jueves. 27.02.2020 |
El tiempo
jueves. 27.02.2020
El tiempo

Emilio Pérez Nieto: "Tenemos claro que la empresa y la familia son algo indisoluble"

Emilio Pérez Nieto, presidente de honor del Grupo Pérez Rumbao. EP
Emilio Pérez Nieto, presidente de honor del Grupo Pérez Rumbao. EP
La Asociación Gallega de la Empresa Familiar (Agef) homenajea este jueves al Grupo Pérez Rumbao, que roza el centenario. Con concesionarios en toda Galicia y la producción de autobuses como puntales, el presidente de honor, Emilio Pérez Nieto, ve el futuro del negocio ligado a la familia

En su ADN, Emilio Pérez Nieto (Ourense, 1942) lleva el gen del emprendimiento, una vocación en la que se sumergió a pulmón cuando en 1964 tuvo que recoger el testigo de su padre, Ramón Pérez Rumbao. Se puso al volante de un negocio con 18 trabajadores y, 56 años después, el grupo —que ahora dirigen su hermano José Ramón con sus hijos y sobrinos— lo conforman 20 empresas y 1.300 empleados


Sus inicios fueron un tanto abruptos, pues aparcó los estudios con 22 años para pilotar el negocio que fundó su abuelo. ¿Cómo recuerda aquel trance?

La fortuna y la vida transcurren con altos y bajos. Estaba terminando en Madrid la carrera de Ciencias Económicas y Empresariales y mi padre tuvo un revés de salud. Lúcido, aunque enfermo, la mejor solución que encontró fue mandarme que me hiciera cargo de la empresa. Tuve que terminar la carrera por libre y me dediqué a la actividad de la compañía, cosa que conocía de la mesa camilla de mi casa. Pero en aquel momento tenía experiencia empresarial cero. 


La cuarta generación ya se ha incorporado. ¿Es difícil garantizar el relevo y la profesionalización en la gestión?

No, no ha sido difícil. Cuando uno tiene bastante claro cuál es el camino por el que debe seguir, al final sigue el correcto. Tenemos la suerte de tener unos hijos y sobrinos educados en una disciplina adecuada y con una meta bastante clara. Los principios que nos inculcaron nuestros abuelos y padres siguieron floreciendo y seguimos una idea clara de que la familia debía permanecer en la empresa y la empresa tenía que ser familiar. Y hasta aquí hemos llegado. Se ha hecho con la constancia de saber que el objetivo era este: que la empresa y la familia eran un algo indisoluble.


El empresario tiene la obligación de transmitir su conocimiento a la sociedad para que pueda ser utilizado


¿Se ven capaces de seguir creciendo sin tener que dar entrada a capital ajeno, como un fondo de inversión?

Por nuestra actividad, esta hipótesis es bastante compleja. Tenemos mucha fe en que podremos seguir expandiéndonos y reinvirtiendo lo que generamos como valor añadido y beneficio. Esta idea está unida a que la familia tiene claro que con su presencia personal y su capital debe permanecer en la gestión. Trazar el futuro es muy complejo; no se puede ser adivino, pero tenemos claro que debemos seguir siendo una familia empresaria.


Pérez Rumbao lidera la distribución de automóviles en Galicia. ¿Está preparado para los cambios que se vislumbran en el transporte?

El mundo cambia. De los primeros camiones que vendió mi abuelo hasta los automóviles, camiones o buses que comercializamos hoy hay una gran diferencia. La humanidad necesita moverse y seguiremos facilitándolo, ya sea utilizando inteligencia artificial, energía solar o fuentes de otra naturaleza que hoy se exploran. Intentaremos fabricar buses con esas energías y seguir ofreciendo servicios de desplazamiento con las modalidades que existan. Para eso estamos.


Impulsó las patronales ourensana y gallega, preside el Foro Económico de Galicia y también pilotó la Agef. Un empresario que se precie debe estar en los foros de debate...

Lo que no digas tú de ti mismo otros los dirán; entonces, es mejor decirlo tú. El empresario tiene que explicar su actividad para que se entienda su papel. Además, hay una obligación muy importante: transmitir tu conocimiento a la sociedad para que pueda ser utilizado. Sería penoso que los sindicatos estuviesen en manos de personas inadecuadas o que los empresarios dejasen sus instituciones a gente que no dirija negocios. Yo tuve la fortuna de que mis colegas me eligiesen y me presté voluntarioso.

La libertad que algunos predican para todo no se puede coartar en las relaciones laborales

¿Cómo encajan con las necesidades de las empresas familiares los cambios que se vislumbran tras la conformación del nuevo Gobierno?

Tenemos que explicar bien cuáles son nuestras verdaderas necesidades a otros organismos, decir que el fruto del esfuerzo y el trabajo hay que respetarlo y conservarlo para conseguir que fructifique y dé lugar a una mejora del nivel de vida. En los últimos siglos, la humanidad avanzó más que nunca al entender el rol de la organización del trabajo y que sus frutos son necesarios para la prosperidad. Posiblemente tendremos algún momento de desconcierto en estos tiempos turbulentos y difíciles, pero al final siempre impera la razón.


¿El hecho de que se tumben algunos aspectos de la reforma laboral lastrará la contratación en el corto plazo?

A eso me refería. Puede que en el corto plazo afecte al empleo, porque no se puede coartar la libertad. La libertad que algunos predican para todo no se puede coartar en las relaciones laborales, que deben ser justas y equitativas. Me atrevo a decir que no hay ninguna empresa familiar que contrate alegremente o regule sus relaciones con los trabajadores alegremente. Uno de nuestros aspectos más importantes es la seriedad y el compromiso con el empleo. El diálogo debe llevarse a la mesa de los agentes sociales. De ahí debe salir la luz para toda la regulación del trabajo. 

Autocares que ponen rumbo a América y Japón
Pérez Rumbao fabrica autobuses desde 1995 en Unvi, en el polígono ourensano de San Cibrao das Viñas, y en la factoría de Camo en Vilanova de Gaia, en Portugal, tras su compra en 2006. En ambos casos, la exportación es el mercado central. "Siempre recomiendo a mis amigos que en sus viajes turísticos vean si en los cristales o en las partes descubiertas de publicidad se ve la marca del autobús y algunos me lo han confirmado en Corea, Japón, Malasia, América y, por supuesto, en Europa", explica Pérez Nieto. De hecho, actualmente el grupo está preparando sendos pedidos "importantes" para Japón y Malasia. 

1921
José Ramón Pérez Cid pone los cimientos con un negocio de venta de maquinaria agrícola. Luego decidió importar camiones de la guerra para su comercialización.

Expansión en los 50
En 1926, se incorpora Ramón Pérez Rumbao, hijo del fundador, que impulsaría la expansión del negocio. En 1952, abre el primer concesionario Seat y, poco después, comienza a vender camiones Pegaso. Fue la primera empresa de la provincia de Ourense en disponer de una gasolinera. 

Turismos e industriales
Con una facturación que en 2018 superó los 400 millones, los concesionarios de Pérez Rumbao comercializan vehículos industriales y una quincena de marcas de turismos, como VW, Audi, Hyundai, Seat, Jeep o Porsche. A esto se suma el portal de venta de vehículos de ocasión Sibuscascoches.com.

Emilio Pérez Nieto: "Tenemos claro que la empresa y la familia son...
Comentarios