Un pilar modificado

La posición de Xavi Torres fue el principal elemento de distinción entre el Lugo del debut de Hernán Pérez Cuesta y el equipo que logró la permanencia de forma holgada el pasado curso
Xavi Torres pugna por un balón con el jugador del Albacete Rubén Martínez en el Ángel Carro. XESÚS PONTE
photo_camera Xavi Torres pugna por un balón con el jugador del Albacete Rubén Martínez en el Ángel Carro. XESÚS PONTE

Un puesto diferencial para el rendimiento pasado y que ha mudado en el presente. Una posición brillante en la salvación del curso anterior y que supone una de las principales modificaciones en el cambio de paradigma en el banquillo del Ángel Carro. Fundamental para el Lugo Rubén Albés en la 2021-2022, Xavi Torres ha cambiado con Hernán Pérez para hacer girar a un grupo que no comenzó de la mejor manera la temporada.

El nuevo entrenador del conjunto rojiblanco mostró en su aciago debut en competición oficial ante el Albacete que mantiene algunos patrones del anterior inquilino en el cargo. El repliegue en campo propio, la concesión del balón al rival, el abuso en el juego directo sobre un punta boya, la transición o el balón parado como medios para atacar parecen puntos en común con Albés.

Difiere en el dibujo, en el que el puesto de Xavi Torres es clave para que el sistema sea distinto. El de Xávea permitía al Lugo de la pasada campaña formar con una zaga de cinco en fase defensiva, mientras que su incorporación al puesto de pivote cuando el equipo tenía la posesión facilitaba una salida más limpia del balón y una capacidad de poder asociarse con los dos volantes que aguardaban en la medular y formar con tres en el medio.

Por contra, Hernán Pérez situó una zaga de cuatro hombres sin balón, manteniendo a Torres junto a dos volantes de corte ofensivo como los casos de Juanpe y Señé. La carencia del alicantino entre centrales no mejoró las prestaciones defensivas del equipo e hizo que el Lugo careciera de salida de balón y se cortocircuitara la conexión con el centro del campo.

Otro elemento que impidió un buen desempeño de la medular fue la ausencia de un futbolista capaz de barrer líneas de pase y abarcar un buen tamaño de campo. Ni Señé, ni Juanpe fueron capaces de ayudar a Xavi Torres en esa labor y solo la sustitución del andaluz por un especialista en esa tarea como Clavería permitió la mejora del juego y equilibrar un poco una medular en poder del rival.

Atrás, la presencia de Xavi Torres como tercer central le permitía al equipo tener a un apaga fuegos cuando se producían desajustes posicionales en la zaga, algo de lo que careció el Lugo que perdió ante el Albacete.

Ledvedenko no tiene una lesión craneal pero sí una luxación en su clavícula
El lateral del Lugo Orest Lebedenko no tiene una lesión craneal, aunque sí padece una "luxación acronio-clavicular de grado 3 en el hombro derecho" tras el choque fortuíto  con un rival en el partido ante el Albacete, un golpe por el que fue ingresado en observación en el hospital Polusa el lunes. Debido a esta lesión, el equipo perderá al ucraniano durante varias semanas.

El Lugo informó en un parte médico del estado del carrilero ucraniano, cuya "evolución es favorable" y se le dio el alta hospitalaria este martes.

En cuanto a su luxación de clavícula, el club no precisa un tiempo de bajo, aunque sí precisó que es de grado tres, lo que suele suponer la torutra de los ligamentos de la zona y conllevar un periodo de recuperación de entre tres y seis semanas, en las que la articulación debe estar inmovilizada para su curación.

Comentarios