Viernes. 15.02.2019 |
El tiempo
Viernes. 15.02.2019
El tiempo

Una ausencia notable

Azeez salta junto a un rival. XESÚS PONTE / AEP
Azeez salta junto a un rival. XESÚS PONTE / AEP

El traspaso de Ramón Azeez deja a la plantilla sin un especialista en medular y sin un futbolista que brillaba tanto en la destrucción como en la construcción del juego

Una baja que deja casi huérfana una posición básica para el juego del Lugo. Una ausencia que será complicada de solucionar y que exigirá un ejercicio de adaptación de la plantilla y del cuerpo técnico para recuperar la aportación que Ramón Azeez ofrecía al Lugo. El nigeriano, traspasado sobre la bocina el último día de mercado, sitúa a Fernando Seoane como único futbolista en un puesto especializado: el de centrocampista de corte defensivo en la medular.

Tras no contar nada para Javi López, el actual futbolista del Granada se convirtió en un fijo para Alberto Monteagudo, preparador del Lugo, ejerciendo como pieza básica para el técnico manchego casi desde el primer día.

Azeez fue un jugador esencial para la presión que busca el entrenador de Valdeganga, además de ofrecer continuas ayudas a sus compañeros tanto en los costados como en la zaga. Su despliegue físico permitía al Lugo eliminar espacios libres que explotar por los contrarios y facilitaba el equilibrio para un equipo que, mientras espera un paso adelante de sus puntas, vive de no encajar. «Ramón, en mi opinión, es innegociable a nivel deportivo», decía el técnico del Lugo el mismo día que se produjo la venta al Granada.

El africano salió como titular en once partidos con Monteagudo y fue el tercer futbolista en el centro del campo que más balones recuperaba, con una media de 5,92 por cada partido. Solo Seoane, con 6,91, y Carlos Pita -quien jugó de central en los últimos partidos de Liga-, con 6,17, superan a Ramón Azeez en esta faceta.

Los futbolistas que optan a ejercer la labor de Azeez no llegan todavía a sus medias. Sergio Gil roba 1,67 pelotas por cada encuentro disputado, mientras que Giorgi Aburjania 1,82.

Pero Azeez no solo era un destructor de juego. También colaboraba en la creación. Si bien Seoane o Pita en el centro del campo y Josete y Vieira desde atrás solían ser los encargados de comenzar el juego, el ex del Almería sabía darle continuidad bien con una conducción o con la posibilidad de asociarse. Azeez ofrecía 26,38 pases buenos por duelo, superado por Pita (43,22), Seoane (42,61) y los dos centrales, Miguel Vieira (32,53) y Josete (29,82). Sergio Gil o Aburjania están lejos de Azeez, ya que aportan 13,08 y 12,73 respectivamente.

En la Copa del Rey, donde Azeez, Gil y Aburjania disputaron los mismos partidos (3), los números del nigeriano son superiores en la distribución con 46,33 pases buenos por los 39,67 de Gil y los 33,33 de Aburjania. En cuanto a los balones recuperados en el torneo del k.o., Azeez roba 5,33 balones por encuentro mientras que el aragonés 3,33 y el georgiano 4.

Gil y Aburjania tendrán que crecer en su aportación para hacer olvidar a un futbolista que era imprescindible para el entrenador.

Una ausencia notable
Comentarios