viernes. 30.07.2021 |
El tiempo
viernes. 30.07.2021
El tiempo

"Toca mantener los negocios vivos y después detectaremos los nichos donde generar empleos"

María Jesús Lorenzana Somoza (A Coruña, 1981). PEPE FERRÍN
María Jesús Lorenzana Somoza (A Coruña, 1981). PEPE FERRÍN
María Jesús Lorenzana, conselleira de Emprego e Igualdade ▶ Le toca lidiar con una crisis brutal que se ceba con el empleo y con las mujeres

Menuda época escogió para debutar como conselleira. ¡Y de empleo!

Pues una época complicada por la pandemia, que es una crisis sanitaria que derivó en crisis social y económica. Pero también es una época de oportunidades, de ver cómo reestructurar cosas con todos los fondos que van a venir. Avanzamos en cuestiones que antes iban más lentas como la digitalización o la burocracia. Lo acabamos de ver con los planes de rescate de la Xunta, en los que fuimos capaces de gestionar 160 millones en solo cuatro meses.

¿Se pagó ya todo el primer plan de 85 millones de euros?

El 99% está abonado. Queda por pagar, que no por conceder, un 40% de la línea correspondiente a microempresas, porque tienen que justificar el descenso de facturación y lleva su tiempo.

La Xunta es la que más ayudas aporta y además con el sistema más ágil: una web, un click y en tres semanas ya se ingresa 

¿Y cómo va el segundo plan de rescate de 75 millones?

Va bien. Recibimos ya 40.000 solicitudes y empezamos a pagar la semana pasada la primera línea de autónomos, con más de 3.000 ayudas abonadas por casi 7 millones de euros. Y esta se empezará con el primer lote de microempresas y también con los hosteleros y sectores cerrados. Igual que ocurrió con el primer plan, antes de acabar el plazo de solicitud ya estamos pagando.

Usted dijo que habría un tercer plan si fuera necesario. ¿Lo será?

Tenemos dos planes de rescate y estamos completándolos por sectores a través de ayudas de consellerías concretas, como la Vicepresidencia segunda para el comercio y la Vicepresidencia primera para el turismo. Primero veamos cómo reacciona la situación con todos estos planes y, además, yo espero poder activar rápidamente el dinero que nos corresponde del Gobierno aprobado en el Real Decreto. Si hace falta un tercer plan desde esta consellería se hará, pero tenemos que enfocar las cosas de forma organizada. Primero acabar nuestro segundo plan y empezar a trabajar ya con el dinero estatal.

¿Qué le parece esa ayuda estatal?

Lo fundamental es que mande el dinero rápido, pero hay que verlo bien porque hay cosas que ofrecen dudas, sobre todo porque la redacción es compleja, mucho más que los planes de rescate que hicimos aquí. Las ayudas del Gobierno central exigirán a autónomos y empresas justificaciones y determinadas relaciones de gastos que incluso nos complicarán a las administraciones. Nosotros seremos lo más ágiles posible porque si alguien puede hacer esto rápido es Galicia, que ya tenemos experiencia con nuestros planes. Pero en general, el Gobierno central complicó mucho su rescate.

Tenemos un proyecto magnífico para crear microempleos diseminados por todo el territorio 

Los planes gallegos son un esfuerzo enorme para la Xunta mientras que para los afectados nunca es suficiente. ¿Cómo se arregla esto?

Yo entiendo que para los afectados toda ayuda es poca, porque la crisis es la que es. Ahora bien, yo también pienso que la finalidad del rescate es mantener abiertos aquellos negocios que lo pasan realmente mal, no compensar la falta de ganancias. Son planes que complementan otro tipo de ayudas como los Erte o los préstamos a empresas. Se trata de dar liquidez a los sectores afectados para mantenerlos vivos estos meses.

Da la sensación de que hay mucho apoyo a la hostelería y no tanto a otros afectados como las agencias de viajes o el mundo de la verbena.

Precisamente para evitar eso nosotros no vamos al modelo de clasificación nacional de actividades económicas (CNAE) como el Real Decreto estatal, sino que tratamos igual a la hostelería que al resto de sectores. Si cualquier negocio, del ámbito que sea, tiene más de un 45% de pérdida entra en los planes de rescate, aunque muchas veces se habla de ayudas a la hostelería en general. La única diferenciación que se hizo con los hosteleros fue reservar una pequeña parte de los 75 millones, en concreto 12, para indemnizar las semanas de cierre total del negocio.

¿Está ayudando más la Xunta que otras administraciones?

