lunes. 26.08.2019 |
El tiempo
lunes. 26.08.2019
El tiempo

Libertad provisional para la mujer que robó un bebé en Guadalajara

Vista general del Hospital Universitario de Guadalajara. EP
Vista general del Hospital Universitario de Guadalajara. EP

La arrestada se hizo pasar por una pediatra y se llevó al pequeño ► Perdió un recién nacido hace poco tiempo

El Juzgado de Instrucción 1 de Guadalajara ha decretado libertad provisional para la mujer detenida el pasado sábado por el rapto de un recién nacido del hospital de Guadalajara a quien imputa de manera provisional un delito de detención ilegal y otro de usurpación de funciones públicas y para quien ha fijado varias medidas cautelares.

Según ha informado este lunes a Efe el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, la detenida pasó el domingo a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción 1, en funciones de guardia, y tras tomarle declaración la juez decretó libertad provisional. 

De manera provisional se imputa a esta mujer, de 47 años, un delito de detención ilegal y un delito de usurpación de funciones públicas. 

La juez ha establecido como medidas cautelares la prohibición de salir de la provincia y de acudir al hospital de Guadalajara, y la obligación de comparecer una vez a la semana ante el juzgado. 

Las mismas fuentes han agregado que las diligencias previas continúan instruyéndose en sede judicial. 

Según explicaron el día de la detención el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Ángel Canales, y el comisario jefe en la provincia, José Arroyo, la detenida se hizo pasar por una pediatra para llevarse al bebé de la habitación del hospital con el argumento de que iba a practicarle una prueba médica.

La mujer fue detenida tres horas después de llevarse al bebé en una vivienda de Cabanillas del Campo (Guadalajara).

SOSPECHAS. Los hechos se produjeron sobre las diez de la mañana, y tres horas después ya estaba localizada. El padre del pequeño fue quien dio la voz de alarma, ya que las "formas" de la falsa médica le hicieron sospechar. De inmediato se puso en marcha el operativo.

José Arroyo, comisario jefe en Guadalajara:

"Encontramos a la mujer nerviosa y llorando (...) Al abrirnos la puerta nos lo negó absolutamente todo"

"Nos hemos quedado tranquilos al ver que había un bebé y que la identificación que llevaba correspondía con la madre"

El hospital fue revisado "de arriba abajo" y se empezó entonces a "trabajar con las farmacias". Gracias a esa colaboración se pudo localizar a la secuestradora.

La detenida se personó en una farmacia a pedir leche para el bebé y al manifestar que no sabía la que tomaba, fue cuando se activaron las sospechas. Marta, la farmacéutica que avisó a la Policía, reconoció que enseguida sospechó de ella: "Pidió una leche que no existe y estaba muy nerviosa".

Por un grupo de Whatsapp le enviaron las imágenes de la secuestradora y vio que coincidía con la descripción de la detenida. Avisó a la Policía, a quienes les contó que la mujer le había dicho que era un encargo y que había ido a la farmacia otras veces.

Marta, farmacéutica

"Enseguida sospeché de ella porque llegó a pedir una leche que no existe y estaba muy nerviosa"

"Me dijo que era un encargo, pero también que había venido a la farmacia en otras ocasiones"

El testimonio de esta trabajadora se sumó al de un vecino de la zona, que reveló a los agentes que cerca vivía una señora que había tenido un bebé pero había fallecido. Los agentes localizaron su vivienda y aunque la mujer –"nerviosa y llorando"–, les abrió la puerta y lo "negó absolutamente todo", ellos se quedaron "tranquilos" al ver que había un bebé.

"La numeración del cordón umbilical correspondía con la que llevaba la madre en el hospital", explicó el comisario jefe.

CONFESIÓN. Poco después la mujer reconoció los hechos ante los agentes. Al parecer, la detenida "había tenido un bebé" que murió y podría estar "en una situación de trastorno transitorio", dijo.

El bebé, de apenas tres días de vida, está en perfectas condiciones y fue entregado a sus padres.

El comisario se mostró agradecido también de que el caso acabara con un final feliz y que en tres horas consiguieran localizarlo. "Guadalajara sigue siendo una ciudad segura", manifestó.

En el dispositivo participaron más de 40 agentes, según detalló Arroyo, que señaló como "clave" la colaboración ciudadana que lo compartió en "redes sociales", además del "buen hacer de la farmacéutica y de los agentes".

Por su parte, el progenitor de este bebé –el tercero que tiene–, agradeció públicamente el trabajo realizado tanto por la Policía como por el hospital de Guadalajara y reconoció que tanto él como su mujer se asustaron mucho.

Libertad provisional para la mujer que robó un bebé en Guadalajara