Cataluña declara la emergencia por sequía: estas son las diez medidas que se pondrán en marcha

Son 239 los municipios que están en la lupa del control de consumo por debajo de 200 litros por día y habitante

Una persona pasea por el margen urbanizado del rio Llobregat en El Prat del Llobregat. QUIQUE GARCÍA (EFE)
photo_camera Una persona pasea por el margen urbanizado del rio Llobregat en El Prat del Llobregat. QUIQUE GARCÍA (EFE)

El Govern ha decretado la emergencia por sequía en Cataluña, que comporta a partir de este viernes las restricciones más severas nunca antes vistas y que cambiarán la vida de seis millones de personas que viven en el área metropolitana de Barcelona y en gran parte de la provincia de Girona.

La fase de emergencia es la más grave de todas y tiene tres estadios: En el primero (el actual, con el sistema Ter-Llobregat por debajo de 100 hectómetros cúbicos de reservas), las dotaciones de agua máxima se reducen a 200 litros por día y habitante para todos los usos (comercial, industrial, lúdico o personal).

En los estadios dos (67 hm3) y tres (33 hm3) descienden a 180 y 160 litros, respectivamente, al tiempo que se incrementan otras restricciones. 

En total son 239 los municipios que están en la lupa del control de consumo por debajo de 200 litros, porque a los del Ter-Llobregat (202) se suman los que ya estaban en emergencia por los embalses de Riudecanyes (Tarragona) y Darnius Boadella (Girona), y el acuífero del Fluvià Muga (Girona).

Estas son las diez grandes medidas: 

1. Menos presión en el grifo 

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ya tiene un plan aprobado para bajar la presión del agua, aunque no será una práctica generalizada porque no se puede hacer en zonas con edificios altos (no llegaría el agua a los últimos pisos).

La previsión es empezar a aplicarlo en los municipios que más superan el máximo de 200 litros por día y habitante, que no son los más grandes (Barcelona por ejemplo está en 173), sino localidades con urbanizaciones, como Cervelló (282 litros), la Palma de Cervelló (278), Corbera de Llobregat (262), Sant Vicens dels Horts (235) y Begues (213).

Donde se aplique la reducción de la presión se va a ahorrar algo y, según las compañías operadoras, el usuario apenas lo notará.

2. No se puede lavar el coche 

No se puede lavar el coche, salvo en establecimientos acreditados para esta actividad que usan recirculación del agua.

3. Seguir ahorrando en casa

No hay una restricción efectiva en los domicilios, pero la recomendación es seguir ahorrando todo lo posible con medidas como apagar la ducha en el momento de enjabonarse.

El Govern recomienda que el consumo doméstico no supere los 90 litros por habitante y día.

4. Otra forma de limpiar las calles 

Para la limpieza de espacios urbanos, queda prohibido el uso de agua potable, salvo si es para limpiar los residuos de un accidente o un incendio, pero sí que se permite el uso de agua regenerada o freática.

Sin embargo, la mayoría de municipios ya usan agua freática, como ocurre en Barcelona, ciudad que además está en un consumo de 173 litros por habitante y día, con margen por tanto. 

Tampoco se puede lavar el coche excepto en establecimientos dedicados a esta actividad, que tienen circuitos de recirculación de agua.

5. Menos agua para los negocios 

En esta fase de emergencia, se reduce en un 80% el riego agrícola, en un 50% el de ganadería y en un 25% el industrial, el mismo porcentaje que se aplica para usos recreativos.

El Govern además ha aplicado una moratoria para nuevas actividades económicas que requieran un uso intensivo del agua como granjas nuevas o ampliación de las existentes, industrias o actividades turísticas y nuevos planes urbanísticos.

6. Nadar en agua salada 

Para Semana Santa y si el tiempo acompaña o en verano, el rellenado de piscinas de hoteles y cámpines solo podrá ser con agua salada, pues queda prohibido hacerlo con agua dulce en todos los casos.

Eso sí, en las fases de emergencia I y II hay unas excepciones para piscinas cubiertas inscritas en el censo de equipamientos deportivos de la Generalitat y de las piscinas descubiertas de uso durante todo el año para la práctica deportiva federada si disponen de un sistema de recirculación del agua, en las cantidades indispensables para garantizar la calidad sanitaria.

Para ahorrar un volumen de agua equivalente al empleado en el llenado de la piscina, en la fase de emergencia II se cerrarán las duchas.

7. Sin duchas en la playa ni fiestas de espuma 

Como pasó el año pasado, en verano no habrá duchas para limpiarse los pies o quitar la sal del cuerpo al marcharse de la playa.

Asimismo, están prohibidos actos lúdicos, públicos o privados, que comporten la utilización de agua susceptible de ser apta para el consumo humano, como pistas de hielo, fiestas de espuma o juegos de agua.

8. No se puede regar jardines ni zonas verdes 

Queda prohibido el uso de agua para el riego de jardines y zonas verdes, tanto privadas como públicas, excepto si es para la supervivencia del arbolado o jardines botánicos públicos (en fases I y II) siempre que se haga con aguas regeneradas o freáticas, como ya hace el Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo.

En caso de llegar a la fase de emergencia III, el riego con agua no potable sólo se permitirá para la supervivencia de árboles de carácter singular o monumental.

9. Remojar solo césped de deporte federado 

El riego de campos deportivos de césped natural, o de otras superficies que requieren riego, para la práctica del deporte federado, se podrá llevar a cabo cuando se cumplan ciertas condiciones, como utilizar agua regenerada o aguas freáticas, siempre que no suponga una reducción de la disponibilidad de agua para el abastecimiento domiciliario y que, mediante la aplicación de medidas de ahorro adicionales en la misma instalación deportiva, se consigan ahorros de agua equivalentes al volumen de agua empleado en el riego (como cerrar duchas).

10. Fuentes y ríos más vacíos 

Las fuentes ornamentales o lagos artificiales no se podrán llenar ni total ni parcialmente, salvo si en ellos hay fauna en peligro de extinción, para lo que se usará la mínima agua indispensable procedente de regeneración o capa freática.

También se verán más vacíos los ríos: El Govern ha modificado los caudales mínimos en los ríos Muga, Ter y Llobregat, con el objetivo de preservar más agua en los embalses, una medida que los grupos ecologistas han llevado a la Fiscalía al considerar que supone un daño a la biodiversidad de la zona. 

Comentarios