Martes. 11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo

Una joya con pundonor

Sara López, durante un entrenamiento. VICTORIA RODRÍGUEZ
Sara López, durante un entrenamiento. VICTORIA RODRÍGUEZ

La joven atleta lucense Sara López se proclamó campeona de España sub 18 en 3.000 metros tras superar una grave lesión que la mantuvo apartada de las pistas durante casi ocho meses

El atletismo es un deporte que se sustenta en el esfuerzo, en la constancia, y sobre todo, en la pasión. Una pasión que hace a los atletas crecer día a día e intentar alcanzar nuevas metas. Estas premisas se ejemplifican de forma perfecta en Sara López (Lugo, 2/01/2001), actual campeona de España sub 18 en la disciplina de los 3.000 metros (ya lo fue en categoría cadete).

saraLa joven atleta, que milita en la Escuela Atlética Lucense, sufrió un bache en su progresión debido a una fractura de fémur por estrés en 2016 que la mantuvo apartada de las pistas casi ocho meses. Ese parón en su carrera no frenó sus ansias de mejora, y en su regreso volvió a demostrar su superioridad proclamándose campeona de España sub 18 en los 3.000 metros.

Una pieza esencial en el retorno y la progresión de esta joven promesa del atletismo lucense es su entrenador, Manuel Hurtado. "Es una chica que se desenvuelve muy bien en carreras de campeonato. A pesar de ser campeona de España y poseer la quinta mejor marca de su edad en los 3.000, Sara necesita correr más rápido para cumplir el siguiente objetivo, clasificarse para un campeonato internacional", asegura su entrenador, que destaca además la buena salud que posee el atletismo lucense en la actualidad. "Estamos teniendo unas generaciones importantes comandadas por Adrián Ben y Miguel González, que ya son una realidad, y también una remesa de atletas más jóvenes que están llamando a las puertas de la selección", añade.

La joven lucense aspira a lo máximo que puede llegar un atleta, disputar unos Juegos Olímpicos y ser un ejemplo para los jóvenes

Volver a ganar el campeonato de España, en esta ocasión en la categoría sub 18, supone el broche de oro a la temporada de Sara López. "Las emociones fueron muy distintas a la victoria en el cadete, el primer año no me lo podía creer, pero este año ganar el sub 18 fue como quitarme un peso de encima y sentir que había vuelto a estar en lo más alto", declara la propia Sara López.

La joven lucense aspira a lo máximo que puede llegar un atleta, disputar unos Juegos Olímpicos y ser un ejemplo para los jóvenes, como para ella lo es Alessandra Aguilar, la única atleta lucense presente en tres juegos olímpicos. «Alessandra Aguilar es olímpica y es a lo máximo que puede aspirar un atleta, para mí es un referente», señala.

Sara López no solo es una promesa para el atletismo en la disciplina de los 3.000 metros. La atleta posee unas características físicas que, según su entrenador, invitan a pensar que en el abanico del 1.500 hacia arriba puede rendir a muy buen nivel. "Es idónea para las pruebas de medio fondo, pero si desarrolla su capacidad aeróbica, que es muy importante, incluso podría competir en pruebas de maratón", dice.

Durante el próximo mes, tanto la joven atleta lucense como su entrenador acudirán con la selección española sub 18 para una concentración de cinco días en la Escuela de Alto Rendimiento de Madrid, enmarcada en unas jornadas de convivencia entre deportistas. "Es una oportunidad muy buena para aprender, estar con otros atletas y compartir momentos. Vamos allí a disfrutar y a mejorar", señala Sara López.

Una joya con pundonor
Comentarios