jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

Aplican el protocolo antisuicidio al acusado de asesinar a la niña de Vitoria

El director de la cárcel de Zaballa, donde se encuentra interno tras presuntamente arrojar por la ventana al bebé, decidió aplicar medidas adicionales al recluso para garantizar su seguridad en la prisión

La prisión alavesa de Zaballa donde se encuentra interno el presunto asesino de Alicia, la niña de 17 meses a la que arrojó por la ventana, ha aplicado al recluso el protocolo de prevención de suicidio y medidas adicionales para garantizar su seguridad dentro de la cárcel.


Fuentes penitenciarias han informado a Efe de que, tras los trámites habituales a los que es sometido cualquier interno al ingresar en prisión, el director de la cárcel de Zaballa decidió que a D.M, de 30 años, le fuera aplicado el llamado PPS -Protocolo de Prevención de Suicidios- y el artículo 75 del reglamento penitenciario.

Respecto al protocolo, las fuentes consultas explican que lo normal es que el recluso, que ingresó este miércoles en prisión, permanezca en una celda en compañía de otro interno "de confianza" de la dirección del centro con el objetivo de impedir que pueda autolesionarse.

También el artículo 75 del reglamento penitenciario supone establecer a petición del propio interno o por decisión del director de la prisión medidas para salvaguardar la vida o integridad física del recluso.

En estos casos, la dirección de la cárcel opta porque el interno no comparta horarios con el resto de presos ni en el patio ni en las comidas.

La dirección puede plantear también, tal y como recoge ese mismo artículo, un posible traslado de prisión del presunto asesino a otra cárcel de similares características y siempre teniendo en cuenta, apuntan las fuentes, criterios procesales, pues el interno debe estar a disposición de la autoridad judicial.

Sólo por el presunto asesinato consumado de la bebé de 17 meses, D.M. podría enfrentarse a una pena de prisión permanente revisable tras la reciente reforma del Código Penal, es decir que tendría que cumplir íntegramente entre 25 y 35 años de prisión y a partir de ese momento se revisaría su condena.

El trágico suceso ocurrió en la madrugada del lunes en un primer piso de la calle Libertad de Vitoria, cuando, al parecer, Gabriela, una joven brasileña de 18 años, descubrió que su pareja estaba haciendo tocamientos sexuales a su hija, lo que desencadenó una brutal pelea entre ambos durante la cual él tiró a la niña por la ventana.

Tras debatirse día y medio entre la vida y la muerte, la pequeña falleció el martes por la noche en el hospital vizcaíno de Cruces, el mismo al que fue trasladada la madre, que hoy salió de la UCI para seguir su recuperación en planta de los politraumatismos y cortes que sufre. 

Aplican el protocolo antisuicidio al acusado de asesinar a la niña...
Comentarios