Los sindicatos creen que el futuro de Alcoa sigue pendiente de la tarifa

Doscientas personas se concentraban en septiembre ante la factoría de Alcoa en A Coruña
El problema del precio de la energía debe tener una solución política según el comité que se reunirá con el presidente de Alcoa España

El comité de empresa de Alcoa Avilés ha considerado este miércoles que el futuro de esta fábrica sigue pendiente del establecimiento de una tarifa eléctrica estable y competitiva, no de lo que hagan los accionistas en otros niveles. "La planta de Avilés no va a cerrar ni a continuar porque la compañía vaya a organizarse en dos empresas, va a seguir operando en España si tiene una buena tarifa eléctrica y eso es en lo que hay que seguir trabajando", ha apuntado el presidente del comité, José Manuel Gómez de la Uz, de Comisiones Obreras.


El problema del precio de la energía, que para un complejo productivo como el de esta fábrica de aluminio es vital, debe encontrar solución en el ámbito de la política, que ahora está condicionado por la cita electoral con las urnas del próximo 20 de diciembre, ha expuesto."Nosotros, lo que queremos es una tarifa estable y a largo plazo", ha subrayado el presidente del comité de empresa, que considera que "la subasta en sí no es la solución".

Los representantes sindicales tienen previsto aprovechar una visita a Avilés del presidente de Alcoa España, Rubén Bartolomé, para mantener una reunión y conocer de primera mano los planes de la compañía referidos al proceso de escisión y el lugar que ocupará la fábrica en el nuevo escenario que será una realidad hacia la segunda mitad del próximo ejercicio.

La escisión dividirá el negocio del aluminio, la bauxita, la alúmina, la fundición y la energía en una empresa que seguirá llamándose Alcoa, y otra compañía aún sin nombre y que se centrará en soluciones de ingeniería, transporte aeroespacial y construcción.