La inflación pasa factura a los depósitos: crecen al menor ritmo en 9 años en Lugo

El ahorro en cuentas a plazo se disparó un 40% en 2023, un año en el que los lucenses redujeron en 126 millones su deuda. Por cada euro a pagar en créditos, hay 2,9 euros guardados en el banco en la provincia
Monedas y hucha.Freepik
photo_camera El ahorro en depósitos supera los 10.200 millones en la provincia.Freepik

Haciendo honor al refrán que dice que 'o que garda, sempre ten', los gallegos incrementaron el dinero que tienen en depósitos bancarios en más de 1.588,8 millones de euros en 2023. Este esfuerzo explica que el nivel de ahorro en este tipo de productos siga en máximos históricos, al rozar los 75.733 millones. Con todo, una lectura más detenida de la estadística refleja que, pese al carácter previsor de los gallegos, la inflación ha horadado su capacidad de ahorro, pues el incremento interanual, del 2,1%, es el más comedido desde 2017 y se sitúa lejos del estirón del 9,3% experimentado en 2020, cuando el covid frenó en seco la economía y, por ende, el gasto.

A nivel provincial, los lucenses siguen el patrón. Sus depósitos sumaron el pasado año 109 millones, la cuantía más reducida desde 2015. En total, hogares y empresas acumulan en sus cuentas unos nada desdeñables 10.244 millones, según el Banco de España (BdE).

"Hay mucho ahorro embalsado desde que el consumo se contrajo durante la pandemia, que limitó extraordinariamente nuestros movimientos. Con todo, coexiste con un nivel de precios muy elevado que erosiona la capacidad de gasto de las familias", señala Verónica Rodríguez. La responsable de comunicación de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) incide en que la inflación y los tipos de interés hacen patentes dos realidades: "el alto poder adquisitivo de una parte de la población" y la situación "muy vulnerable" de otra.

Ante unos datos que confirman que, "con carácter general", los gallegos "tienen un perfil bastante conservador" en términos de previsión e inversión, Alejandra Pérez, la delegada territorial del comité de servicios a asociados de la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros Efpa, constata que "históricamente", el ahorro en proporción a los ingresos "ha venido siendo notable" en la comunidad. A su juicio, el foco debe ponerse en que, en el contexto actual, el dinero "se siga dirigiendo hacia los depósitos" cuando se "debería ir hacia la búsqueda de productos alternativos para obtener rentabilidades reales positivas".

Los depósitos no se están remunerando adecuadamente. Desde la Asociación de Usuarios Financieros lo denunciamos", apunta Verónica Rodríguez, la responsable de comunicación de la Asociación de Usuarios Financieros

Convencida de que queda "recorrido de mejora" en educación financiera, la experta señala que, aunque la inflación está empezando a controlarse —en marzo se situó en el 3,2%—, la remuneración media de los depósitos "no la está cubriendo". "Esto puede implicar en muchas ocasiones una reducción en términos reales del patrimonio invertido", señala Pérez, que pronostica que las expectativas de que el BCE comience a bajar los tipos a partir de junio propiciarán "un efecto inmediato en las rentabilidades" de las cuentas a plazo.

Los registros del BdE apuntan que, de media, la rentabilidad de las cuentas con un plazo inferior a un año contratadas en febrero fue del 2,37% en España, mientras que quien accedió a tener el dinero parado entre uno y dos años obtuvo un 2,57%, que cayó al 1,46% para plazos por encima de 24 meses. En el caso de las cuentas a la vista, la compensación se quedó en un exiguo 0,17%. Y lo cierto es que la proximidad de una bajada del precio del dinero en la eurozona ya comienza a notarse en la estrategia de la banca, pues la compensación media de estos productos ha bajado del 2,42% de enero al 2,38%, rompiendo con cinco meses al alza.

Mantener el ahorro en depósitos puede implicar una reducción en términos reales del patrimonio invertido", sostiene Alejandra Pérez, la delegada territorial del comité de servicios a asociados de Efpa España

Pese a su bajo nivel de rentabilidad, los depósitos a plazos han sido los reyes en 2023 para los lucenses, cuyas cuentas corrientes adelgazaron en 420 millones, lo que ha dejado el saldo total en 8.409,6 millones. Ese dinero se canalizó hacia las libretas de ahorro a plazo, que captaron 525,7 millones, lo que sitúa en 1.831 millones el acumulado, la cifra más elevada desde marzo de 2021, aunque muy lejos de los 4.600 millones que se llegaron a rozar en septiembre de 2013.

Crédito

La aversión al riesgo financiero de los gallego también se nota en el crédito. La deuda se situó en 3.569 millones en diciembre en Lugo, un 3,4% por debajo del nivel de 2022. Del cruce con los datos del padrón se extrae que el ahorro medio en depósitos asciende a 31.591 euros por habitante, frente a 11.006 euros en créditos. Por cada euro adeudado, hay 2,9 guardados en el banco.

Lejos de percibir un endurecimiento de las condiciones de financiación por parte de los bancos, Alejandra Pérez indica que la bolsa de ahorro del covid puede explicar que exista "menos necesidad o voluntad de endeudamiento" en los hogares. En cuanto a las empresas, "el mayor coste" de los préstamos y la "eventual contención de las inversiones" ante la crisis inflacionaria y "los riesgos geopolíticos" pueden estar actuando como frenos.

Frente a esta percepción, Verónica Rodríguez, de Asufin, defiende que el acceso a las hipotecas "es muy exigente" y la financiación "es de las más caras de Europa".

Comentarios