Llenar el depósito en Galicia en este arranque de julio es hasta 34 euros más caro que en 2021

El cálculo incluye el descuento de 20 céntimos por litro, con el que el diésel se dispensa a 1,9 euros de media y la gasolina supera esa marca
Respostaje en una gasolinera. AEP
photo_camera Respostaje en una gasolinera. AEP

Moverse en coche estas vacaciones será más caro que nunca por los desbocados precios de los carburantes. El golpe al bolsillo es de tal magnitud que en Galicia llenar el depósito en este arranque de julio cuesta hasta 34 euros más que el año pasado por estas fechas. Eso teniendo en cuenta la bonificación de 20 céntimos por litro, que no evita que los conductores paguen el combustible más caro de, al menos, los últimos 15 años, desde que hay registros.

Con ese descuento, el diésel se dispensa en la comunidad a una media de 1,899 euros el litro, lo que supone un 48,2% más que a las puertas de la primera operación salida del verano en 2021. En dinero, llenar ahora un tanque medio de 55 litros con gasóleo sale por 104,5 euros, prácticamente 34 más que hace un año. Esta comparativa evidencia hasta qué punto se han disparado los precios.

Aunque el del diésel ha registrado un pequeño descenso con respecto a hace una semana (de dos céntimos), apenas 40 estaciones de servicio entre las cerca de 700 que envían a diario los datos al Ministerio para la Transición Ecológica en Galicia tienen el litro en sus paneles informativos por debajo de los 2 euros, antes de aplicar la rebaja que el Gobierno extendió hasta finales de año y que grandes operadores petroleros ampliaron en 5 o 10 céntimos adicionales para clientes fidelizados. Al respecto, Cepsa prorrogará también hasta el 31 de diciembre los 30 céntimos que les descuenta.

¿Y cómo evoluciona la gasolina? Su precio medio también refleja una bajada respecto a la semana pasada, aunque prácticamente imperceptible, de apenas un céntimo por litro. Se vende a 1,954 euros aplicando la bonificación. Con este nivel, llenar un depósito medio de 55 litros exige desembolsar 107,5 euros, lo que supone cerca de 30 euros más que el año pasado al inicio de julio.

PETRÓLEO. En un escenario en el que la subida de los carburantes ha contribuido a disparar más la inflación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió este jueves la idea de poner un tope al precio del petróleo ruso por parte de la Unión Europea. La medida estuvo sobre la mesa en la cumbre del G7 que se celebró en Alemania entre el pasado domingo y el martes, y consistiría en permitir solo el transporte de crudo y productos petrolíferos rusos vendidos por debajo de un umbral acordado.

El barril de Brent, el petróleo de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 110 dólares después de tres jornadas a la baja. ¿Por qué los combustibles no bailan ahora al mismo ritmo que el crudo? Hay que tener en cuenta que entre los factores que incluyen en el precio final del carburante está el tipo de cambio. El euro ha perdido valor frente al dólar, por lo que en la práctica se paga más por el Brent.

Los hogares gastan más de lo que ingresan
En los hogares españoles sale más dinero del que entra en un contexto de elevada inflación. Aunque la renta disponible de las familias aumentó en el primer trimestre hasta los 181.147 millones de euros, un 3,8% respecto al mismo periodo de 2021, el gasto en consumo creció con más fuerza —un 14%—, alcanzando los 181.618 millones. Así, la tasa de ahorro de los hogares entró en terreno negativo por primera vez desde inicios de 2019, según los datos que este jueves publicó el Instituto Nacional de Estadística (Ine).

Díaz y los salarios. Con el coste de la vida por las nubes y la pérdida de poder adquisitivo que está acarreando esta situación, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pidió a patronal y grandes empresas "que asuman su responsabilidad" al defender que "las nóminas no deben soportar la crisis". A través de su cuenta de Twitter, la polítca fenesa incidió en el que los salarios "no son los culpables, sino las víctimas de la inflación".

Comentarios