domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

El textil gallego reabre con un desplome del consumo y más de 200 Erte

Un cliente saliendo de una tienda de Inditex en Santiago con un pedido. PEPE FERRÍN (AGN)
Un cliente saliendo de una tienda de Inditex en Santiago con un pedido. PEPE FERRÍN (AGN)
Solo en marzo se destruyeron 600 empleos y las regulaciones tocan a más de 2.600 trabajadores

Aunque a medio gas, el textil ha iniciado la ansiada desescalada, un camino que se vislumbra largo y lleno de incertidumbre y que no todas las empresas lograrán completar con éxito. Ante una crisis sanitaria que incluso ha trastocado las ferias y pasarelas y que ha llevado al sector a analizar la necesidad de adecuar el lanzamiento de las temporadas a la climatología española, la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) augura una caída del 70% de las ventas en el primer mes de apertura, a lo que seguirá una contracción del 60 en el siguiente. 

Con las tiendas cerradas tras la declaración del estado de alarma el 14 de marzo, el ‘shock’ ha sido brutal. Según los datos facilitados por la Consellería de Economía, hasta el pasado jueves se habían presentado 197 expedientes de regulación temporal de empleo (Erte) en Galicia, con efectos sobre 2.619 trabajadores. Y esto solo en la industria, pues aparte estaría el pequeño comercio, del que no hay cifras desglosadas.

Además, solo en marzo, las fábricas, firmas dedicadas a la confección de prendas y al cuero y calzado destruyeron 663 empleos en la comunidad y eso que la hibernación económica se impuso en la segunda quincena del mes. 

Acotex estima que solo el 5% de tiendas abrió en la semana del 4 al 10 de mayo, debido a los límites al aforo y la exigencia de cita previa. Además, la búsqueda de gangas limitó las ventas
 

Entre las grandes enseñas, solo Inditex ha resistido sin aplicar un Erte a los 25.000 empleados de sus 1.580 tiendas en España. En su favor juegan los beneficios de 3.639 millones de 2019, una caja neta de 8.060 millones y una deuda financiera de solo 38 millones. Otras firmas gallegas como Adolfo Domínguez, Bimba y Lola, Roberto Verino o Florentino tuvieron que aplicar ajustes, al igual que otras españolas como Desigual, Mango o Tendam (Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield, Women’secret, Fifty y Hoss Intropia).

En un escenario en el que el coronavirus reforzará la relocalización de la producción textil en Europa y espoleará las ventas online, Acotex asume que "la recuperación será muy complicada". Lo primero será "recuperar la confianza del consumidor", doblemente tocado por la crisis económica y el miedo al contagio. Luego, "las medidas económicas serán fundamentales" para que los negocios "sobrevivan". Con la caída de las ventas esperada, la patronal avisa de que no podrán pagarse alquileres, impuestos, salarios y cotizaciones. Después de que el Gobierno accediese a prorrogar los Erte por fuerza mayor hasta el 30 de junio, pudiendo ir más allá en algunos sectores, Acotex incide en que la obligación de garantizar por seis meses el empleo tras un ajuste "es una auténtica locura" que puede detonar "una cascada de concursos de acreedores".

Eduardo Zamácola, presidente de la patronal Acotex:
"Las rebajas oficiales se tendrían que retrasar, pero la gente va a pedir promociones agresivas"

Al frente de una patronal que representa a unas 800 empresas, el presidente de Acotex afirma que las exigencias que el Gobierno fijó para la desescalada sembraron el desconcierto. Desde el retraso de la apertura de los locales de más de 400 metros cuadrados, hasta la inclusión de las tiendas de centros comerciales en la fase II (que arranca como pronto el día 25) han generado descontento. "Hay infinidad de preguntas. Por ejemplo, comercios con dos plantas que quieren saber si cerrando una podrían reabrir y locales de 500 metros con 200 de almacén que tienen la misma duda", expone Eduardo Zamácola. 

Eduardo Zamácola, presidente de Acotex.EPPerplejo ante la limitación del uso del probador a una persona y la ‘higienización’ de las prendas impuesta, tacha esta última medida de "absurda" al suponer "un agravio" respecto a otros sectores. "En el súper, compras una barra de pan que otros tocaron antes y no se desinfecta ni pasa una cuarentena y eso que te la vas a comer", constata el portavoz de Acotex, que incide en que "ningún país tiene una medida como esta". Dado que el Ejecutivo no ha concretado qué producto se debe usar, Zamácola apunta a "recetas caseras" como el vapor o
el planchado a más de 80 grados. 

Respecto a los precios, ve "una barbaridad" que las rebajas oficiales arranquen el 7 de enero, «justo cuando se da el pico de demanda con el frío", y el 21 de junio. "Se tendían que retrasar hasta el 15 de marzo y el 15 de septiembre". Con todo, asume que vienen unos meses "duros, en los que la gente pedirá promociones agresivas". Acotex apela a la conciencia del consumidor, pues "no es sostenible pedir un 50 o 70% de descuento" en tiendas de zonas ‘prime’, con personal cualificado y prendas de calidad.
 

 

Las pautas:
‘Higienizar’ las prendas que no se compren
Aunque no concretó los medios de los que el sector debe echar mano, el Gobierno sí estipuló que, ya desde la fase cero —que arrancó el día 4—, el comercio textil debe "higienizar" aquellas prendas que el cliente no compre, una norma que se extiende a las devoluciones. 

Manipular la ropa lo menos posible
Además de poner fin, al menos por un tiempo, a las largas tardes de compras —ahora solo se permitirá permanecer en una tienda lo "estrictamente necesario"—, se acabó lo de llevarse un cargamento de prendas al probador. La orden del 3 de mayo estipula que, en los locales "con zona de autoservicio", será un empleado el que facilite el producto deseado. Por otra parte, un trabajador no podrá atender simultáneamente a varias personas y queda prohibido facilitar productos de prueba. 

Desinfección del probador tras cada uso
Además de señalizar las distancias de seguridad de dos metros entre clientes con marcas en el suelo y con cartelería y de facilitar, al igual que en el resto de locales comerciales, geles hidroalcohólicos ya en la entrada, también se debe seguir una pauta en lo referente a los probadores. Podrá entrar una sola persona y, en cuanto salga, "se limpiarán y desinfectarán".
 

 

El textil gallego reabre con un desplome del consumo y más de 200 Erte
Comentarios