Gestión integral del alquiler, la clave del propietario para acabar con la incertidumbre

alquiler vivienda chalet casa

Alquilar un inmueble supone entrar en un mercado, que como cualquier otro, tiene sus particularidades. Si éstas no se conocen pueden darnos más de un disgusto. Entre otras cosas el propietario se puede encontrar en situaciones de desprotección. Además, exige cierto conocimiento jurídico para la elaboración del contrato de arrendamiento: requisitos legales para formalizar un acuerdo, tramitaciones, documentación requerida… A todo esto se le suma la exposición a todo tipo de riesgos como impagos, deterioro del inmueble u otro tipo de irregularidades que pueden convertirse en una fuente de pérdidas irreparables.

El cúmulo de todos estos puntos es lo que ha provocado que cada vez más propietarios vean con buenos ojos la contratación de un gestor especializado del alquiler. Empresas como Rookie In Town, pionera en el sector, y situada en Madrid y Valencia, representa un recurso eficaz y ofrece numerosos beneficios: relación con los inquilinos, agilización de trámites, acceso a asesoramiento legal o protección frente a posibles incidencias.

A continuación, te hablamos de sus principales ventajas. ¡Presta atención! 

Orientación y adaptación a las circunstancias reales del mercado

El mercado inmobiliario se caracteriza por su dinamismo. Los precios y la demanda oscilan continuamente en un contexto cambiante. Su naturaleza requiere un conocimiento directo y constantemente actualizado para poder establecer unos precios que se adapten a las necesidades del propietario y los arrendatarios potenciales. La figura de un profesional especializado adquiere especial sentido si de lo que se trata es de obtener agilidad en los procesos de venta y alquiler obteniendo además el máximo rendimiento económico. La implementación de estrategias basadas en un estudio del mercado adaptado permite obtener la mejor rentabilidad, al tiempo que multiplica las oportunidades de negocio.

Mayor alcance promocional

Aunque el entorno digital proporciona un espacio de promoción accesible, cuenta con espacios masificados en donde la competencia puede obstaculizar los procesos de negociación y minimizar la visibilidad de nuestros anuncios. Una de las principales ventajas que se derivan de la profesionalización en la gestión de alquileres es la oportunidad de acceder a plataformas promocionales optimizadas. Una agencia proporciona apoyo técnico y posee los medios ad hoc para amplificar el alcance potencial de las estrategias promocionales. Tomar instantáneas del inmueble, incluir un contenido descriptivo de valor o seleccionar el tipo de portales inmobiliarios en los que publicar los anuncios, son algunas de las funciones que a menudo suelen asumir este tipo de empresas. Además, sus labores de intermediación se extienden a la gestión de correos electrónicos, llamadas telefónicas, visitas de compradores potenciales y la creación de un discurso de venta adaptado para resaltar los puntos fuertes y oportunidades que la vivienda puede ofrecer.

Segmentación y seguridad

La gestión de un alquiler a nivel profesional tiene en cuenta aspectos que van más allá de la agilización de procesos. La confianza, por ejemplo, constituye un valor fundamental en sus estrategias. En realidad, no sólo trabajan para encontrar arrendatarios, sino que se focalizan en la búsqueda de arrendatarios seguros. Aunque la finalidad es establecer acuerdos de una forma ágil, la calidad de estos tiene una gran importancia. Algunas de las técnicas que emplean este tipo de agencias abarcan una fase de investigación previa (que incluye, por ejemplo, la consulta del Fichero de Inquilinos Morosos) así como otros indicadores relevantes relacionados con su solvencia económica (por ejemplo, cuáles son sus fuentes de ingresos, si posee nóminas…).

Optar por la autogestión del alquiler puede derivar en la falta de garantías y una exposición a situaciones de vulnerabilidad que, a largo plazo, pueden llevar a situaciones de impago u otro tipo de irregularidades. El espacio de seguridad y protección legal que proporciona la profesionalización permite identificar oportunidades de negocio saludables y extensibles a largo plazo.

Los inquilinos potenciales de cada inmueble presentan un perfil específico que únicamente puede ser identificado y comprobado por un profesional antes de formalizar un contrato de arrendamiento.

Redacción del contrato

El acompañamiento no sólo abarca la fase de promoción o la selección del arrendatario adecuado. De hecho, el apoyo profesional se hace incluso más necesario durante la fase de negociación. Es a partir de la redacción del contrato de arrendamiento donde quedarán definidas las garantías legales que, en un futuro, de ser necesario, podrán proporcionar cobertura al propietario ante cualquier tipo de irregularidad. Este documento puede determinar la naturaleza del acuerdo y, por ello, lo más recomendable es que creación corra a cuenta de profesional especializado.

Antes de su redacción propiamente dicha, una agencia puede proporcionar asesoramiento sobre el tipo de contrato y alquiler que podría resultarle más beneficioso. Además, la elaboración del texto recogerá de forma legible y precisa los derechos y obligaciones de ambas partes de acuerdo a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

El blindaje de garantías quedará reflejado en las cláusulas del documento, adaptadas a la legalidad y concernientes a asuntos tan delicados como los impagos, la gestión de la fianza, avales o posibles reparaciones.

Gestión integral

Desde el momento en que el acuerdo queda oficialmente cerrado a partir de la firma del contrato, el propietario queda cubierto ante cualquier posible incidencia que se suceda durante el periodo de arrendamiento. La posibilidad de delegar en un equipo especializado todo tipo de cuestiones le proporciona una mayor tranquilidad y la seguridad de cobrar una renta mensual.