Lugo baja de los 14.000 parados por primera vez desde el verano de 2008

La provincia creó 21 empleos de media al día en mayo y España bajó de los 3 millones de desempleados después de casi 14 años por encima
Una oficina de empleo en La Rioja. EUROPA PRESS
photo_camera Una oficina de empleo en La Rioja. EUROPA PRESS

Ni las cicatrices de la pandemia ni la fuerte subida de precios agravada por la guerra en Ucrania han hecho descarrilar por el momento el mercado laboral. Con el pistoletazo de salida a la campaña estival, mayo dejó menos parados y más cotizantes. En un mes que suele ser bueno para el empleo, fundamentalmente por esa activación de las contrataciones ligadas a la temporada estival, Lugo redujo el número de inscritos en las oficinas del antiguo Inem a su nivel más bajo en casi 14 años. En la provincia abandonaron las listas del paro 253 personas con respecto a abril (-1,78%), lo que situó el contingente en 13.995 personas. Se trata de la cifra más contenida desde julio de 2008.

Los datos publicados este jueves por el Ministerio de Trabajo relevan que, en términos relativos, el sector que más contribuyó al descenso del desempleo en Lugo fueron los servicios, con 115 parados menos, pero porcentualmente encabezaron la caída de esta lacra la industria (-4,5%) y la construcción (-4%). Agricultura y pesca también registraron una descenso (-2,1%).

Pese a la evolución positiva, las estadísticas indican que fue el mayo con la bajada del paro menos intensa de la última década, con la excepción, eso sí, de 2020 por el golpe de la pandemia.

También perdió dinamismo el ritmo de creación de empleo respecto a lo que venía siendo habitual en mayo. Aun así, la provincia sumó 21 afiliados a la Seguridad Social de media al día, un total de 642 más que en abril. Lugo alcanzó así los 123.420 cotizantes.

El comportamiento del mercado de trabajo en el conjunto de Galicia fue muy similar. Pese a la inflación y al enfriamiento de la economía, más personas se afiliaron a la Seguridad Social —con un aumento de 6.751 contribuyentes en un mes que dejó el contingente en algo más de 1,04 millones, el nivel más elevado desde agosto de 2009— y menos ciudadanos buscando una oportunidad laboral a través de los servicios públicos de empleo. Concretamente, el paro registrado bajó en la comunidad en 4.482 personas (-2,98%) respecto a abril, lo que dejó el número de afectados en 146.120, la cifra más baja desde septiembre de 2007.

FIJOS Y TEMPORALES. Desde que a inicios de año se aprobó la reforma laboral que generalizó el contrato indefinido, impulsó el fijo discontinuo y limitó los tipos y causas de los temporales —eliminado los de obra y servicio—, el foco cada vez que se publican los datos de empleo está puesto especialmente en la calidad de los puestos que se crean. Desde enero, los indefinidos venían ganando peso mes a mes, pero en mayo esa progresión se truncó. La explicación sería que muchas contrataciones ligadas al verano pueden encajar en las modalidades de contrato temporal permitidas, sobre todo en la de circunstancias de la producción.

Con ese telón de fondo, en mayo se firmaron menos contratos indefinidos que en abril, suponiendo esta modalidad cerca del 38% del total de acuerdos rubricados en Galicia. El mes anterior representaban el 42%. Mientras, los temporales volvieron a ganar algo de terreno en los nuevos contratos —fueron seis de cada diez— tras sellarse un 16,2% más que en abril. Aun con todo, UGT y CC.OO. en Galicia inciden en que la proporción de contratos indefinidos que se firman es elevada para lo que venía siendo habitual, multiplicando prácticamente por cuatro el peso que tenían hace un año.

Por el contrario, la CIG discrepa de que la reforma laboral ponga freno a la precariedad. Sitúa el foco en que "arredor do 60%" de los contratos indefinidos suscritos en mayo en la comunidad fueron fijos discontinuos o parciales, modalidades que a su juicio no garantizan empleos de calidad porque completa. Así, concluye que "o logro da reforma laboral é que vai haber moitos traballadores con contrato indefinido pero van estar longas tempadas na casa e cobrando o desemprego".

Los fijos discontinuos no cotizan en el tiempo en que no están activos ni cobran un sueldo, pero la empresa tiene la obligación de llamarlos para volver al puesto cuando el alza de la actividad lo requiera. Además, tienen una mayor indemnización por despido.

RIFIRRAFE. Mientras están sin trabajar no computan en los registros del paro porque tienen un contrato que los liga a la empresa. Este es el motivo por el cual el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acusó este jueves al Gobierno de "maquillar" las cifras de desempleo, que bajó de los 3 millones de personas por primera vez desde noviembre de 2008 en el conjunto de España. Fue en un periodo en el que el total de cotizantes volvió a aumentar y superó los 20,2 millones con un récord de contratos fijos, que a nivel estatal sí aumentaron, aunque lo hicieron más los temporales.

El de Os Peares sostuvo que la reforma laboral implanta una "precariedad indefinida" e incidió en que los españoles "no se merecen" que el Ejecutivo "presuma con un paro bastante maquillado".

La respuesta desde el Gobierno no se hizo esperar. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, dijo que Feijóo no comprende qué es y cómo funciona un contrato fijo discontinuo, algo que consideró "un problema grave", teniendo en cuenta además que "es jurista". En la mismo línea, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, atribuyó las acusaciones del líder del PP a "ignorancia o mala intención".

Muchos de los que ahora son fijos discontinuos antes tenían un contrato temporal y cuando se acababa se iban a la calle. Dado que la reforma laboral entró plenamente en vigor en abril, puede ser pronto para que la proliferación de los fijos discontinuos incida en las cifras del paro, pero es posible que al terminar el verano no repunte tanto como antes en la estadística.

Trabajo prepara un algoritmo contra el fraude en las horas extra
El Ministerio de Trabajo prepara un algoritmo para detectar el uso fraudulento de las horas extra. La idea es impulsar un mecanismo que permita atajar dos "grandes males" en este ámbito. Por un lado, se busca controlar las horas extra que se realizan por encima del tope que fija el Estatuto de los Trabajadores —80 anuales—. La intención es hacer cálculos y comparativas con el registro horario y la dimensión de la plantilla que puedan llevar a la conclusión de que se está superando ese límite.

NO DECLARADAS. Por otro lado, el Gobierno quiere controlar las extra no declaradas. Hay fórmulas matemáticas que aportan información que se puede comparar con otras variables y ofrecer indicios de que el volumen de negocio de una firma recae en parte en ese abuso.

TRABAJO EN ALCAMPO. Alcampo necesitará incorporar en sus tiendas de Galicia a alrededor de un centenar de trabajadores en la campaña de verano para cubrir puestos de reposición, venta, mostradores tradicionales y cajas.

109.000. Son las vacantes que quedaron sin cubrir durante el primer trimestre del año en España por los problemas de las empresas para encontrar personal cualificado, según la Asociación española de directores de recursos humanos. Otro informe de la Fundación Vass alerta de que falta de talento digital dejó unas 7.000 vacantes sin cubrir en 2021.