Un velocista con toque

Mis imágenes-2.jpg
photo_camera Mis imágenes-2.jpg

A David Méndez la banda de O Polvorín se le quedaba pequeña. Un velocista encerrado en el cuerpo de un extremo derecho que ha cambiado la camiseta amarilla por el negro y verde del San Fernando Lucus Caixa Rural. «Guardo muy buen recuerdo de mi etapa como futbolista. Es un deporte que se me daba bastante bien pero tampoco destacaba mucho. Jugaba de extremo, corría mucho y marcaba bastantes goles, pero mi padre, que ha practicado atletismo durante muchos años, me dijo que valía para este deporte y entonces comencé en el Lucus hace dos años», relata el propio atleta lucense.

La transición hacia una modalidad deportiva tan elemental por naturaleza no ha representado ningún obstáculo. Es más, David Méndez ha salido favorecido. «No, ahora mismo no. Con el atletismo haces muchos viajes y conoces a mucha gente y en el fútbol prácticamente no salías de Lugo y ahora con el San Fernando Lucus Caixa Rural vas por toda España», advierte con la cautela que le conceden sus 15 años.

Su regate explosivo ha dado paso a un récord provincial en los 150 metros dentro de la categoría juvenil. El mejor recuerdo atlético de Méndez, hasta la fecha, quedó grabado el 26 de junio del pasado año. «Tengo el récord provincial de cadetes sobre 300 metros, hice 37,4 segundos. Con esta marca quedé quinto en el campeonato de España individual, en Pamplona, a sólo una centésima del cuarto. Es una buena marca porque el atleta que tenía antes el mejor tiempo ahora es uno de los mejores sobre 400 metros», afirma este aplicado estudiante de 4º de la Eso.

El prometedor deportista lucense ha finalizado su primera campaña dentro de la categoría juvenil. Su bagaje ha sido muy positivo. Ha visto cómo el reglamento modificaba las distancias sobre las que demuestra su potencial. Y ha aumentado de forma exponencial su progresión «El año pasado hacía 100 y 300 metros, pero este año, como soy juvenil, pues han cambiado las distancias, y compito en 100 y 200», manifiesta.

Doble hectómetro

Actualmente, David Méndez se decanta por el doble hectómetro -«porque tengo poca zancada pero la resistencia y mantener la velocidad en carrera se me da muy bien. Es una prueba en la que voy de menos a más. Los 200 metros lo aguanto a tope», asevera-.

El siguiente reto de David Méndez en el calendario oficial radica en el Nacional juvenil aunque todavía no ha conseguido una acreditación oficial de sus registros en su prueba fetiche. «De momento no tengo una marca oficial en los 200 metros porque me coincidió con los exámenes y no pude ir a ninguna prueba, y en 100 tengo 11,7 segundos, pero espero mejorar durante la nueva temporada», afirma el pupilo de Pablo Gandoy. «Intentaré bajar de 11,5 segundos que es el registro mínimo para ir al campeonato de España y en el 200 a ver si estoy por los 23 segundos, que también es la mínima», añade el atleta lucense.

Con la adolescencia en plena ebullición, el aspecto muscular de David Méndez todavía espera su turno de salida, pues su fisonomía aún no se ha desarrollado completamente. Pero es un aspecto que, por el momento, no le quita el sueño. «Tampoco influye tanto la musculatura si tienes frecuencia en las piernas, aunque lógicamente los que son grandes y tienen mucha zancada, sobre todo en las carreras de 50 y 60 metros, destacan. La gente que tiene mucha fuerza parte con ventaja en distancias tan cortas, pero a partir de 100 hay que tener velocidad y zancada», explica.

A los 15 años, el ex extremo del Polvorín conoce los puntos flacos de su puesta a punto. «Debo practicar mucho la reacción en la salida, sobre todo la técnica, y potenciar la musculatura de los gemelos para mejorar, también influye mucho la zancada y la elevación de rodillas», dice. Para que sus progresos no se detengan en una vía muerta cuenta con el apoyo y los conocimientos del técnico Pablo Gandoy, quién ha guiado sus pasos desde sus inicios en las filas del San Fernando Lucus, en la temporada 2008.

«Los entrenamientos están muy bien, porque se centra en tí y me comenta las pautas que debo mejorar y cómo correr. Además, me dice que vaya poco a poco, que ya iré a mejor con el paso del tiempo. Las marcas ya saldrán cuando crezca y mejore la técnica», dice. David Méndez traspasó en multitud de ocasiones la línea de gol. Ahora la historia se repite, pero tendrá que hacerlo a velocidad de crucero.

UN EXTREMO VELOZ
Comienzos en el fútbol siete

David Méndez mostró sus cualidades balompédicas en las categorías inferiores del Polvorín hasta los 14 años, edad en la cual encaminó sus pasos hacia el atletismo.

Legado familiar

Ceferino Méndez, padre de David, fue un destacado corredor de campo a través a nivel nacional en la década de los setenta. Legó el testigo a su hijo, que ha sabido mantener la herencia a buen recaudo. «Mi padre competía en cross. En su momento, finalizó en el puesto decimoquinto en el campeonato de España en categoría absoluta. Realmente fue él quien más me animó para que empezara a entrenar en atletismo», reconoce el velocista, quién también probó las carreras off road. «Competí también en cross con el Lucus para rellenar el equipo y tampoco se me daba muy mal», dice el tercer clasificado en la novena edición de la Lugo Monumental en su categoría.

4º de la Eso

David Méndez compagina los entrenamientos semanales con la actividad académica. Cursa 4º de la Eso en el instituto Lucus Augusti de la ciudad de las murallas. Todavía le restan más de dos años para enfrentarse a las pruebas de acceso universitarias. Sin embargo, tiene claro su futuro. « Me gustaría estudiar alguna ingeniería técnica, como ingeniería industrial; estaría muy bien», apunta el velocista, que también ha logrado buenos resultados en las aulas. Los estudios ocupan buena parte del horario de David Méndez, aunque reconoce que la visita diaria a las pistas del estadio Gregorio Pérez Rivera le ayuda a descongestionar una jornada de ajetreo. «El atletismo me gusta mucho. Para mí es prácticamente lo mejor del día. A la mañana voy al instituto, luego por la tarde estudio y a las siete bajo a las pistas, donde me relajo y entreno. Es también un hobbie. Lo veo por la televisión y también veo las competiciones que hay en Lugo, si no compito, claro».

Comentarios