El Congreso aprueba investigar la compra de mascarillas con la abstención del PP y el no de Vox

José Luis Ábalos apoya la comisión propuesta por el PSOE, que empezará por el caso Koldo ► El PP no rebaja el tono y carga contra la mujer de Sánchez y Armengol
María Jesús Montero y Bolaños se ríen en el Congreso. EDUARDO PARRA
photo_camera María Jesús Montero y Bolaños se ríen en el Congreso. EDUARDO PARRA

El pleno del Congreso ha aprobado este jueves por mayoría, con la abstención del PP y el voto en contra de Vox, la creación de una nueva comisión de investigación sobre presuntos casos de corrupción en la compra de mascarillas durante la pandemia, que empezará por el caso Koldo.

La nueva comisión de investigación del Congreso, solicitada por el PSOE, ha recibido 175 votos favorables, los de los socios parlamentarios de Sánchez, más CC, UPN y el exdiputado socialista José Luis Ábalos, mientras que se han abstenido 136 diputados del PP y han votado en contra los 33 diputados de Vox.

Se trata de la tercera comisión de investigación, tras las creadas en el Senado y en el parlamento balear, y en este ocasión el objetivo es esclarecer "los hechos, responsabilidades y enseñanzas" sobre la contratación de material sanitario durante la pandemia por parte por parte de la Administración del Estado y sus distintos organismos, así como de otras administraciones públicas.

Los diputados no sólo se centrarán por tanto en el caso Koldo, sino también en las presuntas estafas de otros contratos de mascarillas vinculados a la Comunidad de Madrid o a su ayuntamiento "sin doble vara de medir, con transparencia absoluta y con convicción, caiga quien caiga". 

Y es que, según la portavoz del PSOE, Esther Peña, "este país necesita respuestas para realizar las modificaciones pertinentes y que los sinvergüenzas no se vuelvan a colar por la puerta de atrás o que nadie o que ningún familiar les abra la puerta".

"Nadie debería sentirse intimidado por esta comisión, nosotros no lo estamos", ha asegurado en la defensa de su creación, buena parte dedicada a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y a la investigación fiscal abierta a su pareja.

Según la diputada socialista, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, guarda silencio sobre esa investigación de la Agencia Tributaria por "complicidad" y "cobardía". "No tiene lo que hay que tener para pedir la dimisión de la señora Ayuso", ha dicho.

Tras una bronca intervención, el PP ha decidido abstenerse al poner como condición a su "sí" la dimisión de la presidenta del Congreso, Francina Armengol, por considerarla una de las implicadas en el caso Koldo, y ha recordado que será en el Senado, donde el PP tiene una mayoría absoluta, donde se celebre una "comisión verdaderamente independiente".

La diputada popular Macarena Montesinos ha lanzado duras críticas a Armengol, a varios ministros y exministros y hasta a la mujer del presidente Pedro Sánchez, Begoña Gómez, al decir que "sería impresentable" que su agenda "pudiera influir en las decisiones del Ejecutivo". 

Tras acusar al presidente del Gobierno y a la ministra María Jesús Montero de estar "en el centro de la Koldosfera", la diputada ha aseverado que este caso "no es una trama de cuatro chorizos socialistas. Están todos los que son o han sido algo durante el sanchismo".

Igual opina Vox, que cree que el PSOE está incapacitado para exigir responsabilidades en una comisión de investigación sobre corrupción, porque tienen "145 años de historia y ninguno de honradez", según su diputado por Baleares Jorge Campos, que también ha pedido la dimisión de Armengol.

"La chorizoesfera en la que ustedes se integran es colosal, es casi más grande que el ego y las mentiras de Pedro Sánchez", ha denunciado.

Sumar ha reconocido que la comisión es "necesaria" pero ha pedido "ir más allá, caiga quien caiga": no sólo "castigar a los corruptos", sino intentar "que nunca más vuelva a ocurrir".

Su diputada Aina Vidal ha aludido al "hastío de la calle" ante la clase política y ha defendido a las "personas decentes que no se aprovecharon" en lo peor de la pandemia, frente a los "cuatro golfos" que se lucraron "en los momentos más duros".

A diferencia de PP y Vox, sí que ha votado a favor de la comisión UPN, para hacer "frente al oscurantismo" y que los ciudadanos sepan "la verdad" de lo que ocurrió.

La comisión ha obtenido asimismo el respaldo del PNV, que ha abogado por el "esclarecimiento" de lo sucedido, y de EH Bildu, que ve en esta iniciativa "una magnífica oportunidad para abrir las puertas y ventanas de las instituciones" y ver "quién y cómo se ha forrado con una coyuntura especialmente difícil" para los ciudadanos.

Toca esclarecer, ha defendido por su parte Coalición Canaria desde el Grupo Mixto, donde Podemos ha abogado, en un discurso crítico con el bipartidismo, por "sacar a la luz todo tipo de trama corrupta, venga de donde venga", y el BNG ha pedido ser "implacables" contra la corrupción.

La comisión de investigación del Congreso tendrá una duración de cuatro meses prorrogables y estará formada por tres representantes de cada grupo parlamentario de más de cien diputados, dos por cada grupo con un número superior a ocho e inferior a cien, y un representante de cada uno del resto de grupos.

Ábalos apoya la comisión del PSOE sobre contratos de pandemia y espera que investigue todos los casos 

El exministro de Fomento José Luis Ábalos ha apoyado este jueves en el Pleno del Congreso la creación de la comisión de investigación promovida por el PSOE sobre los contratos de emergencia llevados a cabo por las distintas administraciones durante la pandemia y ha mostrado su deseo de que este órgano investigue "todos los casos". 

Así se ha pronunciado en los pasillos de la Cámara Baja, donde ha avanzado que no tendrá inconveniente en comparecer en esa comisión, un órgano que el PSOE propuso crear tras el estallido del ¡'caso Koldo'. "Yo estoy siempre dispuesto a todo", ha comentado. 

Esa trama de presuntas mordidas por la contratación de material sanitario durante la crisis del coronavirus por la que está siendo investigado su ex asesor en el ministerio Koldo García Izaguirre, llevó al PSOE a exigir responsabilidades políticas a Ábalos. 

El exministro, que cuando estalló el caso se negó a abandonar su escaño y se pasó al Grupo Mixto de la Cámara, ha incidido en que esta comisión tiene que "trabajar", como plantean sus promotores, sobre los contratos públicos adjudicados no sólo por el Gobierno sino también por otras administraciones como las comunidades autónomas durante la pandemia.