sábado. 07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo

La CE rectifica la rebaja en la cuota de merluza norte tras ir más allá de los científicos

Caja de Merluza en el puerto de Celeiro. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ
Caja de Merluza en el puerto de Celeiro. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ

La batalla frente a los tijeretazos que planeaban sobre esta especie en aguas ibéricas y el jurel fue ardua por las reticencias a una suavización

La delegación española desplazada a Bruselas para participar en la negociación de las posibilidades de pesca para 2018 peleaba aún en la noche de este martes por traer a casa unas cuotas lo más elevadas posible tras muchas horas de negociaciones y con un objetivo primordial: revertir o, al menos, suavizar los fuertes recortes que seguían planeando sobre la merluza en aguas ibéricas (-30%) y el jurel capturado desde Fisterra hasta el Golfo de Cádiz (-24%).

La primera propuesta que se puso sobre la mesa a las diez de la mañana y que los Veintiocho rechazaron mantenía en ambos casos el tijeretazo inicial planteado por la Comisión Europea. El que sí se moderaba era el recorte para la merluza en el Gran Sol y aguas francesas del 19 al 7%, en línea con la recomendación de los científicos del Ices para alcanzar el rendimiento máximo sostenible (RMS). A falta de saber cómo quedaría el acuerdo final, era una suavización esperada por el sector en Galicia, desde el que consideraban un sinsentido que Bruselas lanzase una propuesta "tan negativa incumprindo os seus propios criterios".

Tras el 'no' de los socios comunitarios a la primera propuesta comenzaron las conversaciones bilaterales entre estados miembro y a tres bandas entre las delegaciones nacionales, la Comisión Europea y representantes estonios, el país que ocupa la presidencia de turno del Consejo de la UE. Tras una intensa tarde de negociaciones, estaba previsto que sobre las once de la noche se presentase una nueva propuesta para su debate, pero no fue así, lo que anticipaba que el acuerdo definitivo se demoraría, al menos, hasta la madrugada.

EL PUNTO DE PARTIDA. ¿Cuál era el escenario con el que España afrontaba ayer la lucha por los intereses de su flota? El más preocupante y el que se afanaba en evitar era ese hachazo del 30% para la merluza en aguas ibéricas y del 24% para el jurel en la zona IXa, del sur de Galicia a Cádiz. Era uno de los puntos más peliagudos de la negociación en lo que concernía a España, junto con el reto de conseguir algo de cuota de cigala del Cantábrico frente al TAC cero defendido por Bruselas para mantener cerrada la pesquería.

La maratoniana jornada de negociaciones arrancó con cierta moderación de la rebaja en la cuota de rape planteada por Bruselas en aguas del norte, desde un 12 a un 7%. También se frenó, en este caso considerablemente, el fuerte ajuste planteado para el boquerón en la zona de Fisterra al Golfo de Cádiz, del 43% a un 10%. En cuando al gallo —sobre el que pesaba un recorte del 10% al norte —no se habían planteado avances en la primera propuesta. En todo caso, todo estaba por decidir. Y hay que tener en cuenta que en estas cifras no se computan las cuotas adicionales que se tienen que asignar a las especies afectadas por la obligación de desembarque.

Además del reparto de cuotas, se debatían otras cuestiones como la posibilidad de pasar cupos de unas zonas a otras con el mismo stock, lo que se podría aplicar a especies como rape y gallo.

Ya este martes por la mañana la conselleira do Mar, Rosa Quintana, auguraba una jornada de trabajo "muy dura" y así fue, como es habitual en esta cumbre pesquera. También desde Bruselas seguían el devenir de las negociaciones representantes de las principales organizaciones pesqueras gallegas, entre ellos Sergio López de la OPP-7 de Lugo y Jesús Lourido de la OPP-77 Puerto de Celeiro.

La CE rectifica la rebaja en la cuota de merluza norte tras ir más...
Comentarios