Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

La maleta de la discordia de Ryanair

Mostrador de facturación de Rayanair. EFE
Mostrador de facturación de Rayanair. EFE

El pasajero sin embarque prioritario ya solo puede llevar una bolsa en la cabina, una restricción que genera recelos

Ryanair se ha deshecho definitivamente de las maletas ‘gratis’ en cabina. El cambio en la política de equipajes anunciada por la aerolínea low cost el pasado septiembre está en vigor desde el lunes, para limitar a un solo bulto, y pequeño, el equipaje que pueden llevar en el habitáculo del avión los pasajeros que no contraten el embarque prioritario. Es decir, los que no paguen los 5 o 6 euros que cuesta esa opción, que también permite entrar antes.

Medidas del equipaje de mano en Ryanair. EPEl nuevo modelo, por el que las maletas de mano que no lleven ese sello van a la bodega —eso sí, gratis—, ha generado un debate en el que hay alguna voz comprensiva y otras críticas. Y los afectados se cuentan por miles, porque Rynair es la compañía que mueve más pasajeros en España, 38,51 millones en 2017. La Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal) lamenta que "no fondo estamos ante outra fórmula para espremer o usuario", mientras la Asociación de Usuarios, Empresarios y Profesionales del Transporte Aéreo pide incluso que se restrinjan los derechos de sobrevuelo de Ryanair sobre España ante lo que cree un "abuso".

Frente a los recelos, la aerolínea defiende que su nueva política es "justa" y "acelerará el proceso de embarque, eliminando retrasos". "No hay suficiente espacio en los compartimentos para tantas maletas", asegura, a la vista de la cantidad de viajeros que hasta ahora subían a bordo con dos bultos y de los "altos" niveles de ocupación de sus vuelos. De hecho, ya antes del cambio era frecuente que enviase a la bodega el equipaje de parte del pasaje desde la cola de embarque.

Ahora lo hace por sistema, porque los clientes con billete ordinario solo pueden llevar consigo una bolsa de hasta 20 por 35 centímetros que "debe caber fácilmente bajo el asiento delantero". Las maletas que hasta ayer podían ir en cabina, las de un máximo de 55 por 40 centímetros, no pasan de la puerta de embarque, desde la que se envían a la bodega. Esto significa que después hay que recogerlas en las cintas de equipaje del aeropuerto, con la consiguiente espera.

Quienes se la pueden evitar son los pasajeros con embarque prioritario —incluido en las tarifas Plus, Flexi Plus y Family Plus—, porque son los que podrán seguir llevando dos bultos a bordo. Esta opción, disponible para 90 viajeros por vuelo, se puede contratar por 5 euros al reservar y por 6 más tarde, hasta media hora antes del despegue.

Ryanair también ha estrenado cambios que afectan a la facturación de maletas, para "animar" a utilizarla. Así, el peso del equipaje permitido en esa opción ha pasado de 15 a 20 kilos y la tarifa base para una maleta con esa carga se ha quedado en 25 euros, frente a los 35 de antes. La aerolínea asegura que los cambios le costarán "hasta 50 millones de euros al año".

RECELOS Y RECLAMACIONES. En este punto, algunos viajeros dicen apoyar los cambios si sirven para agilizar los embarques, mientras que otros los critican porque obligan a esperar en el destino la salida de las maletas, o a pagar más para no tener que hacerlo. Son las dos caras que también ve la Ucgal, que asegura que la medida "a priori parece boa" porque se plantea para mejorar la comodidad y puntualidad del servicio, aunque también advierte de que si todos los viajeros optan por pagar más para llevar dos bultos en cabina se repetirán los problemas y "os usuarios estarían a pagar máis por unhas situacións que agora se padecen gratis".

Así las cosas, la organización advierte de que el "problema de base" radica en consentir que se cobre el traslado del equipaje a mayores del pasaje, hasta el punto de que en algunos casos cuesta tanto lo uno como lo otro. Subraya, además, que quien comprase el billete antes de que Ryanair anunciase su nueva política de equipaje puede reclamar "por un cambio unilateral das condicións do contrato".

La maleta de la discordia de Ryanair
Comentarios