viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

El campus Álex Llorca: Un viaje que nunca falla

mateo rubio
Mateo Rubio en una imagen de archivo. EP
Mateo Rubio dirige por sexto año consecutivo el Lugo en el campus Álex Llorca, el entrenador catalán viene de ascender al Barcelona B después de una buena temporada 

Mateo Rubio (Barcelona, 24-1-1977) dirige por sexto año consecutivo el campus Álex Llorca, en el que entrena en verano a pequeños de 7 a 17 años. Aquí se encuentran jugadores prometedores que representan a la comunidad en la selección gallega.

''Llegan al campus Álex Llorca para perfeccionar su juego y seguir creciendo en su lucha por hacerse un nombre en el mundo del baloncesto, a la par que jugadores de otras comunidades y niños amateurs disfrutan del baloncesto de una forma lúdica y divertida'', dice el entrenador.

El catalán hace hincapié en la importancia de esta iniciativa, junto a otras de la misma índole, por ''la oportunidad que brinda a los chicos de relacionarse y de conocer gente que comparte su misma pasión'', además de que esta edición da a muchos la oportunidad de jugar al baloncesto en un año complicado por el covid.

Rubio, como director, explica que ''los técnicos tienen libertad para hacer su trabajo con su propio criterio, dentro de unos métodos pactados previamente, lo que aporta variedad y dinamismo en los entrenamientos''.

Aparte del campus, Mateo Rubio tiene un nombre en el baloncesto español por su éxito en banquillos como el del CB L"Hospitalet, el Club Trouville, de Uruguay, o más recientemente del Barcelona B, además de ser seleccionador uruguayo en 2014.

Rubio empezó a entrenar en el L"Hospitalet con 15 años tras aceptar una oferta para ser el asistente del equipo alevín. Lo compaginaba con jugar de escolta en el mismo equipo, hasta que un día como dice, ''se empezó a dar cuenta de que lo llenaba más entrenar'', dando el paso.

A los 28 años asciende al L"Hospitalet a la LEB Oro, consiguiendo al año siguiente una plaza para el play off de ascenso a la ACB. Las claves que da él para ese rendimiento son ''la confianza de la directiva, un grupo de jugadores muy bueno y, sobre todo, la brillantez en el trabajo del día a día'', clave en sus planteamientos.

Después de varias temporadas a buen nivel en LEB Plata y LEB Oro en equipos como el Tarragona, da el paso y se va a Latinoamérica, ''debido a que en España era el momento de la crisis, y sobre todo, a que era muy joven y quería vivir experiencias y conocer nuevos baloncestos, eligiendo Uruguay por contactos propios en el país''.

Fichó así por el Club Trouville, en el que le pidieron que ''usara mi método y no me adaptara, manteniendo así mi filosofía, siendo esta la clave de los exitos cosechados allí'', donde tiene el récord de 15 partidos consecutivos invicto.

Después de su paso por la selección uruguaya, pasó varios años en la EBA, y después por varias categorías del Barcelona hasta llegar al Barcelona B, equipo con el que consiguó el reciente acabado curos el ascenso a la LEB Oro en una temporada que califica de dura.

''Ha sido mi ascenso más especial debido a ser el equipo con más victorias en la historia del equipo, además de ser el único en llegar al play off y ascender a la segunda división del baloncesto nacional, siendo mi ascenso más reciente, lo que hace que lo recuerde con más cariño'', comenta.

Pese al logro, el Barça B renuncia a su plaza por temas económicos y baja voluntariamente a la Liga EBA, lo que fue ''un jarro de agua fría'' para el técnico, que además no continúa, debido a, como explica, ''la Liga EBA ya no es una categoría profesional. A pesar de eso, entiendo el motivo y asumo la decisión''.

Hablando del Breogán, Mateo Rubio pone ''un 10 a la pasada temporada, con el ascenso y el campeonato copero y ve crucial este curso de regreso en la ACB, confiando en su consolidación, acorde al nivel de club y afición. Les deseo todo lo mejor''.

El campus Álex Llorca: Un viaje que nunca falla
Comentarios