Abanca dobló el beneficio en 2021 y ve a Ibercaja como "complementaria"

Escotet confirma que el banco, que ganó 323,3 millones, se mantiene en la puja por EuroBic y señala que "revisará cualquier oportunidad que resulte complementaria" a su modelo de negocio

 o presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet; o conselleiro delegado, Francisco Botas; e o director xeral financeiro, Alberto de Francisco Guisasola, presentan en rolda de prensa os resultados da entidade en 2021
photo_camera Escotet y Botas, en la presentación de los resultados de Abanca. PEPE FERRÍN (AGN)

Abanca va borrando la huella de la crisis del covid tras cerrar 2021 con un beneficio neto de 323,3 millones de euros, lo que supone duplicar el resultado de 2020 y recortar distancias con respecto a los 405 millones que ganó en 2019. "Ha sido un año muy retador, pero hemos salido reforzados de la crisis", señaló este miércoles el presidente y máximo accionista, Juan Carlos Escotet.

Acompañado por el consejero delegado, Francisco Botas, y por el director general financiero, Alberto de Francisco Guisasola, el primer ejecutivo puso el foco en "la fuerte recuperación crediticia", el "incremento sustancial" en la comercialización de seguros y la ganancia de clientes, "especialmente fuera de Galicia", en un ejercicio en el que el banco culminó "con éxito" las integraciones de las redes de Bankoa y de Novo Banco en España. Todo ello, con un ligero incremento de la morosidad, que pasó del 1,9 al 2,1% al sumar los negocios absorbidos de las dos entidades mencionadas y que, en todo caso, se mantiene por debajo de la media del sector, del 3,5%.

Con un exceso de capital sobre los requisitos exigidos de 1.527 millones de euros, Abanca –cuyo volumen de negocio supera los 108.000 millones tras las seis fusiones acometidas— sigue abierta a nuevas compras para complementar su crecimiento por la vía orgánica. "Seguimos muy atentos a lo que está ocurriendo en el mercado", señaló el presidente, que reiteró que la estrategia sigue siendo la de "apostar" por entidades con estrategias "complementarias" y que operan, "básicamente, en la península ibérica".

La entidad con sede en Galicia mantiene vivo el interés por Portugal, "un mercado que viene creciendo bien y que ha hecho los deberes de forma apropiada", lo que ha dado como resultado "un sistema bancario saneado" y una economía "con tasas de crecimiento interesantes".

Escotet no oculta el interés por Ibercaja, que ha vuelto a retrasar su estreno en Bolsa por la volatilidad del mercado

Es por ello que Abanca sigue "revisando todas las oportunidades" y, de hecho, ha vuelto a la pugna por hacerse con el luso EuroBic, participado por la angoleña Isabel dos Santos (42,5%). Se trata del segundo intento tras la retirada que acometió en junio de 2020 al no lograr sellar un acuerdo con los accionistas. "Estamos en un proceso competitivo con varios participantes; pero, de momento, no hay noticias nuevas que comentar", refirió el presidente.

Escotet tampoco oculta el interés por Ibercaja, que este martes volvió a retrasar su estreno en el parqué por la volatilidad del mercado. "Revisaremos cualquier oportunidad que pudiera resultar complementaria y, en ese caso hipotético, podría ser muy complementario, pero no han manifestado sino su interés de salir a Bolsa", recalcó el banquero, que apeló a no "especular" con escenarios “que no están del todo definidos”.

SALIDA A BOLSA. Respecto a los planes de Abanca de cotizar en el mercado de valores, el ejecutivo reiteró que sigue siendo la "vocación" de la entidad, aunque "no hay prisa". "No tenemos prevista en el corto plazo una salida a Bolsa", expuso. Este será el escenario en tanto no varíe la política de tipos de interés del BCE y "los precios del mercado" no igualen al menos el valor en libros de los bancos, esto es, su patrimonio.

Escotet también ve prudente esperar a que la rentabilidad crezca por encima de los dos dígitos. "Tenemos un accionariado muy estable y sin ningún tipo de apuros, por lo que la visión está puesta en el largo plazo y en la estabilidad de la empresa", constató.

En lo que toca al giro en la política monetaria por parte del BCE, Escotet augura que el supervisor no retomará las subidas de tipos hasta finales de año o inicios de 2023 para no frenar el crecimiento, pese a que las tensiones inflacionarias "tardarán a remitir".

El banco pone en valor que, en Galicia, más del 65% de los mayores de 65 años son clientes de Abanca

SERVICIOS FINANCIEROS A LOS MAYORES. En una coyuntura en la que el Gobierno ha instado a la banca a mejorar la inclusión financiera de los mayores y en la que crecen las quejas de jubilados en contra de la digitalización forzosa y las restricciones de horarios para las operaciones de caja, Abanca defiende su modelo.

Escotet puso sobre la mesa que el 30% de los clientes son mayores de 65, una realidad que en Galicia se plasma en que "más del 65%" de los habitantes que superan esa edad tienen cuenta en Abanca, unas 460.000 personas. "Algo estaremos haciendo bien", remarcó el banquero.

De su lado, el consejero delegado abundó en que la inclusión financiera es "tremendamente relevante" para la entidad, que ha ampliado horarios de atención en los últimos y primeros días del mes para brindar un servicio "personalizado y prioritario" a los mayores que se dirigen a las oficinas, y que suponen el 40%.

A esto se suman "menús simplificados y con otra tipología de letras" en los medios digitales y cajeros y la decisión de mantener una sucursal en 124 municipios en Galicia en los que opera en solitario, a lo que se suma el servicio en diez concellos con oficinas móviles. De esos ayuntamientos en los que Abanca es el único operador financiero, Botas puso en valor que en 54 casos las sucursales no cubren los costes.

Fruto de esto, apuntó que el colectivo de mayores es el que presenta mayores tasas de crecimiento, lo que deriva en que por el banco pasan el 51% de las pensiones que se abonan en Galicia.

Botas también avanzó que este mes se iniciará la colocación de los cajeros automáticos en 38 concellos sin servicios financieros, un programa fruto de un convenio con la Xunta, que desembolsará una subvención de un máximo de 1,2 millones hasta 2025.  Cada dispositivo originará unas pérdidas de "más de 2.000 euros al año", que Gobierno gallego y entidad cubrirán al 50%. Escotet enmarcó esta acción en el programa de responsabilidad social corporativa del banco que, insistió, "no obtiene ningún beneficio económico", sino que responde a la vocación de "mantener la cercanía con los clientes".

FONDOS EUROPEOS. Tras lanzar en 2021 los primeros productos de financiación ligados al programa Next Generation, crear una unidad especializada en este terreno y aliarse con Minsait para poner en marcha un servicio que facilite a los 60.000 clientes empresariales el acceso y la gestión de las ayudas europeas, Botas apuntó que Abanca intenta trasladar al tejido productivo "las posibilidades que este importante programa puede traer". Convencido de que el dinero comenzará a fluir hacia el segundo semestre, incidió en la necesidad de aprovechar los fondos para “transformar la sociedad con los pilares que señala Europa”.  

Respecto a la cuenta de resultados, el banco destaca que sigue entre los "más saneados" del sistema financiero español, con una ratio Texas del 28,7% y una cobertura de activos dudosos del 85,3%. Todo ello con un crecimiento de la cartera crediticia del 18,8%, hasta los 45.558 millones, mientras los depósitos captados se elevaron un 17%, hasta los 49.793 millones, a lo que hay que sumar un aumento del 31% de los recursos fuera de balance (12.906 millones), esto es, los fondos de inversión, planes de pensiones y seguros.

Comentarios