sábado. 19.10.2019 |
El tiempo
sábado. 19.10.2019
El tiempo

El Íbex cae el 2,39% y dice adiós a los 8.000 puntos por miedo a una recesión

Panel del Íbex 35
Panel del Íbex 35
La Bolsa española se despide del nivel de los 8.000 puntos después de perder un 7% durante los últimos días

La Bolsa española cayó este martes un 2,39 % y se despidió del nivel de los 8.000 puntos por el temor de los inversores a una nueva recesión de la economía mundial, la principal razón por la que el Íbex 35 perdió casi un 7 % de su valor en tan solo dos días, según los expertos consultados por Efe. Con la prima de riesgo al alza, en 153 puntos básicos, el principal índice bursátil de la Bolsa española, el Íbex 35, se dejó el 2,39 %, 194,5 puntos, hasta acabar en 7.927,6 puntos, niveles de finales de julio de 2013, lo que eleva las pérdidas en febrero por encima del 10 % y las anuales casi hasta el 17 %.

Todos los grandes valores cerraron en rojo, ya que Telefónica se hundió un 5,30 %; BBVA, un 4,67 %; Santander, un 3,87 %; Repsol, un 3,53 %; Iberdrola, un 1,01 % e Inditex, un 0,65 %. En Europa, con el euro en 1,13 dólares, también fue un martes negro, puesto que todos los principales parqués europeos cerraron con pérdidas, encabezadas por la Bolsa de Milán, cuyo sector financiero hizo perder al selectivo el 3,21 %.

Después de perder este lunes más de un 4 %, la Bolsa española comenzó la sesión con un leve retroceso del 0,33 % con el que aún conseguía mantener los 8.000 puntos. A medida que avanzaba la mañana, parecía que el Íbex 35 quería dejar atrás las pérdidas cosechadas en la jornada anterior y afianzarse sobre los 8.100 puntos, ya que las caídas se reducían a mediodía hasta el 0,03 %. Sin embargo, a pesar de que la Bolsa española intentó recuperarse del desplome de este lunes, pesaba sobre el índice bursátil la caída de más del 5 % de la Bolsa de Tokio que aviva las dudas de los inversores sobre el crecimiento mundial.

El miedo a una nueva recesión de la economía global ante el menor crecimiento de China y una posible devaluación adicional de su divisa, unido a la incertidumbre sobre la política de tipos de interés en Estados Unidos y los bajos precios de las materias primas espantan a los inversores de la renta variable. Una tesis que se vio reforzada este martes con los datos macroeconómicos publicados en Alemania, donde se conoció que la producción industrial del país se redujo en diciembre, frente al avance del 0,4 % que preveían los expertos.

A ello se unió la situación de la entidad alemana Deutsche Bank, que este martes vuelve a caer tras desplomarse este lunes cerca del 10 %, pese a intentar tranquilizar a los inversores, ya que aseguró que es "totalmente solvente" tras obtener en 2015 pérdidas récord. En este contexto, el único refugio de los inversores parece ser la deuda alemana, lo que amplía las primas de riesgo del resto de países europeos, y el oro. Así los esfuerzos de la Bolsa española quedaron en nada y pasadas las 14:00 horas, el Íbex caía más de un 2 %, en consonancia con el resto de Europa.

Sólo cinco compañías del Íbex 35 consiguieron acabar la sesión con ganancias, encabezadas por Gamesa, que subió el 5,55 %, seguida de FCC con el 4,57 %, el mismo día que la CNMV (organismo español de control bursátil) aprobó el folleto de la ampliación de capital de 709,5 millones de euros (791 millones de dólares) para reducir deuda; y Día, que avanzó el 1,27 %. Las pérdidas fueron las protagonistas de la sesión y más en los casos de Arcelomittal, que retrocedió el 10,39 %; Sacyr, el 5,88 % y Banco Sabadell, el 5,70 %.

El Íbex cae el 2,39% y dice adiós a los 8.000 puntos por miedo a...
Comentarios