lunes. 09.12.2019 |
El tiempo
lunes. 09.12.2019
El tiempo

El ahorro de los gallegos toca máximos al crecer a un ritmo de 9 millones al día

Monedas. AEP
Monedas. AEP
Los gallegos son los menos endeudados del Estado, pues sus depósitos superan en un 59% el total del crédito concedido
 

La propensión de los gallegos al ahorro y su perfil conservador a la hora de invertir mantienen en niveles récord los depósitos en una comunidad en la que la vivienda continúa siendo el principal activo —el 79% de los hogares tiene piso o casa en propiedad—. Según los datos del Banco de España (BE), al cierre del primer trimestre los gallegos tenían 64.725 millones de euros en cuentas corrientes y de ahorro, una cifra sin parangón en toda la serie histórica, que los sitúa como los más previsores del Estado al tener a buen recaudo un 59% más de lo que deben

Mientras las reservas —que incluyen 3.435 millones en manos de las administraciones— crecieron en relación a marzo de 2018 un 5,3%, esto es, a razón de 9 millones al día, el crédito se incrementó un 2,5%, hasta los 40.660 millones, un indicador que comienza a dar síntomas de enfriamiento. Y es que la deuda de los gallegos con las entidades financieras acumula tres caídas intertrimestrales desde junio de 2018. Esta contracción hay que enmarcarla en el clima de desaceleración que afecta a Europa y también en la incertidumbre política en España, dos factores que han llevado a empresas a frenar inversiones y que incluso comienzan a dejarse sentir en la concesión de crédito al consumo.

Este termómetro de la confianza de las familias en la coyuntura económica, cuyo crecimiento vertiginoso llevó al BE a emitir reiteradas llamadas a la precaución para evitar una nueva burbuja, registró en abril una contracción del 5,8% en el conjunto del Estado, al reducirse el volumen de préstamos para la compra de coches, electrodomésticos o viajes a 44.466 millones. 

Los depósitos siguen siendo el producto predilecto de los gallegos, que al cierre de 2018 tenían en fondos de inversión 9.996 millones

MÁS PREVISORES. Pese a que la remuneración que las entidades abonan a los clientes por los depósitos son ínfimas —en mayo el tipo medio de las cuentas a un año era del 0,04% y del 0,14 en los plazos a más de dos años—, la aversión al riesgo de los gallegos se ha acentuado, escaldados por experiencias como las participaciones preferentes.

Esto explica que el ahorro guardado en los bancos en la comunidad supere en un 59% el valor total de la deuda, la ratio más elevada de todo el Estado. Nos siguen Castilla y León, donde las reservas superan en un 57% las obligaciones pendientes de pago, y Asturias (+28%). En el polo opuesto, las islas y el arco mediterráneo deben más de lo que tienen en depósitos bancarios. El caso más extremo es el de Cataluña, que no se ha repuesto de la fuga de depósitos que acarreó la crisis abierta por el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017, pues allí el dinero en cuentas corrientes y de ahorro sigue un 9% por debajo del nivel de septiembre de ese año. 

Evolución del ahorro y los créditos de los gallegos. EPDel análisis de las cuatro provincias gallegas se desprende que las mayores reservas en bancos en relación al crédito se hallan en Lugo y Ourense. Con una población más envejecida, en ambos casos los depósitos duplican ampliamente la financiación viva. 

En la comunidad, 76 de cada cien euros están en cuentas a la vista, en tanto que el resto está en depósitos a plazo. Desde marzo de 2018, estos últimos productos registraron una fuga de 2.379 millones, mientras que las cuentas corrientes, por las que las entidades no suelen abonar ningún interés, captaron 4.988 millones.

Fruto del mal comportamiento de los mercados, en 2018, el último periodo para el que hay datos regionalizados, el dinero de los españoles en fondos de inversión se contrajo un 2%, una caída que superó el 3% en el caso de los gallegos, que tenían 9.996 millones en estos instrumentos. De cada 100 euros, 43 están en fondos mixtos, globales o de retorno absoluto, con un perfil de riesgo medio-bajo. Mientras en Galicia el monto en estos productos equivale al 16% de lo que hay en depósitos, en Navarra supera el 42%, lo que refrenda que la mayoría de los gallegos antepone la liquidez inmediata y el riesgo mínimo a la promesa de rentabilidades más atractivas. 

Tampoco acaban de convencer los planes de pensiones, pese a que el futuro de las prestaciones públicas continúa a debate y se suceden las llamadas a apostar por las fórmulas de previsión privadas. El último informe de la patronal Inverco apunta que a cierre de 2017 los recursos en planes del sistema individual llegaron a 3.552 millones en Galicia, lo que supuso un alza interanual del 4,7%. Ese año, 407.392 partícipes realizaron aportaciones, con una media de 8.719 euros acumulados.

El ahorro de los gallegos toca máximos al crecer a un ritmo de 9...
Comentarios