sábado. 12.06.2021 |
El tiempo
sábado. 12.06.2021
El tiempo

El girasol fotovoltaico brota en Galicia

Flor solar que la compañía Tevalcor distribuye desde Negreira. CESÁREO MÍGUEZ
Flor solar que la compañía Tevalcor distribuye desde Negreira. CESÁREO MÍGUEZ

Esta 'flor' que desde Negreira distribuye Tevalcor genera energía con mayor rendimiento que las placas sobre un tejado

Llama la atención al pasar ante las instalaciones de una compañía tecnológica ubicada en el parque empresarial de Negreira una innovadora flor fotovoltaica capaz de generar electricidad de forma inteligente con numerosas ventajas sobre los paneles convencionales. Imita el comportamiento de un girasol: las placas que la integran se abren al amanecer y se cierran cuando el sol se oculta, siguiendo a cada momento la trayectoria del astro rey para no perder ni un rayo de esta fuente de energía. La tecnología es austriaca y ahora germina en Galicia de la mano de Tevalcor, un grupo fundado por el químico Gonzalo Varela Reiriz que tiene la representación de un sistema prácticamente novedoso en la comunidad, donde ha despertado el interés de grandes corporaciones. 

Una de las diferencias con las instalaciones fotovoltaicas que se colocan en los tejados es precisamente ese seguimiento solar automático. Las 12 placas de vidrio de la Smartflower se sitúan siempre a un ángulo de 90 grados con respecto al sol, lo que eleva el rendimiento de este sistema. "Con menos paneles solares se puede producir hasta el doble de electricidad que con una instalación fija en un tejado", explica Gonzalo. 

Flor3Otra de las ventajas es que cada vez que se pliega, además que protegerse, se autolimpia. El propio sistema elimina el polvo de cada placa, lo que evita que esa pantalla de suciedad repercuta en una menor recogida de luz y reduzca así la producción de energía. 

Además, esta flor fotovoltaica está diseñada para que sus pétalos cuenten en todo momento con ventilación trasera, lo que evita que su calentamiento reduzca la generación de electricidad. El equipo también vigila la velocidad del viento con sensores. Si sopla a una velocidad superior a 53 kilómetros por hora, el abanico de placas —con una superficie de 18 metros cuadrados—se coloca en horizontal por seguridad, y con ráfagas de más de 63 kilómetros por hora se repliega de forma automática para evitar posibles daños. Y, en cuanto amaina, se abre. 

Flor2Este equipo suministra una media de 4.000 kilovatios por hora al año, lo que equivale a la demanda de electricidad de un hogar tipo. En Tevalcor generan con esta flor luz para sus oficinas. 

La instalación es sencilla. Solo se necesita una base de hormigón para anclar la flor solar y en apenas una hora puede estar lista. El hecho de ser un sistema todo en uno es otro punto a favor, pues el inversor y el panel de control van integrados en la estructura. 

¿Y cuánto cuesta? Tevalcor la financia a diez años con una cuota de 250 euros al mes sin entrada. Su precio hace que esté enfocada sobre todo a empresas y administraciones, aunque también la pueden adquirir particulares. "Simboliza el valor del medio ambiente en la nueva era de la sostenibilidad", explica Gonzalo Varela. 

Sigue la trayectoria del sol para no perder ni un rayo, se autolimpia y protege del viento y se instala en apenas una hora

AGUA. Él y su mujer, Ana Taboada Verde, pilotan una compañía que nació hace 15 años, ligada al desarrollo de proyectos de gestión y tratamiento del agua, un área de negocio en la que siguen creciendo. Diseñan y fabrican desde su sede en Negreira —donde llevan cinco años instalados— plantas de depuración de aguas con una cartera de clientes en la que figuran multinacionales como Inditex, Nestlé o Bimbo en diferentes partes del mundo.

Precisamente, ultiman una depuradora para esta última compañía que viajará a Roma. Más allá de las fronteras europeas, sus soluciones están presentes en países como Guinea Ecuatorial, Angola, Mauritania o India y en toda Latinoamérica. De hecho, han creado una filial en Ecuador. Sus depuradoras funcionan con un sistema de membranas que actúan a modo de riñón y permiten recuperar el 60% del agua residual de, por ejemplo, una industria conservera. 

Con una actividad cada vez más diversificada, la corporación tecnológica Tevalcor ofrece también asesoramiento en construcción sostenible. Levantará en Quito la primera casa autosuficiente de la capital ecuatoriana, una edificación que albergará las oficinas de su filial en el país. Fruto de ese espíritu empresarial, Ana y Gonzalo recibieron la Medalla de Oro europea al Mérito en el Trabajo en 2018.

Revolución ► Inventan el Google de la ingeniería medioambiental 
El ADN emprendedor de Gonzalo Varela y Ana Taboada les llevó hace cinco años a embarcarse en el desarrollo de una plataforma web que permitirá a ingenieros, arquitectos, constructoras o empresas instaladoras realizar ofertas técnicas y proyectos medioambientales en áreas como la energía, el tratamiento de aguas, la movilidad o la construcción. Tor, como se llama esta herramienta pionera en el mundo, se lanzará dentro de pocas semanas. La idea es ofrecer a golpe de clic un departamento de ingeniería medioambiental.

Apoyo 
Los profesionales podrán encontrar en este programa todo lo necesario para plantear y hacer realidad un proyecto en cualquier parte del mundo, incluyendo precios, contacto con empresas o equipamiento necesario. 

Particulares 
Tor también estará al servicio de particulares y empresas interesados en saber, por ejemplo, cómo podrían instalar placas solares en su casa o negocio, o cómo dotarse de una depuradora. "Les damos los cálculos, las fichas técnicas y todo", explica Gonzalo, muy ilusionado con este proyecto. 

50 
Son los puestos de trabajo que la corporación Tevalcor sostiene entre España y Ecuador.

El girasol fotovoltaico brota en Galicia
Comentarios