Marruecos cava fosas para enterrar a los muertos que intentaron entrar a Melilla

La tragedia en el salto a la valla de Melilla suma más muertos en medio de la polémica por el papel policial y la gestión marroquí
Preparan fosas para enterrar a los migrantes fallecidos en el salto de la valla de Melilla. MOHAMED SIALI
photo_camera Preparan fosas para enterrar a los migrantes fallecidos en el salto de la valla de Melilla. MOHAMED SIALI

Operarios del cementerio de Sidi Salem, en las afueras de la localidad marroquí de Nador, fronteriza con Melilla, preparaban este domingo varias fosas donde las autoridades planean enterrar a los emigrantes muertos durante el intento masivo de acceso el viernes a la ciudad española del norte de África. Y todo, ante las críticas y las manifestaciones que piden una investigación del suceso que dejó 37 muertos. 

La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) publicó en Facebook una imagen de trabajadores del camposanto cavando fosas en el cementerio, afirmando que allí se enterrará a los emigrantes fallecidos. Fuentes de seguridad confirmaron que ese es el lugar escogido para enterrarlos, y si bien no concretaron la fecha en que se les dará sepultura, indicaron que se tienen que completar unos trámites judiciales antes de hacerlo. 

Según se pudo constatar, las sepulturas se encuentran en una zona aislada del resto de tumbas, donde a día de hoy hay doce fosas, la mitad de ellas excavadas con anterioridad y la otra mitad ayer. Los operarios explicaron que este lunes seguirán excavando fosas. 

El intento de acceso de alrededor de 2.000 personas a Melilla, el más numeroso y violento registrado en los últimos años, se saldó con 37 emigrantes muertos, según las autoridades de Nador, y con decenas de heridos, de los cuales 18 permanecen ingresados en hospitales, además de un agente marroquí, siempre de acuerdo con la información oficial. 

La actuación de los agentes del país magrebí, que dispusieron un amplio dispositivo para frenar a los emigrantes y actuaron con gas, pelotas de goma, porras y piedras lanzadas con hondas, centra la polémica en España después de los vídeos que circulan del día de la tragedia. 

Los más criticados muestran escenas de los policías custodiando a decenas de emigrantes, aparentemente heridos o muertos, en el paso fronterizo del Barrio Chino de Nador que consiguieron flanquear 133 personas hasta llegar a España. Tumbados en el suelo dentro de un espacio acotado por rejas y en una explanada adyacente, muchos inmóviles y amontonados unos sobre otros, los subsaharianas estuvieron en esas condiciones durante horas, mientras iban llegando a goteo las ambulancias para llevarse a los heridos y fallecidos, un proceso que duró unas doce horas, explicaron vecinos testigos de los hechos.

Diez asociaciones marroquíes y españolas, así como el partido Podemos que forma parte del Gobierno español, criticaron duramente las imágenes y pidieron una investigación por parte de Marruecos, mientras el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, defendió en todo momento la actuación del país vecino. 

Este es el primer asalto a la valla que se produce desde que España diera un vuelco en marzo a su política sobre el Sáhara Occidental, la causa nacional marroquí, apoyando la propuesta de autonomía sobre el territorio de Marruecos. Un gesto que ha encauzado las relaciones diplomáticas entre ambos países, que llevaban un año en crisis desde que España dejara entrar en su territorio al líder independentista saharaui, Brahim Gali, y Marruecos reaccionara permitiendo el paso de miles de personas al enclave de Ceuta, próximo a Melilla, en mayo de 2021.
 

Clamor contra la "masacre"

Unas 600 personas, según la delegación del Gobierno en Madrid, se concentraron este domingo en la capital de España para protestar contra la "masacre" en la frontera de Melilla entre España y Marruecos, y exigieron a las autoridades españolas que «respeten» los derechos de los migrantes.

Los manifestantes expresaron su rechazo a la actuación de la policía fronteriza de Marruecos y al Gobierno con cánticos como "todas las vidas importan", "ningún ser humano es ilegal" o "la ley de extranjería mata gente cada día". También guardaron un minuto de silencio por las víctimas.

Comentarios