Con toda la humildad del mundo, creo que sí. Por dos cuestiones: porque económicamente hicimos un esfuerzo presupuestario enorme, que es más que el presupuesto de la Consellería do Mar o casi la mitad del de esta consellería: 160 millones de 355. Eso implica la importancia que le da la Xunta a la liquidez de las empresas. Y a mayores también somos pioneros en el diseño de los planes, ya que los adaptamos a la realidad económica, laboral y social que hay ahora: abrir una web, pedir una ayuda con un click y en tres o cuatro semanas tienes el ingreso. La Xunta está apoyando más y no solo por la cuantía económica, sino también desde la agilidad administrativa y burocrática.

Con el nuevo sistema nos adelantaremos a la demanda del mercado para formar a parados en lo que en realidad se necesita

¿Qué escenario laboral maneja de aquí a final de año en Galicia?

No me gusta hacer previsiones exactas de paro cuando vemos que fluctúa casi a diario porque el mercado es muy sensible a la situación actual. Hay que ser muy prudentes, pero es evidente que cuando empiezas a relajar las medidas sanitarias la situación laboral mejora poco a poco y en Galicia tenemos además por delante el Xacobeo, que nos puede ayudar con el empleo. Lo que tenemos que hacer desde la Xunta es mantener la mayor parte de los negocios vivos, que esas bolsas de Erte no caigan en la bolsa del paro. Y después, desde la Adminstración, tenemos que ser capaces de detectar cuáles son las ocupaciones que realmente tendrán demanda para dirigir hacia ahí la formación de los trabajadores y para dirigir también a los emprendedores hacia esos nichos que demanda la sociedad. El nuevo servicio de empleo en el que estamos trabajando va precisamente por es camino.

¿En qué consiste ese nuevo modelo?

Es darle una vuelta al servicio de empleo, pero desde la perspectiva no solo informática sino también econométrica. Utilizando la inteligencia artificial en todas las fuentes de las que puedes tomar datos queremos adelantarnos a esas necesidades que van a existir a nivel laboral para orientar bien a las personas desempleadas hacia esos puestos. Se trataría del cruce inmediato de datos entre la oferta y la demanda de trabajo. Y para eso, el trabajador que busca empleo debe confiar en el servicio que ofrecemos, que tiene que demostrar que es útil, cercano, accesible y menos burocrático. En resumen, se trata de acercarnos al ciudadano y resolver sus problemas.

¿Qué nichos de mercado detectan con potencial de futuro?

Vemos determinados ámbitos del sector industrial, como técnicos de automoción, diagnóstico por imagen, algunas tecnologías... También todo lo vinculado a la economía de cuidados, a la logística y al comercio electrónico, la venta online y el servicio de atención telefónica y, en general, todo lo digital. El mundo ya iba hacia ahí y con esta situación se aceleró más. El nuevo servicio de empleo es un proyecto de legislatura que empezará a funcionar en 2022.

Más allá de la pandemia, Galicia sufre una crisis industrial seria.

Nuestra competencia al respecto es como autoridad laboral y como tal intentamos garantizar que a lo largo de los procesos de Ere como el de Alcoa se cumpla la buena fe negociadora entre sindicatos y empresas. Es un papel importante que tenemos y en el caso de Alcoa funcionó bien. En otros ámbitos no podemos actuar.

¿Avanzará en el diálogo social?

CC.OO., UGT y la CEG firmaron una declaración institucional al principio de la legislatura junto al presidente Feijóo en la que se comprometían a seguir con el diálogo social, que para nosotros es clave a la hora de acertar en las decisiones que tomamos. El diálogo social permite contactos fluidos y rápidos para corregir y mejorar la organización; es básico para que la Administración salga del despacho y centre los temas en lo que realmente se necesita.

¿Son los fondos europeos el maná?

Los fondos tienen que llegar pronto. Y si es así serán una oportunidad para hacer cosas que necesitamos y servirán de impulso para cuestiones que sin ellos no irían tan rápido. En nuestro caso servirán para sacar adelante la nueva herramienta de empleo que antes comentaba y nos permitirán impulsar un nuevo programa de polos de emprendimiento que se basa en crear pequeñas microempresas. Analizaremos Galicia por comarcas a nivel socioeconómico y en cada una veremos qué nichos de negocio ofrecen oportunidades y fomentaremos que se instalen autónomos, apoyándolos para que mantengan y consoliden su negocio durante un año y medio o dos. Es un proyecto magnífico para crear pequeño empleo pero muy diseminado por toda Galicia.


"La igualdad real y el feminismo es más que quedarse en el 8-M" 

Pasado el 8-M parece que la igualdad vuelve al segundo plano. Siempre ocurre lo mismo.

