La violencia machista costó la vida a 56 mujeres en 2023, siete más que el año anterior

Igualdad confirma un caso registrado a finales de diciembre en Barcelona, donde un hombre fue detenido el 5 de enero por la muerte de su expareja
Concentración de este martes en Barcelona para condenar el último crimen machista en la ciudad. EUROPA PRESS
photo_camera Concentración de este martes en Barcelona para condenar el último crimen machista en la ciudad. EUROPA PRESS

Un total de 56 mujeres fueron asesinadas presuntamente por su pareja o expareja en 2023, tras confirmarse el caso de una mujer que supuestamente murió a manos de su expareja el pasado 29 de diciembre en Barcelona. Son siete víctimas mortales más que en todo 2022 y elevan a 1.238 las registradas desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos. 

Según ha informado el Ministerio de Igualdad este martes, la víctima de Barcelona no tenía hijas ni hijos menores de edad, por lo que el número de huérfanos se mantiene en 56. El departamento ha confirmado, por otra parte, que existían denuncias previas por violencia de género contra el agresor. 

Los Mossos d'Esquadra detuvieron al hombre, de 31 años, el 5 de enero por su presunta relación con la muerte de su expareja el 29 de diciembre en Barcelona, según han explicado en un comunicado. El cuerpo sin vida de la mujer fue localizado en un domicilio del distrito de Sant Martí de Barcelona. 

La ministra de Igualdad, Ana Redondo, y la delegada del Gobierno contra la Violencia Machista, Carmen Martínez, han expresado su "más absoluta condena y rechazo" ante este asesinato machista y han trasladado "todo su apoyo" a familiares y amistades de la víctima. 

Se trata del décimo caso de violencia de género registrado en Cataluña, la segunda comunidad con más víctimas, después de Andalucía (16), a la que siguen en los primeros puestos Madrid (7) y Comunitat Valenciana (6). 

El 73% de las víctimas registradas este año no habían denunciado a su agresor previamente, 15 sí lo habían hecho y nueve de las fallecidas tenían medidas de protección en vigor.

El 39,3% de las víctimas tenían entre 31 y 40 años, franja de edad donde se encontraba la última víctima, el 21,4%, entre 41 y 50 y el 10,7% entre 51 a 60. Además, el 57,1% eran españolas y un 57,1% fueron asesinadas por sus parejas. De hecho, el 66% aún convivía con su agresor cuando se produjo el crimen.