jueves. 24.10.2019 |
El tiempo
jueves. 24.10.2019
El tiempo

La obesidad dispara el gasto sanitario en cerca de 300 euros por español al año

Báscula. EP
Báscula. EP
Un informe de la OCDE revela que el sobrepeso rebaja en 2,6 años la esperanza de vida

Un 9,7 % del gasto sanitario en España tiene que ver con enfermedades relacionadas con el sobrepeso, un porcentaje superior al 8,4 % de la media en la OCDE y que corre el riesgo de aumentar a la vista de las tendencias preocupantes entre niños y adolescentes.

En un informe publicado este jueves sobre este fenómeno en una cincuentena de países, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destaca que cada ciudadano en España tiene que pagar 265 euros adicionales de impuestos al año por esos gastos.

Sus autores calculan que el exceso de peso resta 2,6 años de esperanza de vida en España, una cifra ligeramente inferior a los 2,7 años de media en la organización y lejos del máximo de 4,2 años de México, de los 3,9 de Polonia y Rusia o de los 3,7 de Estados Unidos. Pero también está alejada de Japón, donde el recorte de la esperanza de vida por el sobrepeso se limita a 0,9 años.

Este problema sanitario y de estilo de vida reduce el producto interior bruto (PIB) español en un 2,9%, lo que equivale a 479.000 trabajadores a tiempo completo al año.

El impacto económico es del 3,3 % del PIB en la OCDE y en la Unión Europea, y alcanza el 5,3% en México, el 5 % en Brasil o el 4,4% en Estados Unidos.

Los expertos consideran que una persona está en sobrepeso cuando la relación entre su peso en kilos y su altura en metros al cuadrado supera la cifra de 25. Es obesa si pasa de 30.

El problema se agrava en los jóvenes entre 5 y 19 años: un 34,1% tienen excesivo peso

En España, un 61,6% de la población tiene sobrepeso, frente al 59 en el conjunto de la UE y al 58,3% en la OCDE. El porcentaje de obesos ha subido desde el 17% en 1996 al 23,8% en 2016.

La situación en términos comparativos es todavía peor para los niños y jóvenes de 5 a 19 años, ya que un 34,1% tienen un peso excesivo, comparados con un 27,6 % en la UE y un 28,6% en la OCDE.

Solo 11 de los 52 países del estudio presentan peores cifras, empezando por Estados Unidos (41,8% en sobrepeso en ese grupo de edad).

CapturaLos autores del estudio insisten en que el agravamiento de esa tendencia se puede corregir con la promoción de estilos de vida saludables que, además de tener un efecto positivo para la salud, suponen "una excelente inversión": por cada euro dedicado se obtiene un retorno de hasta 6 euros en beneficio económico.

Su recomendación es un paquete de medidas que incluya el etiquetado de los menús, la prescripción médica de actividad física y programas de bienestar.

Eso podría prevenir hasta 96.000 enfermedades de aquí a 2050, ahorrar 32 millones al año en costes sanitarios y aumentar el empleo y la productividad en el equivalente a 4.000 trabajadores a tiempo completo.

Si se redujera en un 20% la aportación calórica de alimentos con alto contenido en azúcar, sal o grasas, eso permitiría prevenir 472.000 enfermedades para mediados de siglo, evitar 169 millones de euros de gasto sanitario al año y un aumento del empleo de 13.000 trabajadores.

MUNDO. Las cifras en España son superiores a una veintena de los 52 países del estudio, en particular a EE.UU. (36,2%), Arabia Saudí (35,4%) y Turquía (32,1%), pero también a México (28,9%), Argentina (28,3%) o Chile (28%).

La OCDE certifica que los niños con un peso excesivo obtienen peores resultados escolares, se ausentan más de las aulas, el riesgo de que sufran acoso escolar se triplica y al crecer sus posibilidades de conseguir una titulación universitaria son menores. Llegados a la edad adulta, las posibilidades de encontrar un empleo son un 8% inferiores para una persona con sobrepeso y cuando están ocupados son menos productivos y están más de baja.

La reducción de un 20% del contenido calórico de los alimentos energéticos tendría beneficios significativos para las personas y para la economía.

Tecnología para mantener a raya los kilos
El sector de la alimentación y el control del peso tampoco queda exento de las nuevas tecnologías, desde las apps que descubren el contenido de los alimentos hasta las básculas que monitorizan cada gramo de más.

Lineales sin secretos
Cada vez más gente saca el móvil delante de los estantes del supermercado para chequear los códigos de barras. Con aplicaciones como Yuka se puede saber qué contienen.

Básculas inteligentes
Evaluaciones completas del cuerpo, con mediciones del porcentaje de masa muscular y de grasa para los brazos, las piernas y el tronco. Esas son las básculas del futuro.

Pulseras para el cuerpo
Es como llevar un escáner corporal en la muñeca. Miden el ritmo cardíaco y las calorías que se consumen. También analizan el sueño y el tiempo de descanso. Las pulseras conocidas como Fitbit son además ya como un accesorio de moda.

La obesidad dispara el gasto sanitario en cerca de 300 euros por...
Comentarios