Las cuentas del 23-J no salen

Con los resultados de este domingo, el fantasma de nuevos comicios ronda por las sedes de los partidos
Sesión plenaria del Congreso de los Diputados, este jueves. EP
photo_camera Sesión plenaria del Congreso de los Diputados. EP

Las cuentas que dibujan las elecciones generales dibujan un panorama endiablado de cara a posibles pactos de investidura o para la legislatura, ya que el PP, como partido vencedor, tiene muy difícil conformar una mayoría que permita a Feijóo ser investido presidente, y la alternativa no está clara.

Con los resultados de este domingo, el fantasma de una repetición electoral ronda por las sedes de los partidos políticos, ya que la división del electorado en dos bloques de derecha e izquierda no clarifica de entrada las mayorías necesarias que exige una investidura, sea en una primera vuelta por mayoría absoluta o en segunda, ya simple.

En el bloque de la derecha, el PP puede contar con sus 136 escaños, a los que sumaría 33 de Vox, que sufre un duro desgaste en los comicios, así como un diputado de UPN y otro de Coalición Canaria, puesto que este partido gobierna en Canarias gracias al PP; todos suman 171 escaños, a cinco de la mayoría absoluta.

Esos cinco se los podría facilitar el PNV, pero este partido ya ha dejado claro que nunca se avendrá a apoyar un acuerdo del PP con Vox, de modo que, en principio, Alberto Núñez Feijóo carece hoy de los apoyos suficientes para llegar a la Moncloa.

En la izquierda, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, podría intentar también una investidura ayudado por quienes ya le respaldaron para llevarle en 2019 a la jefatura del Gobierno.

Pero tampoco le salen las cuentas, porque si a sus 122 diputados (dos más sobre los que logró hace cuatro años) añade los 31 que le aporta Sumar, la coalición de Yolanda Díaz que toma el relevo de Unidas Podemos, así como siete de ERC, seis de EH Bildu, cinco del PNV y el único del BNG, se quedaría con 172.

¿Quién podría facilitarle los cuatro votos que le faltan? Junts per Catalunya es la única opción, con siete escaños logrados en estos comicios; pero no parece muy factible que el partido del prófugo Carles Puidgemont vaya a votar a favor de un presidente que votó la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Eso sí, para que el Congreso de los Diputados elija presidente del Gobierno cabe una mayoría absoluta en primera vuelta o simple en segunda.

La pregunta que hoy queda sobre el incierto tablero político y parlamentario nacional es si, en caso de que el vencedor de las elecciones, Alberto Núñez Feijóo, no lograra ser investido y Sánchez fuera propuesto por Felipe VI como candidato opcional alguien se abstendría para facilitar que hubiera más votos a favor que en contra, es decir, uno más que los 171 acumulados por el PP.

Los únicos que podrían hacerlo serían los diputados independentistas catalanes de JxCat.