Lunes. 12.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 12.11.2018
El tiempo

Una barrera exigente

Juan Carlos y Josete Malagón en el día en que fueron presentados. aep
Juan Carlos y Josete Malagón en el día en que fueron presentados. aep

El Lugo podría toparse con un límite salarial menor que la pasada campaña en este mercado, lo que dificultará el trabajo del director deportivo Emilio Viqueira en materia de fichajes

Paciencia, imaginación, conocimiento del mercado, ingeniería financiera... El verano trae un extra de trabajo para el director deportivo del Lugo, EmilioViqueira, que deberá manejarse con menos margen económico que su antecesor, Víctor Moreno, salvo que el conjunto rojiblanco idee nuevas fuentes de ingresos que le permitan aumentar su límite salarial. Porque esta campaña el club lucense podría contar con menos dinero para su primera plantilla al disminuir la cuantía de la televisión por la posición en la tabla o por ventas de jugadores.

Con la Liga de Fútbol Profesional (LFP) vigilante en materia de gasto —como se ha podido comprobar con la sanción económica que la LFP impondrá al Córdoba por saltarse el límite en el pasado mercado invernal—, los equipos deben cuidar no pasarse del dinero asignado por la patronal del fútbol profesional español.

En caso de incumplir ese parámetro, la LFP impondrá una suma como sanción que supondría un porcentaje de su tope salarial, que podría llegar al 15% del mismo.

El límite lo calcula la propia Liga en base a tres premisas: los ingresos y gastos de la campaña anterior, los ingresos que proporciona la propia Liga y los traspasos de futbolistas.

En el límite hay que incluir los salarios, las indemnizaciones y los pagos a la seguridad social de la plantilla, las amortizaciones de derechos, las primas colectivas y otro tipo de remuneraciones para la plantilla.

Pero el límite salarial no es inmutable, sino que se puede aumentar una vez que se ha fijado si el club logra ingresos extra. Así, se podría incrementar con nuevos traspasos, el incremento de contratos de televisión, nuevos contratos de patrocinios, aumento del dinero recaudado por abonos presupuestado inicialmente o aportaciones de accionistas y socios con un máximo de 30 millones.

Esas podrían ser las vías del Lugo para aumentar un límite que el año pasado estaba en 5,3 millones de euros y que este podría bajar debido a la pérdida de ingresos por televisión.

El curso anterior, el conjunto rojiblanco finalizó en la novena posición, lo que le aportó un poco más de 800.000 euros a sus arcas. Sin embargo, en la campaña que acaba de concluir, el mal final de temporada realizado por el grupo dirigido por Francisco Rodríguez acabó por situar al Lugo en la duodécima posición final. Este puesto supondría unos 300.000 euros menos en la banca rojiblanca y, por consiguiente, un descenso en el límite establecido por la Liga.

El cuadro rojiblanco tampoco cuenta, por el momento, con traspasos de futbolistas más allá de los 350.000 euros de diciembre de Ignasi Miquel, que fueron empleados en mejorar el equipo en el mercado invernal. Mientras el año pasado la venta de Djaló supuso unos 800.000 euros y la indemnización de 200.000 por la cesión de Pedraza al Leeds, en esta campaña no hay ventas en el horizonte que permitan mejorar el límite.

La 2017-2018 el Lugo se quedó muy cerca de agotar el límite de 5,3 millones con una plantilla que tiene muchos de los futbolistas de la temporada anterior, pero que contará con menos posibilidades de gasto.

Sí podrá liberar dinero de fichas de cuantía importante como la del meta Roberto Fernández, el delantero Chuli, el centrocampista Fede Vico o Jaime Romero. Utilizar ese remanente y aligerar la plantilla para que sea corta pueden ser fórmulas de la dirección deportiva para completar un grupo que precisa refuerzos.

Joselu, del Rácing, un nuevo nombre que se baraja
Según afirmó la cadena Onda Cero Coruña, el Lugo habría preguntado por el delantero del Rácing de Ferrol Joselu como alternativa a Manu Barreiro, una opción para la delantera que parece muy lejana por el precio del futbolista.

Rubén de la Barrera, segundo entrenador de la Real Sociedad, estuvo este miércoles en Lugo, donde estuvo acompañado por el presidente del club rojiblanco, Tino Saqués.

Una barrera exigente
Comentarios