jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

La Generalitat llegará a los tribunales para exigir al Gobierno 1.317 millones pendientes

Pere Aragonès, durante su comparecencia este miércoles. ALEJANDRO GARCÍA (EFE)
Pere Aragonès, durante su comparecencia este miércoles. ALEJANDRO GARCÍA (EFE)
Llama al resto de comunidades a seguir sus pasos para reclamar la financiación

La Generalitat llevará al Gobierno central a los tribunales para reclamarle 1.317 millones de euros pendientes de pago, correspondientes principalmente a la financiación de 2019. En este punto, hace un llamamiento a las demás comunidades para que sigan sus pasos y demanden al Ejecutivo por los recursos impagados. Frente al movimiento de Cataluña, el Ministerio de Hacienda subraya que el Gobierno comparte la necesidad de actualizar las entregas a cuenta pendientes con las comunidades, pero que para ello hace falta un Ejecutivo plenamente en funciones. 

Fuentes del departamento de Economía y Hacienda de la Generalitat indicaron este miércoles que el grueso del recurso se centrará en reclamar los 874 millones correspondientes a los anticipos de financiación del ejercicio de 2019 que no se han transferido, ya que se trata de una cuantía que el Gobierno había comprometido a principios de año y éste está en funciones.

La Generalitat también reclamará la liquidación de un mes de Iva pendiente del ejercicio 2017, aunque el Ministerio de Hacienda en ningún momento ha cuantificado de forma oficial cuál es el importe a liquidar ni ha comprometido su transferencia. Los 443 millones que reclama Cataluña por ese concepto se basan en una estimación del departamento.

"Los recursos (...) son nuestros, de los ciudadanos de Cataluña, nos corresponden por ley y se están reteniendo de forma irregular desde nuestro punto de vista", aseguró el vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, durante su comparecencia en el Parlament.

La Generalitat aplicará un recorte presupuestario del 6%

El anuncio del recurso contra el Estado fue el primer punto de su intervención, en la que tenía que desglosar cómo se ejecutará el recorte presupuestario del 6% que ha aprobado su departamento, consecuencia del cierre de caja decretado en agosto. Sin embargo, el conseller no ofreció detalles sobre cómo se distribuirán los "ajustes", más allá de asegurar que no afectará al pago de nóminas ni servicios esenciales como los relacionados con asuntos sociales, sanidad, educación, vivienda, prevención de incendios y transferencias a ayuntamientos.

Sí que ha concretado cómo se articulará la denuncia contra el Ministerio de Hacienda: si el Govern lo autoriza, el próximo martes se pondrá en marcha un recurso contencioso-administrativo contra el Ejecutivo central por incumplimiento de la ley orgánica de financiación de las comunidades autónomas.

El vicepresidente catalán ha subrayado que el incumplimiento del Estado a la hora de transferir los anticipos correspondientes a 2019 no solo afecta a Cataluña, sino que perjudica a todas las comunidades autónomas, a excepción de País Vasco y Navarra. Por este motivo, ha emplazado al resto de gobiernos autonómicos a sumarse a la demanda para exigir al Estado que haga llegar al territorio los 9.000 millones que adeuda por este concepto.

Reproches desde la oposición
Todos los grupos de la oposición han coincidido en reprochar a Aragonès la ausencia de "autocrítica" respecto a la gestión del Gobierno catalán, que funciona en prórroga presupuestaria desde hace dos ejercicios y este año ni siquiera llegó a aprobar su proyecto presupuestario para que se pudiera debatir en el Parlament.

En este sentido, el PSC ve "poco honesto" que Aragonès opte por "judicializar la política" y "cargar las culpas a otros" en vez de asumir su responsabilidad, y le ha tendido de nuevo la mano para negociar los presupuestos de 2020.

En la misma línea, los comunes se han erigido en "diques de contención" de los recortes y tanto ellos como la CUP se han ofrecido para aprobar una reforma fiscal que aumente los impuestos a los ricos y aseguren los recursos necesarios para garantizar la calidad de los servicios públicos.

Por su parte, Ciudadanos ha defendido que si el Govern no gastara tanto en los "chiringuitos" del "procés" no necesitaría aplicar recortes, y el PPC ha augurado poco recorrido al "anuncio incendiario" de Aragonès, que a su juicio solo busca crear "confrontación". 

La Generalitat llegará a los tribunales para exigir al Gobierno...
Comentarios