La herencia en vida: el 37% de los padres ayuda a sus hijos a llegar a fin de mes

Un estudio pone en valor la función de esa red invisible de apoyo como "sustento" de las generaciones más jóvenes ► Apenas un 9% de mayores de 60 años cree que sus descendientes los cuidarán y el 57% se niega a ahorrar para ellos
Seis de cada diez mayores de 60 afirman ayudar más a sus hijos de lo que les apoyaron a ellos sus padres. PIXABAY
photo_camera Seis de cada diez mayores de 60 afirman ayudar más a sus hijos de lo que les apoyaron a ellos sus padres. PIXABAY

Más allá del patrimonio que un progenitor pueda dejar a sus vástagos cuando su vida se apaga, existe otro tipo de herencia en vida que cobra valor en un escenario en el que la precariedad laboral, el coste de la vida o la dificultad para conciliar golpean a las generaciones más jóvenes. Es ese apoyo económico y social que muchos padres prestan a sus hijos para que salgan adelante. Hay un dato revelador al respecto: casi cuatro de cada diez progenitores —exactamente un 37%— han ayudado a sus descendientes en el último año a hacer frente a gastos cotidianos, como llenarle la nevera, pagarle la luz o el agua o darle dinero para llegar a fin de mes.

Lo revela un estudio desarrollado por el catedrático de Sociología de la Universidad de Málaga Luis Ayuso con apoyo de la Fundación BBVA para analizar cómo funciona el sistema de herencias en España y cómo ha evolucionado. La investigación parte de una pionera encuesta nacional hecha a 1.127 personas mayores de 60 años. La mitad afirmaron haber prestado ayuda a sus vástagos para irse de casa, siete de cada diez les pagaron estudios e incluso un 16% declaró haberles echado una mano para emprender o hacer una inversión productiva. A esto hay que sumar la inestimable función de los abuelos que cuidan de los nietos cuando sus padres trabajan.

En base a estos datos, el autor del estudio pone de relieve el papel que juega esa red invisible de apoyo. "Supone el sustento social de las generaciones más jóvenes, que de no existir incrementarían las brechas de la desigualdad", sentencia el análisis. Las circunstancias y el momento económico alentan esa ayuda entre generaciones. De hecho, el 58% de las personas consultadas afirmaron haber asistido a sus hijos más de lo que en su momento les ayudaron a ellos sus progenitores.

¿La herencia debe ser para los hijos?

Ese capote que echan los padres puede compensarse con la atención a estos en la vejez, pero el estudio confirma que los términos de ese contrato no escrito están cambiando en la sociedad actual, y los mayores son conscientes de ellos. Solo un 9% espera estar en casa de alguno de ellos, lo que implica que la inmensa mayoría cuenta ya con irse a una residencia o permanecer en su casa con ayuda.

En un contexto donde el familiarismo de las cohortes más mayores convive con las tendencias al individualismo de generaciones más jóvenes, asoma una pregunta: ¿la herencia debe ser para los hijos independientemente de cómo sea la relación con los padres? Los encuestados contestaron que sí en el 88% de los casos. Con todo, se empiezan a detectar indicadores de cambio. Aunque prevalece la idea de que por el mero hecho de ser hijo una persona merece recibir la herencia de sus progenitores —lo creen el 57%—, en dos de cada cinco casos se matiza que deben demostrarlo. Esto es, ya se ponen requisitos más allá de la sangre para ser beneficiario.

En cuanto a la distribución, es aplastante la proporción de mayores de 60 años que opinan que el legado debe repartirse entre todos los hijos por igual (88%). Solo un 14% se mostró a favor de establecer diferencias entre unos y otros.

La que parece estar cada vez menos anclada es la idea de que hay que ahorrar para dejar un patrimonio a los hijos. El 57% de consultados se mostró en contra.

El debate sobre la legítima: ¿sí o no?

El código civil español obliga a dejar en manos de los hijos un tercio de la herencia, una cuestión no exenta de debate. El estudio del sociólogo Luis Ayuso muestra que el 62,5% de los mayores de 60 años están a favor, mientras un tercio desearía poder dejar todo su legado a quien quisiera. 

La investigación concluye que existe un importante disenso sobre legar las herencias en vida o esperar al fallecimiento.

Heredar crea más millonarios que emprender

Nacer en el seno de una familia con mucho dinero es, desde el punto de vista económico, venir al mundo con un pan debajo del brazo. En la actualidad, las herencias generan más multimillonarios que la iniciativa empresarial. Según un informe del banco suizo UBS, en el último año 53 herederos se hicieron con un total de 150.800 millones de dólares —unos 138.250 millones de euros al cambio actual—, superando los 128.992 millones de euros de los 84 multimillonarios que se hicieron a sí mismos plantando la semilla del emprendimiento.

Se prevé que esta tendencia se prolongue al menos durante los próximos 20 años, en los que la entidad calcula que más de un millar de grandes fortunas traspasarán a sus hijos 4,77 billones de euros. Y es que hay en el mundo numerosas familias muy acaudaladas en las que siguen al frente de las empresas personas muy por encima de la edad de jubilarse con vástagos menores de 50 años que pronto tomarán el relevo.

Si se cuentan los multimillonarios que hay en todo en globo ya se superan los 2.500 tras incrementarse un 7% en el último año. Amasan nada menos que 11 billones de euros. En España hay 24 personas que llevan esa etiqueta. Alemania es el país de Europa occidental que más contribuye a esa lista, con 109.

Comentarios