Sánchez está seguro de poder formar Gobierno y Feijóo busca votos aliados

El PP inicia contactos con Vox y CC. UPN le brinda su apoyo y el PNV rechaza negociar su investidura
Sánchez y Feijóo, este lunes. EFE
photo_camera Sánchez y Feijóo, este lunes. EFE

Sánchez y Feijóo, ganadores o perdedores del 23-J según el cristal con el que se mire, mantuvieron el día después el discurso que emplearon para dirigirse a las masas desde los balcones de sus respectivas sedes en la noche electoral.

El líder del PSOE no quiere ni oír hablar de bloqueos ni de repetición de los comicios; está convencido de que podrá formar un nuevo Gobierno. Mientras, el número 1 del PP, como había dicho el domingo, se puso a llamar a los distintos partidos para saber si puede contar con su apoyo en una hipotética sesión de investidura.

Sumar, por su parte, fue un paso más allá y pidió a Sánchez que empiece a dar forma a un nuevo programa de Gobierno. Y como para ello sería necesaria una abstención de Junts, la llave en todo este proceso postelectoral, encomendó, según informaba el País, al dirigente de En Comun Podem Jaume Asens que entable conversaciones con Carles Puigdemont.

¿Y qué dice Junts? Pues este lunes su presidenta, Laura Borràs, acusó a los tribunales de "mover ficha antes que Pedro Sánchez" tras la detención de la exconsellera Clara Ponsatí y de que la Fiscalía haya pedido al juez Pablo Llarena reactivar las euroórdenes contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el exconseller Toni Comín.

Parece que este lunes se complicó un poco el acercamiento entre el PSOE y el partido de Puigdemont. Pero pese a ello, Sánchez es optimista. El presidente del Gobierno no prevé una repetición electoral y durante la Ejecutiva Federal del partido celebrada este lunes dijo que "esta democracia encontrará la fórmula de la gobernabilidad".

La alegría sigue siendo la nota dominante en Ferraz tras las elecciones generales del 23 de julio, como pudo comprobarse durante la reunión de la Ejecutiva, en la que Sánchez fue recibido por sus compañeros con caras muy sonrientes y gritos de "presidente, presidente". Sánchez comentó en la reunión que España "ha dicho no a la involución y los retrocesos" el 23-J, en referencia a PP y Vox y "once millones han votado avance", en alusión al bloque de la izquierda.

Según fuentes del PSOE "está por ver" si los populares intentarán una investidura, ya que consideran que el PP está "hablando consigo mismo"con la intención de evitar "movimientos internos que puedan entorpecer un intento de Feijóo", pero apuntan a que el PP no está hablando "al país" ni "a nadie que pueda ser socio" de un posible gobierno.

Por parte del PSOE, Sánchez no habló en la Ejecutiva sobre una posible investidura con él como candidato, aunque desde Ferraz subrayan que hay predisposición y posibilidad de repetir Gobierno. "Nosotros no tenemos prisa, vamos a reposar los resultados. El que habló de ir a la investidura fue Feijóo, nosotros no hemos dicho nada", señalaron estas mismas fuentes, que afirman que no hay ninguna reunión prevista de Sánchez con el líder del PP para hablar del escenario postelectoral.

De hecho, Sánchez ha pedido en la Ejecutiva que tras las elecciones la gente "descanse y disfrute de las vacaciones" y no mostró ninguna prisa tampoco por que el PSOE negocie la Mesa del Congreso, aunque recordó que las Cortes se constituirán el 17 de agosto y señaló que "esta es una democracia parlamentaria, con sus plazos y sus procedimientos".

Mientras, Feijóo reveló en un discurso ante su partido que ha contactado tanto con Vox como con el PNV de cara a lograr su investidura como presidente del Gobierno, para la que ya ha logrado el sí de UPN y está en ese "camino" con Coalición Canaria, formación que este lunes aseguró que no pactaría ni con la extrema derecha ni con la extrema izquierda.

A última hora de la jornada el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, le comunicó a Feijóo la negativa de su partido a iniciar conversaciones de cara a facilitar su investidura como presidente del Gobierno.

El líder del PP afirmó que continuará las conversaciones con el PSOE cuando se conozca el escrutinio final del voto de los residentes en el extranjero (CeraA) y que, mientras, seguirá dialogando con los otros partidos, entre ellos, Vox. "Continuaremos las conversaciones en la próxima semana con el planteamiento de si Vox está dispuesto a iniciar o no un cambio del gobierno sanchista", añadió.

Con 136 escaños Feijóo se ha quedado a 40 de la mayoría absoluta y, a falta del escrutinio completo, para imponerse al bloque de Pedro Sánchez necesitaría el sí de los 33 diputados de Vox, el diputado de UPN —que ya tiene—, el de Coalición Canaria y el apoyo del PNV, lo que implicaría poner de acuerdo a partidos enfrentados.

Una quimera. tres escenarios

En base a los resultados del 23J, Feijóo ha dibujado ante los suyos tres escenarios: que gobierne el más votado, el bloqueo o que "todos los que han perdido exploren una mayoría alternativa con el apoyo explícito o tácito de partidos populistas e independentistas".

Asimismo, el líder del PP subrayó que el futuro gobierno de España debe salir "necesariamente" de un acuerdo de partidos "que puedan pensar distinto" pero que tengan como "objetivo común" el desarrollo económico, social e institucional. Así, incidió en que el resultado electoral exige "romper los bloques políticos" con acuerdos en los que una mayoría pueda coincidir.

"Los españoles no pueden quedar atrapados ni en bloques, ni en bloqueos, ni permitir que nuestro país se balcanice", aseveró. Los dirigentes del PP cerraron filas en público con su líder, a pesar de que en privado ponen en duda la posibilidad de poder llegar a la Moncloa.

Comentarios