jueves. 13.08.2020 |
El tiempo
jueves. 13.08.2020
El tiempo

Una mente de hierro

Saleta Castro, durante el trayecto en bicicleta del campeonato de España (Foto: EP)
Saleta Castro, durante el trayecto en bicicleta del campeonato de España (Foto: EP)

Cuando alguien llega a la meta después de nadar 3,8 kilómetros, se comenta lo duro que debe ser el entrenamiento para completar tal distancia. Se admira a los ciclistas, que llegan exhaustos al final de cada etapa tras cubrir una ruta, por ejemplo, de 180 kilómetros. Y qué decir de esos hercúleos atletas que emulando a Filípides emprenden una marcha que los llevará a correr algo más de 42 kilómetros para completar el milenario trayecto de la maratón. Son muchos los adjetivos que se pueden utilizar para calificar las increíbles actuaciones de estos deportistas. Sin embargo, cuando alguien se propone la gesta de realizar las tres cosas en una sola prueba sólo puede ser calificado de una manera: ironman.

Para afrontar una competición de este tipo hay que ser un fuera de serie. Saleta Castro lo es. La pontevedresa, deportista del Cicade de Lugo Fluvial, acaba de proclamarse campeona de España de triatlón en media distancia en una carrera que tuvo clara desde el principio. «Sabía que tenía dos rivales muy fuertes. Contaba con la ventaja de que nado mejor que ellas y les aguanto el ritmo en la bici, así que la prueba se iba a decidir en la carrera a pie», explica.

Castro cuenta que, efectivamente, la carrera transcurrió tal y como había planeado. «Nadé muy fuerte y apreté en el primera tramo de bicicleta, relajándome después un poco para poder afrontar descansada la parte a pie. Me encontré cómoda en esta parte y, aunque pudieron recortarme un poco de distancia, tenía un margen suficiente y pude lograr la victoria», concluye.

Gran campaña

Castro se muestra encantada por su campaña, ya que además del citado triunfo también contribuyó en la victoria del Fluvial en la Liga de clubes, título que le hacía a todos en el equipo lucense «muchísima ilusión».

Después de todo esto, su mente está centrada ya en una fecha: el 19 de mayo de 2012. «La temporada que viene me voy a centrar en la larga distancia y correré mi primer ironman en Lanzarote», anuncia. Competir en la que quizá sea la prueba más dura del mundo es todo un reto que merece una preparación especial. «Hasta mayo me centraré casi exclusivamente en el ironman. No competiré casi nada para llegar lo más fresca posible y no pagar el cansancio, como me está pasando esta temporada», dice.

Nadie es capaz de llegar a la élite con una mentalidad débil, y Saleta Castro sabe muy bien cual es su objetivo. «Hasta mayo sólo Lanzarote», recalca. La pontevedresa tiene, pues, por delante un año de una estricta preparación y de enorme sacrificio, pero cree que merece la pena. Es consciente de que puede lograr su objetivo, del que ya puede estar orgullosa. Porque mucho tiempo antes de que llegue la fecha indicada, Saleta Castro ya se ha convertido de sobra en una mujer de hierro.

INICIOS

«El Fluvial me ofreció muchas ayudas»

Son ya diez años los que lleva Saleta Castro en el mundo del triatlón. Muy niña empezó practicando natación y atletismo, pero llegó un día en el que tuvo que decidir: «Llegó un punto en el que no pude compaginarlo. Entonces, a los 13 años, me metí en el triatlón».

Desde 2001, año en el que comenzó su andadura como triatleta, estuvo ligada al Cidade de Lugo Fluvial. «Cuando empecé, había muy pocos clubes en Galicia, y el que más ayudas y facilidades me ofrecía fue el Cidade de Lugo Fluvial», declara.

Cuando escucha si le parece complicado competir en un equipo que no está en la misma ciudad en la que reside, se ríe: «¡Si no conozco otra cosa!». No le resulta, pues, nada difícil esta situación. «El triatlón no es como la natación u otros deportes en los que todo el equipo tiene que reunirse para entrenar. Aquí cada uno se entrena lo que puede y cuando puede, y como no se necesitan instalaciones especiales, no hay problema», explica.

Éxitos con el club

Saleta Castro recalca que le hace «un montón de ilusión tanto quedar campeona individual como por equipos», que todo depende de la situación. «En un campeonato de España claro que me centro en la clasificación individual. En otras competiciones, como la Copa del Rey o la Liga de clubes, eso cambia. El último día, cuando ganamos la Liga de clubes, finalicé tercera, pero lo que realmente contó fue poder ayudar al equipo. Con ese resultado fuimos campeonas», finalizó.

Una mente de hierro
Comentarios