martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

Una auditoría europea propone a Cuentas medidas para mejorar el control de los partidos

El presidente del organismo fiscalizador, Ramón Álvarez de Miranda, presenta las recomendaciones recibidas para mejorar la independencia de sus consejeros

La auditoría externa realizada al Tribunal de Cuentas por organismos europeos plantea una serie de recomendaciones para mejorar la independencia de los consejeros del organismo fiscalizador y para fortalecer los mecanismos de control de las cuentas de los partidos políticos.

El presidente del organismo fiscalizador, Ramón Álvarez de Miranda, ha presentado ante los medios de comunicación el resultado de la primera auditoría externa a la que se somete el órgano fiscalizador español, llevada a cabo por el Tribunal de Cuentas Europeo y el Tribunal de Cuentas de Portugal siguiendo el modelo de Revisión entre Pares.

Los auditores externos valoran la independencia del Tribunal, pero apuntan que hay "una percepción pública de influencia política" en los consejeros y propone medidas para paliarla, como la revisión de los procedimientos de nombramientos y la ampliación del tiempo de los mandatos -actualmente de nueve años- pero sin opción de ser renovados.

En cuanto al control de las cuentas de los partidos, el informe indica que hay limitaciones en el acceso a datos pertinentes, como los balances consolidados, si bien Álvarez de Miranda ha aclarado que en muchos casos los partidos ni siquiera tienen ese balance pues de momento no es obligatorio.

Proponen que un solo consejero elegido por sorteo y renovado cada tres años asuma esa tarea, un cambio que Ramón Álvarez de Miranda ve probable que se acometa en el próximo mandato

Los auditores también cuestionan que la unidad dedicada a las fuerzas políticas sea supervisada por dos consejeros, lo que supone una excepción en la estructura del Tribunal. Proponen que un solo consejero elegido por sorteo y renovado cada tres años asuma esa tarea, un cambio que Ramón Álvarez de Miranda ve probable que se acometa en el próximo mandato y que, a su juicio, debería ir acompañado de un "incremento significativo" del personal asignado a esa tarea.

El informe avala los procedimientos de selección de personal del Tribunal, si bien reconoce la existencia de "un clima de conflictos y divisiones" entre los trabajadores personal, recomienda reducir el recurso a la libre designación en las promociones internas e introducir un sistema de rotación periódica del personal y de los consejeros.

Los auditores consideran que la libre designación, que actualmente se aplica a los niveles 28, 29 y 30, es decir, a partir de los jefes de equipo, debería limitarse al último de esos niveles, con rango de subdirector.

Álvarez de Miranda ha recalcado que los examinadores no han puesto ningún reproche a los procesos de selección estudiados -correspondientes a los dos últimos años- y ha recordado que las relaciones familiares existentes en el Tribunal son de procesos "de hace veinticinco años".

Asimismo, aconsejan aplicar un plan estratégico plurianual en materia de transparencia y contrataciones públicas, además de aumentar la publicidad de los procedimientos de licitación

En cuanto a los conflictos y divisiones detectados entre el personal, ha indicado que responden a "cierta tensión" existente entre los cuerpos propios del Tribunal de Cuentas y los funcionarios llegados desde otras instituciones mediante concursos, pues tienen un régimen jurídico diferente.

Pero los auditores también han cuestionado el exceso de directivos que hay en el Tribunal, pues actualmente hay uno por cada cuatro técnicos, cuando la relación debería ser de uno por cada seis ó siete. Asimismo, aconsejan aplicar un plan estratégico plurianual en materia de transparencia y contrataciones públicas, además de aumentar la publicidad de los procedimientos de licitación.

En cuanto a los informes de fiscalización, recomiendan que sean más oportunos en el tiempo, más breves y de fácil lectura, al tiempo que sugieren hacer un seguimiento del cumplimiento de las recomendaciones e incluso la aplicación de sanciones a las entidades que no las atiendan.

La cuestión es que tanto esa medida como otras como los cambios en el sistema de elección y en el mandato de los consejeros requieren cambios legales, con lo que no están en manos del Tribunal de Cuentas, sino de los legisladores, ha recordado Álvarez de Miranda.

Una auditoría europea propone a Cuentas medidas para mejorar el...
Comentarios