domingo. 25.08.2019 |
El tiempo
domingo. 25.08.2019
El tiempo

Lactalis vuelve a recoger leche mientras los ganaderos barajan abandonar el bloqueo esta tarde

Lactalis, la multinacional francesa con sede en la localidad lucense de Vilalba, ha reconsiderado su decisión de suspender la recogida de leche en toda Galicia, que había adoptado a primera hora de este viernes, y ha reabierto el transporte desde las explotaciones. La medida había sido tomada como consecuencia del bloqueo que sindicatos agrarios y ganaderos mantienen en esta factoría desde el pasado miércoles para protestar por los bajos precios que perciben por la producción de este alimento.

En esta línea, el director general de la empresa, Aurelio Antuña, ya había advertido de que si persistían las movilizaciones no se recogería este viernes producto en crudo. Desde la planta vilalbesa han confirmado que el transporte ha quedado suspendido "hasta nueva orden" porque se estaban quedando "sin combustible" para poder fabricar". Y es que su sede, al igual que la de Leche Río en el polígono industrial de O Ceao, en Lugo, y la de Leche Celta en el municipio coruñés de Pontedeume, continúa bloqueada.

Desde las instalaciones de Lactalis, la responsable del sector lácteo del SLG, Lupe Prado, ha confirmado que no tenía constancia de que la multinacional francesa decretase esta medida. Pese a ser productora y vender a esta distribuidora, Prado se ha enterado precisamente por este periódico, ya que "nuestro recogedor no nos ha dicho nada". A juicio de la sindicalista "Lence [en referencia al propietario de Leite Río] y Lactalis van de la mano, toman las mismas decisiones y siguen las mismas estrategias". Así las cosas, el responsable de la firma gala se quejó este jueves de que las protestas "se están alargando demasiado y provocan problemas de suministro importantes", y señaló como muestra de su 'buena voluntad' el hecho de que, pese a las protestas, la leche cruda recogida a los ganaderos sí ha entrado en la factoría de Vilalba, aunque no ha salido el producto terminado.

Por su parte, Jesús Lence ha considerado que en su planta no hay razones para suspender la recogida y ha acusado a los sindicatos de "faltar a la verdad cuando dicen que pagamos a 0.26 céntimos el litro de leche, ya que el precio mínimo es de 0.30, pese a que el consumidor la adquiere a 0.41 en las grandes superficies y la principal marca blanca bajó su precio el lunes". Al hilo, el empresario ha precisado que a sus industrias les queda un céntimo de margen por cada litro comercializado, antes de impuestos.

El propietario de Leche Río ha señalado que el boicot a las industrias responde a una estrategia de las cooperativas para "manipular el mercado, ya que en O Ceao había más cooperativas que sindicalistas". También ha arremetido contra la consellería de Medio Rural por responsabilizar a las envasadoras de un problema generalizado en el sector lácteo español. "Le echa a las industrias culpas que no tienen, en vez de ejecutar competencias suyas para que los ganaderos produzcan más barato", ha recriminado Lence.

Mientras tanto, Lupe Prado ha informado de que a lo largo de la tarde de este viernes terminarán las concentraciones ante las plantas de las distribuidoras a las que consideran responsables de la caída en picado de los precios de la leche en origen. Así, en enero de 2009 cien litros de leche (sin Iva) se pagaban a 33,22 euros; un año después los productores recibían solo 28.83 euros. "Llevamos tanto tiempo en esta situación que no entendemos como siendo deficitarios y contando con una producción tan importante en relación con el conjunto del Estado percibamos unos precios tan bajos", ha protestado Prado, mirándose en el espejo francés.

La sindicalista ha dicho no entender tampoco "la falta de compromiso" de la clase política, tanto de la Xunta de Galicia como del Ejecutivo español, a cuyos responsables ha acusado de colaborar con los ganaderos "únicamente con fotos y palabras bonitas", amparando de este modo las intenciones de las distribuidoras "de ver como los productores retrocedemos y vendemos la leche cada vez más barato para obtener ellos los mayores beneficios".

En esta línea, el director general de la empresa, Aurelio Antuña, ya había advertido de que si persistían las movilizaciones no se recogería este viernes producto en crudo. Desde la planta vilalbesa han confirmado que el transporte ha quedado suspendido "hasta nueva orden". Y es que su sede, al igual que la de Leche Río en el polígono industrial de O Ceao, en Lugo, y la de Leche Celta en el municipio coruñés de Pontedeume, continúa bloqueada.

Desde las instalaciones de Lactalis, la responsable del sector lácteo del SLG, Lupe Prado, ha confirmado que no tenía constancia de que la multinacional francesa decretase esta medida. Pese a ser productora y vender a esta distribuidora, Prado se ha enterado precisamente por este periódico, ya que "nuestro recogedor no nos ha dicho nada". A juicio de la sindicalista "Lence [en referencia al propietario de Leite Río] y Lactalis van de la mano, toman las mismas decisiones y siguen las mismas estrategias". Así las cosas, el responsable de la firma gala se quejó este jueves de que las protestas "se están alargando demasiado y provocan problemas de suministro importantes", y señaló como muestra de su 'buena voluntad' el hecho de que, pese a las protestas, la leche cruda recogida a los ganaderos sí ha entrado en la factoría de Vilalba, aunque no ha salido el producto terminado.

Por su parte, Jesús Lence ha considerado que en su planta no hay razones para suspender la recogida y ha acusado a los sindicatos de "faltar a la verdad cuando dicen que pagamos a 0.26 céntimos el litro de leche, ya que el precio mínimo es de 0.30, pese a que el consumidor la adquiere a 0.41 en las grandes superficies y la principal marca blanca bajó su precio el lunes". Al hilo, el empresario ha precisado que a sus industrias les queda un céntimo de margen por cada litro comercializado, antes de impuestos.

El propietario de Leche Río ha señalado que el boicot a las industrias responde a una estrategia de las cooperativas para "manipular el mercado, ya que en O Ceao había más cooperativas que sindicalistas". También ha arremetido contra la consellería de Medio Rural por responsabilizar a las envasadoras de un problema generalizado en el sector lácteo español. "Le echa a las industrias culpas que no tienen, en vez de ejecutar competencias suyas para que los ganaderos produzcan más barato", ha recriminado Lence.

Mientras tanto, Lupe Prado ha informado de que a lo largo de la tarde de este viernes terminarán las concentraciones ante las plantas de las distribuidoras a las que consideran responsables de la caída en picado de los precios de la leche en origen. Así, en enero de 2009 cien litros de leche (sin Iva) se pagaban a 33,22 euros; un año después los productores recibían solo 28.83 euros. "Llevamos tanto tiempo en esta situación que no entendemos como siendo deficitarios y contando con una producción tan importante en relación con el conjunto del Estado percibamos unos precios tan bajos", ha protestado Prado, mirándose en el espejo francés.

La sindicalista ha dicho no entender tampoco "la falta de compromiso" de la clase política, tanto de la Xunta de Galicia como del Ejecutivo español, a cuyos responsables ha acusado de colaborar con los ganaderos "únicamente con fotos y palabras bonitas", amparando de este modo las intenciones de las distribuidoras "de ver como los productores retrocedemos y vendemos la leche cada vez más barato para obtener ellos los mayores beneficios".

Lactalis vuelve a recoger leche mientras los ganaderos barajan...
Comentarios