El waterpolo lucense es de ellas

El equipo femenino del CWL echa a andar cargado de ilusiones y con sus próximos objetivos muy claros

Las jugadoras del Club Waterpolo Lugo. CWL
photo_camera Las jugadoras del Club Waterpolo Lugo. CWL

“El próximo objetivo es competir en la Copa femenina gallega”. Noelia, jugadora y miembro de la directiva del Club Waterpolo Lugo, comparte con sus compañeras de equipo una firme seguridad a la hora de analizar sus próximas metas. Una característica que podría sorprender a algunos de saber que hace una semana disputaban su primer partido femenino en la piscina de Frigsa frente a un combinado ourensano. 

Anteriormente habían participado en encuentros mixtos, pero ahora las ocho integrantes del equipo han conformado su propia sección dentro del club. Un espacio en el que practicar deporte pero sobre todo en el que forjar amistades, según afirman las protagonistas.

Una filosofía que trata de transmitir y aplicar todo el club, desde donde siempre se ha buscado proyectar una imagen del waterpolo como un lugar en el que cabe todo el mundo. Su presidente, Daniel Viaño, asegura que la creación de un equipo femenino no es fruto del azar y lo asocia con unos principios que siempre marcaron las directrices de la entidad

“Desde o primeiro momento, cando presentamos o proxecto ás institucións, a creación dun equipo feminino figuraba como un dos nosos obxectivos. Queríamos dar a posibilidade a todos os lucenses de practicar waterpolo, sen importar o seu sexo ou idade”, afirma el joven. 

EL MOTIVO. De la gran cantidad de actividades que se pueden practicar en Lugo, este grupo ha escogido tirarse a la piscina con una pelota. Un deporte a priori sacrificado a nivel físico y sin el reconocimiento que pueden tener otras actividades como el fútbol

Los motivos que han llevado a cada una de ellas hasta aquí son diferentes, aunque ahora comparten la misma pasión. Algunas, como Andrea, siempre estuvieron vinculadas a la piscina desde el ámbito de la natación (fue nadadora y monitora del PortaMiñá), no obstante llegó el momento de un cambio. “Me enteré que se había creado en Lugo un equipo de waterpolo y me picó el gusanillo de volver al agua y sobretodo probar un deporte en equipo, así que decidí probar”.

Un caso diferente es el de Saskia, la capitana, que ya había tenido la oportunidad de jugar a este deporte antes de aterrizar en Lugo. “Me apuntó mi padre de adolescente y lo practicábamos en familia, mi padre, mi hermano y yo. Enseguida enganchamos porque había muy buen ambiente.  Al ir juntos en familia no teníamos problema de horarios”.

Y es que como en todo deporte de equipo, la variedad de sus integrantes es la que construye el conjunto. A Noelia “siempre me llamó la atención el waterpolo”, y tras años practicando diferentes deportes de equipo, decidió lanzarse a la aventura “cuando me enteré de que estaban haciendo un equipo en Lugo”.

LA EXPERIENCIA. “Decir positiva se queda corta”, “hasta el momento muy buena” y “enriquecedora”. Estas son, a bote pronto,  las valoraciones de las jugadoras del Club Waterpolo Lugo sobre sus inicios en este particular universo que se ha creado en la ciudad.

Todas coinciden en la dificultad que supone este deporte cuando no has tenido un contacto previo con él, no obstante destacan que el apoyo entre los compañeros y la ayuda del entrenador han permitido a todas avanzar hacia una posición mucho más cómoda.

Estas buenas sensaciones llevan a la directiva a pensar que para la próxima temporada el club podrá participar en la Liga femenina gallega de waterpolo. Una competición en la que actualmente participan cuatro equipos: Club Waterpolo Santiago, Club Waterpolo Ourense, Real Club Náutico de Vigo y el Club Waterpolo Pontevedra. 

De momento celebran la formación de la sección. “Non contabamos con dar formado equipo esta tempada, e alegrounos moito que xa se animaran tantas rapazas. Están moi unidas tamén ó equipo masculino, e  xuntos formamos un gran grupo dentro e fóra da piscina”, apunta el presidente.

Jugadoras del Club Waterpolo Lugo. CWL

“BUEN ROLLO”. Uno de los pilares del equipo es la buena relación que afirman tener entre sus integrantes. Tanto el equipo femenino como el masculino han construido una sólida relación que ha dado lugar a una gran ‘piña’.

“Creo que esto fue uno de los motivos que, una vez que probé un entrenamiento, hizo que me quedase, el buen rollo que hay entre todos sin hacer diferencias entre chicos y chicas”, comenta Andrea. 

Uno de los motivos de esta relación lo apunta Noelia, “entrenamos y jugamos todos cuatro días a la semana, así que pasamos mucho tiempo juntos, yo lo siento como un mismo equipo”.

Mientras que Saskia va un paso más allá y apunta a que lo óptimo sería aprovechar esa buena relación para “jugar en equipos mixtos, creo que aprendemos más”.

Con todos estos ingredientes, las siete jugadoras del Club Waterpolo Lugo afrontaron su primer partido femenino en Frigsa.

EL PRIMER PARTIDO. A pesar de ser un amistoso y que ya habían disputado algún encuentro junto al equipo masculino, las integrantes del CWL aseguran que los nervios estaban presentes. Era una de esas ocasiones especiales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mujeres bravas! 🤽🏼‍♀️ CWL

Una publicación compartida de Club Waterpolo Lugo (@waterpololugo) el

“Tenía los nervios de enfrentarme a una situación nueva en algo que no domino y con las ganas de hacerlo bien”, afirma Noelia. 

El resultado era lo de menos y la oportunidad de aprender y empezar a consolidarse primaban sobre el resto de asuntos. 

Así lo considera Andrea, que comenzaba el partido “con un cierto ‘miedo-respeto’, pero una vez iban pasando los minutos me sentía más cómoda”.  A lo que añade la sapiencia de que “queda por aprender y mejorar”.

Una idea que también transmite Saskia cuando afirma que tras este primer partido el próximo objetivo es “seguir mejorando y pasándolo bien y si es posible empezar a ganar algunos encuentros”.

FUTURO. El riesgo de que una creación de este tipo sufra importantes contratiempos es alto. Nueve integrantes son pocas para un equipo de waterpolo, ya que de este modo el conjunto cuenta con solo dos cambios. Además de que cualquier baja puede suponer el caos total.

Si algo deben tener claro aquellas que se suban a este tren es que las van a recibir con los brazos abiertos

Sin embargo desde el Club Waterpolo Lugo prefieren no pensar en estos términos negativos y afrontan la situación enfocándola hacia el crecimiento como institución. Algo que aprovecha Daniel Viaño para realizar un llamamiento “a todas as rapazas lucenses ás que lle guste a auga a vir a probar o waterpolo”.

Si algo deben tener claro aquellas que se suban a este tren es que las van a recibir con los brazos abiertos, o al menos esa es la impresión que se lleva uno al hablar con las integrantes. El deseo de Andrea es que “el CWL siga creciendo” y sueña “con tener algún día categorías inferiores y consolidar una base como club”.

Una visión que comparten sus compañeras Noelia y Saskia, que esperan que el club siga creciendo.

De momento ya han dado un paso de gigante, y como se comenta en algunos vestuarios del waterpolo gallego, “en Lugo se ha hecho más por este deporte en un año que en la Fegan en décadas”.

Comentarios