Rueda y Ribera acuerdan avanzar en la tramitación eólica en pro de la industria

La ministra avanza que antes de final de año se aprobará el plan que ordenará el desarrollo de la eólica marina
Teresa Ribera y Alfonso Rueda, este martes ante los medios tras su encuentro en Madrid. EP
photo_camera Teresa Ribera y Alfonso Rueda, este martes ante los medios tras su encuentro en Madrid. EP

El presidente de la Xunta y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica acercaron este martes posturas sobre la necesidad de avanzar en la tramitación de parques eólicos para dar suministro a la industria. Esa era una de las peticiones que Alfonso Rueda llevó a su reunión con Teresa Ribera en Madrid: "Máxima flexibilidad" en los plazos de tramitación de los expedientes, especialmente aquellos vinculados con proyectos industriales. Una demanda ante la cual la representante del Gobierno asumió el compromiso de "hacer un esfuerzo especial para poder resolver en tiempo todo aquello que está en tramitación en este momento".

Cabe tener en cuenta que el 24 de enero caducan decenas de autorizaciones de conexión a la red eléctrica de parques que no han completado la tramitación administrativa. En Galicia, la patronal eólica (Ega) estimó que están en la picota un centenar de proyectos que suman más de 2.000 millones de inversión. Ante la presión de promotores y comunidades como Galicia, Ribera prorrogó a finales de 2021 la vigencia de esos permisos de enganche a la red, algo que se niega a volver a hacer. "Creemos que es fundamental mantener este plazo y que las administraciones puedan resolver en tiempo y forma todos los proyectos que se han venido acumulando", dijo la ministra en la comparecencia conjunta posterior a la reunión.

Industrias como Alcoa en San Cibrao necesitan el soporte de la energía eólica para aliviar costes en un escenario en el que los precios de la electricidad siguen por las nubes. Además, al calor de los fondos europeos de recuperación están proliferando proyectos para construir plantas de generación de hidrógeno verde o biocombustibles como el metanol verde que necesitarán de la eólica en sus procesos de producción.

Es en ese escenario en el que Rueda pidió a Ribera "ir da man" en la tramitación de autorizaciones de parques eólicos. La titular de Transición Ecológica se comprometió a estudiar las cuestiones que Galicia le trasladará como prioritarias en materia de planificación eléctrica.

Parques en el mar

No solo la eólica terrestre ocupó un espacio central en el encuentro, también el despegue de la marina estuvo sobre la mesa. En este campo, el presidente de la Xunta apremió al Gobierno a aprobar los Planes de ordenación del espacio marítimo (Poem) para que se identifiquen las zonas designadas para la instalación de los molinos flotantes. Hasta entonces ningún promotor puede tramitar un proyecto.

En este punto, Ribera avanzó la intención de dar luz verde al plan que ordenará el desarrollo de los parques eólico marinos antes de que acabe este año. "A continuación tendremos que trabajar en la convocatoria de los polígonos en los que se podrá desarrollar con todas las garantías la generación de electricidad offshore", señaló.

Rueda incidió en el potencial de Galicia con la eólica marina y destacó que cuenta con "fabricantes muy potentes" en esta industria. La Xunta proyecta poner en marcha la primera plataforma de ensayo de este tipo de tecnología, previsiblemente frente al puerto exterior de A Coruña.

España cuenta con una hoja de ruta para el desarrollo de la eólica marina que fija como objetivo la instalación de entre 1 y 3 gigavatios hasta 2030. En el caso de Galicia, la previsión es alcanzar los 800 megavatios en ese tiempo.

Litoral

Un punto en el que no hubo acercamiento es el relativo a la ordenación del litoral. Rueda trasladó a Ribera el "peligro" que los cambios normativos que afectan a la costa conllevan "para la viabilidad de muchas industrias", advirtiendo de los efectos que ya están causando en inversiones.

Defendió la transferencia de las competencias sobre la gestión del litoral, pero la ministra cerró la puerta: "Es difícil [...] si no están amparadas por el Estatuto de autonomía". Y apeló a la "tranquilidad". "Pueden darse concesiones por hasta 75 años", esgrimió.

Altri

Uno de los asuntos que el presidente de la Xunta expuso en la reunión con la ministra para la Transición Ecológica fue la urgencia de concretar los apoyos con cargo a los fondos Next Generation que la portuguesa Altri puede obtener para instalar la fábrica de fibras textiles que proyecta en Palas de Rei

Teresa Ribera se mostró abierta a abordar esta cuestión. "Es importante sentarse a concretar cómo, cuándo y de qué manera se puede dar respaldo a algo que es singular", dijo en alusión a la obtención de fibras sostenibles para la industria textil. La representante del Gobierno dijo que ya era conocedora del plan de Altri y se ofreció a seguir trabajando "de forma conjunta" en su impulso. 

Rueda defendió que un proyecto de esa envergadura —una inversión de 800 millones en primera fase y 2.500 empleos— necesita una financiación específica, sin tener que ir de convocatoria en convocatoria. Señaló que es lo que le queda por saber a Altri para empezar las obras.

Comentarios