Iñaki Urdangarín mantiene el pasaporte

El juez del caso Nóos, José Castro, ha acordado desestimar la petición de retirar el pasaporte a Iñaki Urdangarín, imputado en esta causa, como había solicitado la acusación popular que ejerce Manos Limpias.

En un auto dictado hoy, el magistrado ha rechazado retirarle el pasaporte como había reclamado Manos Limpias después de que Urdangarín aceptara la propuesta del entrenador de balonmano Valero Rivera de trasladarse a Doha, Catar, para incorporarse a su equipo técnico al frente del equipo nacional catarí, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB).

En su resolución, el juez de Instrucción número 3 de Palma señala que hasta el momento Urdangarín ha comparecido cuantas veces el Juzgado ha requerido su presencia para prestar declaración en el marco de esta investigación sobre el presunto desvío de fondos al Instituto Nóos, que presidió entre 2003 y 2006.

Urdangarín prestó declaración ante Castro en febrero de 2012 y el mismo mes de este año.

El juez también ha destacado el arraigo familiar de Urdangarín en España para desestimar retirarle el pasaporte, una medida cautelar que se dicta para evitar el riesgo de fuga.

En estos momentos, la única obligación legal del duque de Palma es informar acerca de su lugar de residencia.

La Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía de la comunidad autónoma de Baleares (que ejerce la acusación particular) se habían opuesto a la retirada del pasaporte en sendos escritos.

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach se opuso porque no aprecia que exista riesgo de sustracción a la acción de la justicia ni de obstaculizaciones a la investigación.

Horrach destacó en su escrito que Urdangarín ha acudido hasta el momento a todos los llamamientos judiciales cuando ha sido citado, así como el arraigo personal, familiar y social del yerno del Rey.

El fiscal llamó también la atención sobre el hecho de que Urdangarín tiene asignada una escolta policial permanente lo que supone "un plus de garantía" ante una hipotética huida.

Comentarios