domingo. 27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo

Una tarde a vida o muerte para el Breogán

Millsap entra a canasta ante el Baskonia. SEBAS SENANDE
Millsap entra a canasta ante el Baskonia. SEBAS SENANDE

El Cafés Candelas visita al Delteco GBC en un duelo en el que estará en juego buena parte del futuro de ambos equipos

El paso de las jornadas propicia que el margen de error se vaya estrechando para todos los equipos, pero de forma muy especial para aquellos que luchan por la permanencia. Es el caso de Delteco Gipuzkoa y Cafés Candelas Breogán, que esta tarde, a las 18.00 horas, se enfrentan en el Donosti Arena. Aunque todavía restan doce jornadas para la conclusión de la fase regular, el duelo entre donostiarras y lucenses (con los que no se estrenará Henk Norel) adquiere tintes casi dramáticos; hasta el punto de que ambos técnicos, que generalmente intentan rebajar los niveles de tensión y trascendencia, han coincidido en calificar el duelo como "una auténtica final".

Y es que la realidad no indica otra cosa. El Breogán -que lleva una sola victoria en los últimos siete partidos- tiene la oportunidad de sumar un nuevo triunfo que, al menos, le mantenga igualado con su próximo rival, el Fuenlabrada, y con ventaja sobre el Ucam Murcia. Además, el hipotético triunfo breoganista acabaría con las esperanzas del equipo local, porque la distancia, y no solo con respecto a los jugadores de Natxo Lezkano, ya sería insalvable. Sin embargo, si el conjunto celeste no consigue su objetivo, su futuro se vería seriamente comprometido. "Tenemos la obligación de ganar para conseguir nuestro objetivo de esta temporada", aseguró Lezkano.

Y es que, aunque con todos los respetos hacia el conjunto rival, y por mucho que haya sido competitivo en más partidos de los que indica la clasificación, en estos momentos no puede haber mejor rival que el donostiarra para sumar la victoria.

El GBC ha ganado cuatro encuentros desde el inicio de la competición y de ellos solo dos en su cancha, concretamente en la sexta jornada frente al Herbalife Gran Canaria (74-63) y en la octava ante el San Pablo Burgos (92-83), partido que se jugó hace algo más de cuatro meses, concretamente el 10 de noviembre del año pasado.

El Delteco GBC se va a jugar hoy su última carta, así que es probable que, si el Breogán empieza llevando la iniciativa, su pésima dinámica se vuelva en su contra. El peso de la derrotas acumuladas no es fácil de sobrellevar y esta es una ventaja que los jugadores de Natxo Lezkano deberían aprovechar.

Como también deberían sacar provecho del muy escaso respaldo que el conjunto donostiarra tiene de su público. En una instalación con capacidad para once mil espectadores, en pocas veces han llegado en esta campaña a congregar más de 2.500.

En encuentros de estas características hay aspectos del juego que adquieren una relevancia muy especial. Tanto por las circunstancias del duelo como por las características de ambos equipos. Así, los nervios suelen ser una faceta a considerar, con lo que implica en pérdidas y errores en los lanzamientos. No hay que obviar que Breogán y Delteco son los dos equipos con peor porcentaje en lanzamientos de campo. Por lo tanto, el rebote puede ser determinante. Y, al menos por ahora, en esta faceta el Breogán parece partir con ventaja con respecto a su rival.

Las esperanzas de los locales se basan, sobre todo, en que el recién incorporado Nick Zeisloft lidere el ataque de su equipo.

Una tarde a vida o muerte para el Breogán
Comentarios