Los partidos amargan los 45 años de la Carta Magna al usarla de arma arrojadiza

Pedro Sánchez quiere reunirse con Alberto Núñez Feijóo antes de fin de año para hablar del CGPJ y el popular le avisa que no será "cómplice" para que controle el Poder Judicial

La presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, da un discurso en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), durante el acto por el Día de la Constitución. MARIASCAL
photo_camera Francina Armengol da un discurso en presencia del presidente del Gobierno durante el acto por el Día de la Constitución. MARISCAL

La Constitución está este miércoles de cumpleaños, el que hacía el número 45, pero no fue una celebración de concordia y los partidos aprovecharon la efeméride para volver a atacarse, precisamente, con la Carta Magna como ariete, sobre todo, PSOE y PP.

Así, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volvió a reprochar al PP que presuma de lealtad a la Constitución cuando se niega a cumplirla para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Precisamente, Sánchez quiere reunirse con el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, antes de que acabe el año para abordar esta cuestión y otras prioritarias. Entre ellas, la aprobación de un nuevo sistema de financiación autonómica y la reforma del artículo 49 de la Constitución para eliminar el término "disminuido" para referirse a las personas con discapacidad.

Sánchez lo anunció este miércoles en conversación informal con periodistas en el acto del Día de la Constitución en el Congreso y avisó con respecto al CGPJ que él no va a aceptar imposiciones. En ese sentido, ante la propuesta del PP de acordar la renovación del CGPJ junto con la reforma de la ley para futuras renovaciones, insistió en que lo que tiene que hacer ese partido es asumir las mayorías parlamentarias.

Recordó que el PP ya intentó reformar la ley y perdió la votación, y reiteró que el principal partido de la oposición debe olvidarse ya de las excusas y probar, con hechos, que cumple con la Constitución. "Antes está la obligación que la devoción", le espetó.

Si eso no fuera posible, abre la puerta a buscar opciones para cumplir con una renovación que lleva ya cinco años de retraso, pero deja claro que en ningún caso piensa modificar las mayorías parlamentarias que se requieren en la actualidad.

Al preguntarle por la fórmula que ha planteado el presidente suplente del CGPJ, Vicente Guilarte, consistente en recortar las competencias de ese órgano para que no pueda realizar nombramientos discrecionales de altos cargos judiciales porque así cree que facilitaría su renovación, Sánchez se ha limitado a señalar que es una propuesta que está sobre la mesa.

Fuentes del Gobierno han confiado en que sea posible llegar a un acuerdo y en el papel que para ello puede desempeñar Guilarte porque subrayan que tiene criterio propio y es una figura que trasciende los bloques políticos.

Pedro Sánchez aprovechó también el acto para defender la amnistía, la calificó de política de Estado y dijo que su virtud se demostrará.

La respuesta de Feijóo

Feijóo realiza declaraciones en el exterior del Congreso. MARISCAL
Feijóo realiza declaraciones en el exterior del Congreso. MARISCAL

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acudirá a Moncloa si el presidente del Gobierno le solicita reunirse, pero el PP censura haberse enterado de las intenciones del jefe del Ejecutivo a través de los periodistas.

Antes de conocer la idea de Sánchez de querer reunirse con él, el popular volvió a defender en el Congreso la reforma del CGPJ como condición para su renovación y advirtió de que "no será cómplice" del control a la Justicia del que acusa al Gobierno de Pedro Sánchez. Feijóo señaló que un Gobierno que "necesita tres comisiones de investigación para juzgar la actuación judicial" para "mantenerse en el poder igual no cree en la independencia del Poder Judicial", pero avisó que no defender dicha independencia desliza por "una pendiente peligrosísima que es la derogación táctica de la Constitución española".

Con la Carta Magna como arma arrojadiza, Feijóo acusó a Sanchez, además, de "liderar un movimiento contra la Constitución Española" por su "trueque" con el independentismo catalán y por la ley de amnistía, que considera una "enmienda a la totalidad" a la norma fundamental.

También Sumar utilizó la Constitución como ariete político y, en concreto, Yolanda Díaz acusó a PSOE y PP de haber "vaciado" la Carta Magna durante estos 45 años, al no haber cumplido sus mandatos en cuestiones como vivienda o derechos sociales.

Alfonso Rueda pide solidaridad entre territorios

Alfonso Rueda, en el acto de este miércoles. EUROPA PRESS
Alfonso Rueda, en el acto de este miércoles. EUROPA PRESS

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reivindicó este miércoles en Madrid la "solidaridad entre territorios" que consagra la Carta Magna e insistió en pedir la convocatoria de diferentes reuniones entre el Gobierno central y las comunidades autónomas, incluida una nueva Conferencia de Presidentes.

Rueda dijo que la Constitución marca un modelo basado en la igualdad. "Ningún territorio debe ser menos que ninguno, pero tampoco más que ninguno. Y esa igualdad y solidaridad entre territorios se rompe cuando empiezan las negociaciones bilaterales, los acuerdos hablando de lo que debería hablarse entre todos (...)", dijo.

Ausencias en el Congreso

Un niño lee un artículo de la Constitución este miércoles en el Congreso. EUROPA PRESS
Un niño lee un artículo de la Constitución este miércoles en el Congreso. EUROPA PRESS

En el acto celebrado en el Congreso por el Día de la Constitución, el primero en el que ejerció de anfitriona la presidenta la Cámara, la socialista Francina Armengol, faltaron partidos que representan a la séptima parte de la Cámara: Vox y los aliados independentistas y nacionalistas del Gobierno de coalición.

Como en los últimos años, Vox rechazó participar porque considera que es un "teatrillo" y una "hipocresía extrema" celebrar la Constitución junto a Pedro Sánchez, al que acusa de "pisotearla" a diario. Y volvieron a faltar ERC, Junts, Bildu, BNG y hasta el PNV, que no hacen suya la Carta Magna que se aprobó por amplia mayoría en sus comunidades en 1978.

Sí hubo presencia de Sumar y de Podemos, aunque esta vez los morados estrenaron su condición de miembros del Grupo Mixto del Congreso tras su ruptura con Sumar, liderada por Yolanda Díaz.

También acudieron representantes de las principales instituciones del Estado y presidentes autonómicos del PP como el gallego Alfonso Rueda, la madrileña Isabel Díaz Ayuso, el andaluz Juanma Moreno, el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco y el murciano Fernando López Miras, que escoltaron a Feijóo.

La ceremonia arrancó con Aquellas pequeñas cosas, la canción de Joan Manuel Serrat que en esta ocasión interpretó la cantante María Berasarte, acompañada de Pablo Martín Caminero al contrabajo, que cerraron más tarde el acto con Al alba, de Aute.

Antes, personas ajenas a la vida parlamentaria leyeron seis artículos de la Constitución, entre ellos, un niño.

Armengol sostuvo que ser constitucionalista no consiste en levantar la Carta Magna "como si fuese un tótem"

A continuación intervino la presidenta del Congreso, quien señaló que "ser constitucionalista no consiste en levantar la Carta Magna como si de un tótem se tratara, sino en asumir" que se puede "llegar a acuerdos para cumplirla y desarrollarla".

Añadió que el modelo territorial de la Carta Magna "deja abierto el camino para avanzar en el proceso de acercar a los ciudadanos la toma de decisiones". Su discurso fue muy criticado por el PP que se negó a aplaudirlo y que cree que fue redactado por Ferraz.

Comentarios