domingo. 12.07.2020 |
El tiempo
domingo. 12.07.2020
El tiempo

El abogado de Sousa critica al auditor y la CNMV y niega que tapara la crisis

El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa, en el banquillo. EFE
El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa, en el banquillo. EFE
Afirma que no hay documentación que demuestre que su cliente conociese el alcance de la deuda no hay documentación ni evidencia digital que muestre que tuviese conocimiento de la misma antes del 28 de febrero de 2013

El abogado defensor del expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha repartido críticas entre el auditor BDO, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y accionistas como la familia Carceller, y ha subrayado que su cliente no sabía del alcance de la deuda acumulada antes de hacerlo público.

Así lo ha argumentado el penalista Gonzalo Martínez-Fresneda durante su intervención este miércoles en una de las últimas sesiones del juicio sobre el llamado caso Pescanova, que se ha retomado este miércoles y se espera que quede visto para sentencia este viernes.

"Se ha dicho que en febrero de 2013 mi cliente ya sabía que la situación era irreversible. Parece contradictorio con el hecho de que entonces aportara 15 millones de euros para intentar salvarla, y además no hay documentación ni evidencia digital que muestre que supiera antes del 28 de febrero del alcance de la deuda", ha esgrimido.

De acuerdo con su tesis, Sousa perdió para siempre más de 9 millones con esta "inyección" de capital, lo que demostraría que no era consciente de la magnitud de la crisis que se avecinaba de forma inminente.

Además, ha señalado al entonces máximo responsable de Pescanova como el que acabó "encauzando la salvación" de la empresa y evitó que entrara en liquidación al impulsar la solicitud de concurso de acreedores.

El abogado ha incidido en que Sousa no intentó maquillar las cuentas como se le acusa, y ha apuntado a que en realidad lo que sí cometió la firma fueron errores al apostar por prácticas contables que eran equivocadas y que acabaron por provocar que hubiera una deuda de más de 3.500 millones de euros sin aflorar.

En su alocución, ha destacado la responsabilidad en lo ocurrido de los auditores de BDO, incapaces de detectar "semejante desfase".

También ha cargado contra la CNMV por levantar la suspensión a las acciones de Pescanova entre el 4 y el 12 de marzo pese a que la propia empresa ya había revelado al mercado que no había aprobado sus cuentas de 2012, que existían dudas sobre la continuidad de la compañía e incluso recomendaba al regulador motu proprio que le excluyera de cotización temporalmente.

De acuerdo con su reconstrucción de los hechos, el emporio pesquero –el grupo sigue siendo uno de los grandes operadores del sector a nivel mundial– se desmoronó debido a la suma de dos factores: la necesidad de vender una planta de acuicultura en Chile para recuperar liquidez y afrontar el vencimiento de un crédito que expiraba en aquellas fechas.

"Si se hubiera vendido la instalación de Chile, no estaríamos aquí", ha defendido el letrado, quien ha considerado que el "detonante" fue la actitud de la familia Carceller, máximo accionista de Pescanova en aquel momento.

La defensa de Sousa apunta que el expresidente pidió a los Carceller a finales de febrero de 2013 que aportaran capital como había hecho él para poder disponer de más tiempo.

Sin embargo, el accionista –dueño a su vez de la cervecera Damm– respondió en la junta celebrada el 28 de febrero exigiendo que las cuentas de 2012 se acompañaran de una alerta de "preocupación por la continuidad de la empresa" ("ongoing concern"), lo que en su opinión provocó "que los bancos cerraran la ventanilla a Pescanova, que no se pudiera renovar el crédito y no se ejecutara la venta en Chile".

"No me duelen prendas en reconocer que los resultados contables finales de Pescanova no eran correctos. Esto puede constituir un error contable, pero no una falsedad", ha argumentado el abogado, quien ha insistido en que no se ha encontrado "ninguna contabilidad 'b', ni cajas fuertes, ni libros secretos, ni se han borrado discos duros o destruido ordenadores".

Prácticas como el "factoring", las "operaciones triangulares" o el "neteo" de cuentas ayudaron a generar el problema, según el discurso del abogado defensor de Sousa, pero ha recordado que éstas eran conocidas y no se ocultaban.

El letrado ha insistido en la inocencia de Sousa y ha pedido también que en caso de delito -pesan ocho cargos contra él- se tengan en cuenta atenuantes por confesión y reparación de daño, entre otros.

El abogado de Sousa critica al auditor y la CNMV y niega que tapara...
Comentarios