Evidentemente las manifestaciones del 8-M son importantes, son un símbolo y las reivindicaciones están bien hechas, porque aportan y sensibilizan. Pero esto no vale de nada si se queda ahí. La igualdad real y ser feministas es mucho más que quedarnos en el 8-M o en palabras.

¿Qué filosofía quiere aplicar su consellería en la materia?

La vinculación que hizo el presidente Feijóo de empleo e igualdad no es casual, improvisada o estética, sino una cuestión intencionada para dar un paso más porque para consolidar la igualdad efectiva hay que lograr la igualdad laboral. Hay que seguir apostando por políticas de lucha contra la violencia de género y no creo que haya comunidades autónomas con más apoyos que la nuestra. Pero a mayores también tenemos que dar más peso a la igualdad laboral. De ahí la unificación de competencias, que nos permite implementar medidas a mayores de las que ya teníamos en materia de conciliación. Reforzaremos aún más la discriminación positiva en las políticas activas de empleo: más del 30% de incentivos a la contratación en el programa Emprega de la Xunta irá a mujeres y daremos ayudas a la inserción laboral de víctimas de violencia de género en empresa ordinaria. También trabajaremos en los planes de igualdad eliminando la burocracia y simplificando, como acabamos de hacer a través de una web de acceso rápido con herramientas informáticas para que el empresario pueda alaborar su propio plan de igualdad.

¿Está demasiado politizada la igualdad para poder avanzar?

Sí que se politiza, pero en la sociedad hay más consenso al respecto del que se refleja. Hay determinados partidos que patrimonializan la lucha contra la desigualdad, pero en realidad al hablar de feminismo, lucha por la igualdad, eliminación de la violencia de género... hay muchísimo más acuerdo del que a veces parece. La sociedad, con carácter general, es feminista. Ahora toca seguir sensibilizando a la población, machacar muchísimo en la educación y avanzar en la independencia económica y laboral de la mujer. 


"Mi padre es de Lugo pero no sé si tengo orígenes en Lorenzana" 

Medio año ya de conselleira. ¿Cómo es la experiencia?

Positiva. Con muchísima responsabilidad porque hay muchísima gente pasándolo mal y es un momento fastidiado, porque los gestores estamos para arreglar esos problemas.

¿Mejor o peor de lo esperado?

Yo creo que es como me esperaba: mucha responsabilidad, pero muy gratificante.

Es la novata del Consello da Xunta. ¿Tiene privilegios?

Me tratan muy bien y el ambiente es fantástico pero no, no hay privilegios.

¿Qué tal lleva la parte más política, como ir al Parlamento?

Al Parlamento ya iba como alto cargo, solo que a comisiones y ahora al pleno, pero ya estaba un poco acostumbrada. En realidad lo más nuevo de ser conselleira es la parte mediática. En una secretaría general nunca hay entrevistas.

¿Ya hizo amigos en la oposición?

Yo creo que me llevo razonablemente bien con todo el mundo y la gente es educada. No tuve problemas con nadie.

Feijóo tiene fama de nombrar conselleiros sin avisar mucho antes. ¿Recuerda su caso?

Lo recuerdo perfectamente pero no lo voy a contar. Pero es cierto que no avisa con mucho tiempo, dejémoslo ahí [ríe].

La consellería le dejará poco tiempo libre. ¿A qué lo dedica?

Es cierto que estoy en un momento que exige muchísimo trabajo, así que le doy mucho valor a poder tener la cabeza despejada a través de la conciliación: estar con mi familia y amigos. Si me pregunta hace un año le diría que viajar, que me encanta, pero hoy...

¿No sigue la actualidad política? Mire que en España está ahora mismo para no aburrirse.

Sí la sigo, pero como cualquier otro ciudadano. No más por ser política.

Otra gallega maneja el empleo en el Gobierno, Yolanda Díaz. ¿Qué tal se lleva con ella?

Es una persona cercana que hizo buena gestión con los Ertes. Tengo buena relación y le deseo el mayor de los éxitos porque será un éxito conjunto.

Tiene apellido de concello de Lugo. ¿También alguna raíz?

Sí, por vía paterna. Mi padre y mi abuela nacieron en Lugo, pero desconozco si en algún momento alguien de mi familia fue de ese pueblo [Lourenzá, en castellano Lorenzana].

¿Y visitó ya Lourenzá como conselleira?

No. Pero ese viaje hay que apuntarlo.

"Toca mantener los negocios vivos y después detectaremos los nichos...
Comentarios