domingo. 29.03.2020 |
El tiempo
domingo. 29.03.2020
El tiempo

Jugar a puerta cerrada, una medida espinosa

Varios aficionados asisten a un partido del Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Varios aficionados asisten a un partido del Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Los seguidores del Lugo lamentan que los duelos del equipo rojiblanco se jueguen a puerta cerrada por el coronavirus

Comprensión por la medida y desencanto por no poder acudir al Ángel Carro ni viajar, el viernes, a Santander para ver al Lugo. La afición rojiblanco acepta la decisión de que la Segunda División juegue sus partidos de las dos próximas jornadas a puerta cerrada por el coronavirus al ser una medida destinada a preservar la salud de los seguidores, aunque también valora como más positivas otras soluciones, como el aplazamiento de las choques.

"Estamos de acordo en que non se teñen que xogar os partidos porque o primeiro é a saúde. O coronavirus se pode propagar nas cidades, pode afectar aos xogadores, a xente dos clubes...", indica Román Sánchez Besteiro, presidente de la Federación de Peñas del Lugo, quien puntualiza que: "paréceme un desacerto e desproporcionado o feito de que se xoguen os partidos de Segunda a porta pechada. Desacerto porque a solución que mellor prevé a seguridade é que os partidos non se xoguen ata que esta circunstancia estea controlada. Desproporcionado porque por intereses económicos e de calendario non o queren aprazar, porque en Segunda non habería tantos problemas e se poden poñer partidos entre semana".

Es un fastidio para los aficionados, pero es lo que hay, porque primero está la salud y luego está el resto

"Está bien por el tema de que es un virus muy contagioso. Es un fastidio para los aficionados, pero es lo que hay, porque primero está la salud y luego está el resto", afirma Cristian Jacob, presidente de la peña Os Porrós Sarriaos.

"Es un inconveniente porque había mucha gente que se iba a desplazar a Santander para ir a uno de los partidos más importantes de la temporada, aún a pesar del horario", declara Borja García, de la peña Lugoslavia. "Creo que hay que ser cauto y tomar precauciones, pero me parece que se está cayendo un poco en el pánico general. En relación con el partido del Zaragoza creo que será una faena porque es un rival de los importantes de la categoría y el Lugo necesita el apoyo de su gente más que nunca. No estar arropado por su afición será un contratiempo para todos", manifestó García.

Los seguidores del Lugo son partidarios de aplazar las jornadas, como han pedido clubes como el Celta o el Zaragoza, la Asociación de Futbolistas Españoles (Afe) o la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (Fasfe).

Xogar ao fútbol sen afección era como ir a un concerto sen altofalantes

"O aprazamento pode ser unha boa solución. Unha vez lin que xogar ao fútbol sen afección era como ir a un concerto sen altofalantes. Os afeccionados xogamos un papel esencial no fútbol", opina Román Sánchez.

"Para el aficionado que se aplazasen los partidos sería lo mejor, pero el problema son las fechas porque se podría alargar mucho la Liga. Esto no será algo que vaya a durar dos días", dice Jacob.

Borja García asegura que "aplazarlo puede ser una complicación porque no sabes cómo va a seguir el asunto del coronavirus y alargar la competición... Si son dos jornadas no es nada descontrolado, pero si es un mes y medio, ¿hasta cuándo sigues jugando la Liga? Creo que es complicado".

Tanto Román Sánchez Besteiro como Borja García o Cristian Jacob consideran que la decisión de jugar a puerta cerrada es por causas "de fuerza mayor", disculpan al Lugo de la medida y creen que el club no tiene la obligación de compensar a los socios por esto —García considera que debe ser la Liga la que lo haga—, aunque sería una buena medida hacerlo.

Más que el Lugo creo que debe ser la Liga la que debe tomar cartas en el asunto y compensar a los aficionados

"Esto tampoco es responsabilidad del club el que no te dejen ir a los partidos. Más que el Lugo creo que debe ser la Liga la que debe tomar cartas en el asunto y compensar a los aficionados, porque si están privando a los aficionados de ir a los partidos la propia Liga debe compensarlos también", consideró Borja García, de Lugoslavia.

Por su parte, Román Sánchez Besteiro dice que "isto é unha causa de forza maior e non estaría na obriga de devolver parte dos cartos. Entendo que o Lugo aquí é mais unha víctima que o protagonista deste caso. Supoño que tería que haber algún tipo de compensación, pero tamén habería que ver ata onde chegará isto, porque non é o mesmo que sexan dous partidos a que sexa de aquí ao final de tempada".

"Es una causa de fuerza mayor y todos podemos entender que no es algo que sea culpa del club. Esto es por el bienestar de la gente, no se cierra por voluntad propia. Yo en esto soy comprensivo y prefiero mi salud a que me devuelvan 20, 30 o 40 euros. Sería un detalle del club que, por ejemplo, a la hora de renovar el carné nos hagan un tanto por ciento de descuento por el detalle, pero no le doy mucha importancia que cobren o no. Hay partidos a los que no vas por lo que sea y no te devuelven el dinero", destaca Cristian Jacob. 

Jugar a puerta cerrada, una medida espinosa
Comentarios