domingo. 21.07.2019 |
El tiempo
domingo. 21.07.2019
El tiempo

Vacío inquietante en el Pazo tras dimitir dos consejeros

Lázare, junto a Javier Morandeira, Luis Franco y Eduardo Valín, en la junta de accionistas del Breogán. VICTORIA RODRÍGUEZ
Lázare, junto a Javier Morandeira, Luis Franco y Eduardo Valín, en la junta de accionistas del Breogán. VICTORIA RODRÍGUEZ

El Breogán se queda sin capacidad para tomar decisiones al dimitir Luis Franco y Eduardo Valín

Otro palo en la rueda del Breogán. Si la parálisis de la entidad lucense desde el final de la temporada ya era un motivo evidente de preocupación, la dimisión anunciada en la tarde del lunes de los consejeros Eduardo Valín y Luis Franco deja a la sociedad breoganista sin órgano dirigente y, por lo tanto, sin capacidad de tomar ninguna decisión en un momento clave de la pretemporada.

El club emitió una nota a última hora de la tarde del lunes e el que se justificaba la dimisión de ambos consejeros "por motivos persoais" y se les agradecía "a importante achega ao club tanto de Eduardo Valín como de Luis Franco durante as últimas tempadas".

Sin embargo, estas dimisiones se venían fraguando hace tiempo y la falta de sintonía entre los consejeros dimitidos y el presidente de la entidad, Jesús Lázare, eran cada vez más notorias y evidentes. El desencuentro que tuvo y tiene consecuencias que desde el Breogán todavía no se haya tomado ninguna resolución con respecto a la próxima temporada en ningún aspecto, entre ellos el deportivo.

Las discrepancias llegaron al punto que los dimisionarios y el presidente responsabilizan a la otra parte de la falta de decisiones adoptadas hasta el momento.

Así, Eduardo Valín señaló a este diario que la causa de su marcha radica en los puntos de vista "totalmente diferentes que tenemos". "Hay una paralización absoluta y nadie hace nada. Si el motivo somos Luis Franco y yo, nos vamos y así no hay motivo para que esto siga así. Con Lázare tenemos visiones muy diferentes, supimos conciliarlo durante tres años pero ahora ya no somos capaces. Se dejaron de tomar decisiones porque iba a entrar gente nueva en este consejo", añadió.

El exconsejero del Breogán explicó que desconocía el motivo "porque aún no tenemos entrenador, no sé a qué estamos esperando, no tengo ni idea".

Lázare tiene ahora que elegir unos nuevos consejeros. Una vez incorporados se producirá la dimisión del presidente y se procederá a la elección de uno nuevo

Luis Franco, el otro consejero que dimitió, se expresó de forma muy parecida. "No quiero polemizar porque el Breogán está por encima de los nombres. Pero está claro que mis motivos son los mismos que los de Eduardo. Tenemos diferencias con Lázare en el criterio de como se debe de llevar el club. Planteamos un proyecto para continuar nosotros y no se aceptó", añadió.

Para Jesús Lázare la renuncia de sus excompañeros fue toda una sorpresa. "Así es, ya que mañana (por hoy) teníamos prevista una reunión del consejo. Desde la última reunión, que fue el lunes de la pasada semana, teníamos marcado un plan de actuación que llevaba implícita la decisión sobre el entrenador. Lo cierto es que a mí me hubiese gustado ser más diligente en la toma de decisiones pero los puntos de vista no coincidentes lo impidió".

DIVERGENCIAS. El único miembro del consejo desveló, además, que desde que se consumó el descenso "quise hacer algún movimiento de jugadores pero no fue posible por la oposición de los dos consejeros, que tenían puntos de vista distintos en posibles fichajes o renovaciones a dos años. En un consejo de tres miembros, yo estaba en minoría y perdí".

Por otra parte, Valín habló de la situación económica del club: "Es buena, tuvimos muy mala suerte. El tema de Norel nos lastró. La deuda total puede estar en torno a los 200.000 euros, pero quedan partidas por cobrar como la parte del patrocinio de la Diputación y parte de las obras que realizamos para la mejora del Pazo".

Vacío inquietante en el Pazo tras dimitir dos consejeros
Comentarios