CUERPO TÉCNICO | Los Balcanes en el ADN

El técnico croata encabeza un equipo técnico ya bien ensamblado de anteriores temporadas y que suman este año como novedad al extrenador del Ensino Fernán Varela
Veljko Mrsic. C. CARLOS (ACB PHOTO)jpg
photo_camera Veljko Mrsic. C. CARLOS (ACB PHOTO)

Si las primeras carreras botando un balón las das en Split (Croacia) algo llevas ganado en el mundo del baloncesto, un ADN que probablemente te acompañará toda la vida y marcará la forma de ver este deporte. De la cuna europea del básket salió Veljko Mrsic (Split, 1971), formado en las categorías inferiores de la Cibona de Zagreb, con quien debutó en el primer equipo y sumó hasta seis títulos del campeonato croata. Pasó por Lituana, Italia y llegó a España, al Unicaja, en la temporada 99/00, donde aquel alero desgarbado, buen anotador exterior y peleón en el rebote, se alzó con la Copa Korak.

Como entrenador, Mrsic también arranca su carrera dónde nació, en el KK Split en el año 2006, y desde entonces prácticamente no deja de entrenar: Pallacanestro Varese, KK Cedevita, KK Cibona, Bilbao Básket y KK Zadar, para finalmente dirigir la selección de su país en 2019, con la que ya había disputado partidos como jugador en todas las categorías inferiores y también en la absoluta.

Mrsic llega al Breogán mediada la temporada pasada, tras la polémica marcha de Paco Olmos al Burgos. En el frío enero lucense, el croata hereda un equipo bien ensamblado y, sobre todo, en dinámica ganadora, con Dzanan Musa como cabeza de lanza, pero también con una serie de jugadores, como Mahalbasic, Kalinoski, Bell, Cruz o los hermanos Quintela, rindiendo como casi nunca en sus carreras. Se estrena además en la Copa del Rey, donde el susto al Real Madrid estuvo muy cerca. Es decir, mantiene los buenos mimbres y por momentos los mejora, con lo cual se gana la renovación.

Con tiempo para hacer la plantilla, pero con la limitación de tener uno de los presupuestos más bajos de la Liga Endesa, Mrsic y el director general, Tito Díaz, se ponen manos a la obra. El marchamo balcánico del técnico de Split queda patente, hasta cuatro jugadores nacieron en esa zona de Europa y varios del resto tienen una forma de jugar identificable también con ese baloncesto tan rico en talento y tan reconocible.

A un lado suyo seguirá el lucense Javi Muñoz, que cumple su tercera temporada en Lugo después de un largo periplo fuera de Galicia que lo llevó a varios clubs de México y también a Melilla. Al otro lado, Fernán Varela, también lucense y que viene de dirigir con acierto al Ensino. Su futuro parecía vinculado al club femenino, sobre todo porque su pasado en categorías inferiores del Estudiantes casi siempre fue con equipos de féminas, pero en verano cambio de equipo, que no de aires, y se sentará en el banquillo breoganista, que de esta manera, entre jugadores y técnicos (continúa Quique Fraga), se convierte en el equipo más lucense de las últimas décadas.

La faceta física vuelve a correr a cargo de Rubén Portes, posiblemente la claves de que el año pasado el Río Breogán mantuviese un tono físico tan uniforme durante todo el año y que se minimizasen las lesiones, con la colaboración indispensable del fisioterapeuta, Pablo Duarte.

La faceta médica se completa con el doctor Luis Coira y con la prestigiosa traumatóloga Luisa Ibáñez. Para que todo funcione seguirán estando Fran de Andrés, que no podrá empezar la temporada al estar de baja, además del delegado de campo y el resto de personal de la oficina.

Intento fallido en Europa

Tras el asalto fallido a Europa, donde la experiencia internacional es lo único bueno que se pudo sacar, el equipo de Mrsic abre una temporada que se presume bastante complicada.

El Breogán juega con las cartas de la entrega en defensa, el acierto en el triple y, sobre todo, la explosión de jugadores de futuro, como Hollatz, Momirov, Nakic o Kasibabu, este último la gran sorpresa de la pretemporada por la intensidad que aporta al conjunto. Y, hablando de fuerza, sobre todo la que imprime el Pazo dos Deportes, que volverá a ser el talismán del equipo.

Comentarios