viernes. 18.06.2021 |
El tiempo
viernes. 18.06.2021
El tiempo

Ir de Lugo a Madrid costaría 4,3 euros más con el peaje a un céntimo por kilómetro

Cartel indicativo en la A-6. ARCHIVO
Cartel indicativo en la A-6. ARCHIVO
El Gobierno estudia aplicar este recargo a partir de 2024 ► Las empresas gallegas avisan de que encarecerá su actividad y les restará competitividad al situarse en la esquina de España y Europa

El Gobierno trabaja ya en el diseño del sistema que impondrá el pago por uso de las autovías de la red estatal a partir de 2024 con la idea de fijar un peaje de 1 céntimo por kilómetro y abre la puerta a las comunidades para que sumen sus carreteras a ese modelo de cobro. Es la propuesta que ya estudia el Ejecutivo para tratar de convencer a los profesionales del transporte, al resto del grupos políticos y a la sociedad en general de la necesidad de implantar esta polémica fuente de ingresos para costear la conservación de las carreteras.

Si finalmente se implantase esa tarifa adelantada este jueves por la Cadena Ser, viajar en coche de Lugo a Madrid por la A-6 tendría un recargo de 4,3 euros, que se sumaría al peaje que se paga entre el municipio abulense de Adanero y la entrada a la capital, de 13 euros en la actualidad. Ir de la ciudad de la muralla a A Coruña usando también la A-6 se encarecería en 70 céntimos. Además, una vez que la autovía entre Santiago y Lugo esté plenamente operativa, el trayecto costaría un euro. Y cuando se finalice la que unirá Lugo con Ourense, la ruta entre ambas urbes saldrá por 70 céntimos.

En todo caso, está por ver si esa tarifa de 1 céntimo se plasma finalmente en el marco normativo que prepara el Gobierno, o si habrá cambios en los peajes de las autopistas para armonizar el sistema de cobro en la red de alta capacidad. En el plan de recuperación enviado por el Ejecutivo a Bruselas para acceder a los fondos Next Generation se apunta a la posibilidad de establecer reducciones o bonificaciones a los colectivos más desfavorecidos o a usuarios habituales en ciertos tramos.

Un peaje de un céntimo es más asumible que los 9 céntimos que defiende Seopan, la patronal de constructoras y concesionarias de infraestructuras, o los entre 3 y 5 que las empresas de conservación estiman necesarios para mantener las carreteras en buen estado.

CALVIÑO: "ES JUSTO". Pese al aluvión de críticas que esta impopular medida ha desencadenado, el Gobierno justifica su implantación. "Es el modelo europeo y el más justo", alegó este jueves la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien además ve "razonable que paguen algo también los 100.000 vehículos que entran todos los días en el país, la mitad de ellos extranjeros". Un total de 15 estados entre los 27 que integran la Unión Europea cobran en toda su red de carreteras.

El Ejecutivo pretende, además, con este peaje potenciar el transporte de mercancías en tren por ser menos contaminante, pues los peajes en todas las vías penalizarían el traslado por carretera. En la hoja de ruta remitida a Bruselas se apunta a la intención de obligar a las empresas que contratan el servicio de transporte a asumir el peaje y no los camioneros, pero de momento todo está en el aire.

RECHAZO. La patronal gallega advirtió este jueves de de que la medida lastraría "todavía más la competividad" de las empresas. Hay que tener en cuenta que Galicia está en una esquina del país y de Europa, por lo que extender el cobro por uso de vías encarecería el transporte de productos y afectaría a la competitividad de las empresas. El secretario general de la patronal de Lugo, Jaime López, cree que antes de tomar una medida con ese impacto se debería reformar la Administración pública.

La Xunta, por su parte, esgrimió que la comunidad ya está "en el córner" de España y decisiones como esta la "alejarían" más del resto del país. "No vamos a consentir una alternativa que agrave aún más la posición periférica de Galicia", aseguró la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez.

"Las vías ya se financian con impuestos"
Asociaciones de consumidores y de automovilistas esgrimen que los ciudadanos ya financian el coste de las carreteras vía impuestos. El Race da un dato: los conductores españoles abonan cada año más de 30.000 millones en tributos y tasas, 25.000 solo por la fiscalidad sobre el carburante. "Sería un auténtico copago", reprueban desde Facua, para advertir de que un peaje en "todas" las carreteras perjudicaría a los usuarios con menos poder adquisitivo y a los que tienen que desplazarse a diario para trabajar o estudiar.

BRECHA EN EL EJECUTIVO. Dentro del Gobierno de coalición hay discrepancias sobre la pertinencia de esta medida. Unidas Podemos sostiene que es "un impuesto a las clases medias". Incluso en el seno del PSOE hay división. La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, considera que "hay otras formas de recaudación más apropiadas", y el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, espera que sea un "globo sonda".

Ir de Lugo a Madrid costaría 4,3 euros más con el peaje a un...
Comentarios