El consumo eléctrico bajó un 3,7% en la primera semana de las medidas de ahorro

El Gobierno considera la primera respuesta a las medidas "extraordinariamente positiva"
Cartel informativo con las medidas de ahorro en un comercio. EFE
photo_camera Cartel informativo con las medidas de ahorro en un comercio. EFE

La demanda eléctrica bajó un 3,7% de la primera a la segunda semana de agosto, en la que se han empezado a aplicar las medidas de ahorro energético impulsadas por el Gobierno, según ha informado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Teresa Ribera ha calificado ese descenso como "una reducción importante en plena ola de calor". 

En una rueda de prensa este miércoles, ha atribuido el descenso de la demanda eléctrica en esa semana —del 8 al 14 de agosto— "a la mayor sensibilidad de hogares y empresas con respeto al uso responsable de la energía y las medidas del decreto ley que pedía una reducción de la temperatura del termostato para refrigerar y el apagado del alumbrado de los escaparates y edificios públicos desocupados a partir de las diez de la noche". 

Ribera considera que la primera respuesta a las medidas ha sido "extraordinariamente positiva" y apunta el ahorro se ha situado en el nivel calculado por el Gobierno, de manera que las actuaciones previstas en el decreto puedan representar "más de la mitad del ahorro de ese 7% comprometido en Bruselas". El 3,7% de ahorro "está en línea", ha indicado. 

Ha explicado que los datos son preliminares y que la primera semana de aplicación ha coincidido con temperaturas máximas y una ola de calor en buena parte de España, pero que "la tendencia es clara en términos de compromiso cívico y entendimiento del contexto en el que se han adoptado estas medidas de demanda de solidaridad y esfuerzo a la sociedad, y de eficacia". 

Que la reducción de la demanda eléctrica se haya producido en plena ola de calor, según Ribera, pone de manifiesto "la sensibilidad de los españoles en un contexto complicado". "Solamente cumpliendo con ese compromiso de solidaridad voluntaria en estos primeros meses, estaremos en condiciones de afrontar de manera unida la respuesta al chantaje energético de Vladimir Putin", ha asegurado. 

La ministra ha defendido que "es capital esforzarse hoy", y ha asegurado que los datos también indican que "el ruido" de quienes "protestan contra todas las soluciones" ha sido interpretado por la sociedad española "en la dirección correcta", en un momento en el que hay que esforzarse "por responder de manera unida". 

¿Y la comparación con 2021?

De acuerdo con los datos del ministerio, la demanda total de energía eléctrica en España durante la segunda semana de agosto, 5.249 gigavatios hora (GWh), cayó un 1,8% con respecto a la semana equivalente del año anterior, cuando se alcanzaron los 5.150 GWh. 

No obstante, la demanda entre semanas no es estrictamente comparable, dado que existen factores que alteran las condiciones, como la temperatura o la laboralidad. Desde el departamento que dirige Ribera aclaran que, a fin de poder aislar el efecto de las medidas de ahorro energético, es preciso estimar la demanda de electricidad bajo los mismos criterios. Aplicando las correcciones, se estima que la demanda de energía eléctrica ha disminuido un 6% en la semana que va del 8 al 14 de agosto, respecto a la equivalente del ejercicio anterior. 

Ahorro con la 'excepción ibérica'

La vicepresidenta tercera ha hecho balance también de la aplicación de la llamada excepción ibérica, que limita el precio del gas para la generación eléctrica y que, según sus cifras, ha supuesto un ahorro de 1.383 millones de euros para los consumidores españoles en sus dos meses de vigencia. 

El mecanismo ibérico, que entró en vigor el pasado 15 de junio, limita el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por MWh durante un periodo de doce meses, cubriendo así el próximo invierno, periodo en el que los precios de la energía son más caros. En concreto, fija una senda para el gas natural para generación de electricidad de un precio de 40 euros/MWh en los seis meses iniciales, y posteriormente, un incremento mensual de cinco euros/MWh hasta la finalización de la medida. 

Ribera señaló que el precio medio del mercado mayorista eléctrico —el denominado pool— desde el pasado 15 de junio hasta este 17 de agosto se ha situado en los 143 euros por megavatio hora (MWh), aunque subrayó que a este importe habría que añadirle el precio de la compensación diaria a las gasistas que tiene que ser abonada por los consumidores beneficiarios de la medida, los consumidores de la tarifa regulada (PVPC) o los que, a pesar de estar en el mercado libre, tienen una tarifa indexada. 

Según la ministra, el precio del pool en España, sin contar el ajuste, en este periodo ha estado muy por debajo de los niveles de otros países de la Unión Europea como Francia (378 euros/MWh), Italia (422 euros/MWh) o Alemania (319 euros/MWh). "Hoy prácticamente toda Europa tiene un precio superior a 500 euros/MWh)", dijo. 

Por ello, considera demostrado que la excepción ibérica ha funcionado "como un reaseguro" en este periodo de aplicación, lo que se traslada también a los precios a futuros de la electricidad, que cotizan para el último trimestre del año a 158 euros/MWh para España por los 975 euros/MWh de Alemania o los 518 euros/MWh de Alemania. 

Comentarios