoy, tras estos días de reflexión, tengo la respuesta clara, si aceptamos todos como sociedad que la acción política permite el ataque indiscriminado a personas inocentes, entonces no merece la pena. Si consentimos que la contienda partidista justifique el ejercicio del odio, de la insidia y de la falsedad hacia terceras personas, entonces no merece la pena. Si permitimos que las mentiras más groseras sustituyan el debate respetuoso y racional basado en evidencias, entonces no merece la pena. 

Por muy alto que sea, no hay honor que justifique el sufrimiento injusto de las personas que uno más quiere y respeta, y ver cómo se intenta destruir su dignidad sin el más mínimo fundamento. 

Tal y como les anuncié, necesitaba parar y reflexionar sobre todo ello. Y sé que la carta que les envié pudo desconcertar porque no obedece a ningún cálculo político y es cierto. Soy consciente de que he mostrado un sentimiento que en política no suele ser admisible. He reconocido ante quienes buscan quebrarme, no por quién soy sino por lo que represento, que duele vivir esta situación, que no deseo a nadie. También porque sea cual sea nuestro oficio, nuestra responsabilidad laboral, vivimos en una sociedad donde sólo se nos enseña y se nos exige mantener la marcha a toda costa. 

Pero hay veces en que la única forma de avanzar es detenerse, reflexionar y decidir con claridad por donde queremos caminar. He actuado desde una convicción clara. O decimos basta o esta degradación de la vida pública determinará nuestro futuro condenándonos como país. 

Es cierto que he dado este paso por motivos personales pero son motivos que todo el mundo puede entender y sentir como propios porque responden a valores troncales de una sociedad solidaria y familiar como es la española. Porque esto no es una cuestión ideológica. Estamos hablando de respeto, de dignidad, de principios que van mucho más allá de las opiniones políticas y que nos definen como sociedad. 

Esto nada tiene que ver con el legítimo debate entre opciones políticas. Tiene que ver con las reglas del juego. Si consentimos que los bulos deliberados dirigen o dirijan el debate político, si obligamos a las víctimas de esas mentiras a tener que demostrar su inocencia en contra de la regla de nuestro Estado de Derecho. 

Si permitimos que se vuelva a relegar el papel de la mujer al ámbito doméstico teniendo que sacrificar su carrera profesional en beneficio de la de su marido, si en definitiva permitimos que la sinrazón se convierta en rutina, la consecuencia será que habremos hecho un daño irreparable a nuestra democracia. Exigir resistencia incondicional a los líderes objeto de esa estrategia es poner el foco en las víctimas y no en los agresores. 

Y confundir libertad de expresión con libertad de difamación es una perversión democrática de desastrosas consecuencias. Por tanto, la pregunta es sencilla: ¿Queremos esto para España? Mi mujer y yo sabemos que esta campaña de descrédito no parará. Llevamos 10 años sufriéndola. Es grave, pero no es lo más relevante. Podemos con ella. 

Lo importante, lo verdaderamente trascendente, es que queremos agradecer de corazón las muestras de solidaridad y de empatía que hemos recibido, de todos los ámbitos sociales. Lógicamente me van a permitir un agradecimiento especial a mi querido Partido Socialista. 

En todo caso, gracias a esa movilización social que ha influido decisivamente en mi reflexión y que vuelvo a agradecer, quiero compartir con todos ustedes lo que finalmente he decidido. De ello he informado previamente al Jefe del Estado esta misma mañana. 

He decidido seguir. Seguir con más fuerza si cabe al frente de la presidencia del Gobierno de España. Esta decisión no supone un punto y seguido. Es un punto y aparte [...]"

Comentarios