Así es el pacto entre el Gobierno y la banca para facilitar el pago de las hipotecas

Ejecutivo y sector pactan varias medidas para aliviar las cargas hipotecarias de más de un millón de familias vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad
El Gobierno y la banca pactan medidas para aliviar la carga de las hipotecas. ARCHIVO
photo_camera El Gobierno y la banca pactan medidas para aliviar la carga de las hipotecas. ARCHIVO

El Gobierno da por cerrada la negociación con la banca sobre las medidas de alivio para los hipotecados, puesto que ya han sido aprobadas por el Consejo de Ministros y se publicarán previsiblemente este miércoles en el Boletín Oficial del Estado, según precisan fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos.

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, ha destacado este martes que en las últimas semanas se ha trabajado intensamente con las patronales bancarias para tratar de alcanzar un acuerdo, aunque desde el sector advierten de que aún quedan flecos por cerrar.

"El texto, una vez que pasa por Consejo de Ministros, ya no se mueve. No hay ningún elemento de negociación abierto. Esperamos haber llegado a un punto de equilibrio entre todos y que las entidades sean conscientes del beneficio para clientes y para ellas mismas de arrimar el hombro y contribuir", han asegurado Calviño. Por eso ahora el Gobierno solo espera que las entidades, "una vez que pasen por sus canales y órganos internos", vayan sumándose al nuevo Código de Buenas Prácticas y facilitando medidas que reduzcan la carga financiera de miles de hipotecados ante la subida del euríbor.

Tres vías

El paquete de medidas actuará en tres vías: mejorando el tratamiento de las familias vulnerables, abriendo un nuevo marco de actuación temporal para familias en riesgo de vulnerabilidad por la subida de tipos y adoptando mejoras para facilitar la amortización anticipada de los créditos y la conversión de las hipotecas a tipo fijo. 

Para los deudores hipotecarios vulnerables (con rentas inferiores a 25.200 euros al año, tres veces el Iprem, que destinen más de la mitad de sus ingresos al pago de la hipoteca) se ampliará y reforzará el Código de Buenas Prácticas aprobado en 2012, de forma que podrán reestructurar el préstamo hipotecario con una rebaja del tipo de interés durante el periodo de cinco años de carencia (hasta el Euríbor -0,10%, desde el Euríbor +0,25 actual). Asimismo, se ampliará a dos años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla la posibilidad de una segunda reestructuración, en caso necesario. 

Los hogares con renta inferior a 25.200 euros al año que dediquen más del 50% de su renta mensual al pago de la hipoteca pero que no cumplan el criterio actual del incremento de un 50% del esfuerzo hipotecario podrán acogerse al código con una carencia de dos años, un tipo de interés menor durante la carencia y un alargamiento del plazo de hasta siete años. 

"Esta medida es necesaria para aquellas familias que, como consecuencia de la subida de tipos de interés, lleguen a niveles de esfuerzo hipotecario excesivos que les obliguen a reducir gastos de primera necesidad y pongan en peligro el pago de la hipoteca, puedan recibir un tratamiento adecuado", ha explicado Economía en un comunicado. 

A modo de ejemplo, el ministerio ha señalado que la aplicación de estas medidas permitirá que una familia con una hipoteca tipo de 120.000 euros y una cuota mensual de 524 euros tras la revisión de tipos de interés vea reducida su cuota durante el periodo de carencia de 5 años en más de un 50%, hasta los 246 euros. 

Ayudas a las clases medias

Por otro lado, se propone un nuevo Código de Buen Gobierno que dé alivio a los deudores de clase media en riesgo de vulnerabilidad por el incremento de la cuota hipotecaria, facilitando a las familias una adaptación más gradual al nuevo entorno de tipos de interés. 

Podrán beneficiarse de estas medidas los hogares con renta inferior a 29.400 euros anuales (tres veces y media el Iprem) e hipotecas suscritas hasta el 31 de diciembre de 2022 que tengan una carga hipotecaria superior al 30% de su renta y que haya subido, al menos, un 20%. 

Las entidades financieras deberán ofrecer a todos estos casos la posibilidad de congelación durante 12 meses de la cuota, un tipo de interés menor sobre el principal aplazado y un alargamiento del plazo del préstamo de hasta siete años. 

Asimismo, Economía ha comunicado que se reducirán todavía más los gastos y comisiones para facilitar el cambio de tipo variable a tipo fijo y se eliminarán durante todo 2023 las comisiones por amortización anticipada y cambio de hipoteca de tipo variable a fijo. 

También se incluirán medidas para la promoción de la educación financiera y se reforzará el seguimiento de la aplicación de ambos códigos.

Los bancos tendrán un mes para informar a los clientes

El Gobierno quiere que los bancos den la máxima difusión de las nuevas medidas de alivio para los hipotecados e informen "de manera individualizada" a los clientes que puedan acogerse al Código de Buenas Prácticas en el plazo de un mes tras la entrada en vigor. 

En el real decreto-ley que este martes aprueba el Consejo de Ministros, el Ejecutivo reclama a las entidades que faciliten un teléfono y una dirección de correo electrónico donde responder a dudas y recibir las solicitudes de los clientes.

Comentarios