domingo. 29.11.2020 |
El tiempo
domingo. 29.11.2020
El tiempo

Un partido para el rearme

Carlos PIta, en el encuentro ante el Tenerife. SEBAS SENANDE
Carlos PIta, en el encuentro ante el Tenerife. SEBAS SENANDE
El Lugo visita el difícil campo del Rayo con la necesidad de ganar y salir de la zona de descenso
Hugo Rama es citado por vez primera para un equipo que no gana desde el 9 de noviembre

Año nuevo, entrenador nuevo, más presión. Así llega el Club Deportivo Lugo al segundo partido liguero en el año 2020, el que juega esta noche (20.00 horas) en el Estadio de Vallecas ante el Rayo de Paco Jémez. La victoria es imprescindible para los dos equipos por una serie de poderosas razones: la primera porque el equipo rayista busca el ascenso a Primera División; lo segundo, porque el Lugo lucha por la permanencia en Segunda; la tercera porque acaba de comenzar la segunda vuelta de la Liga, la hora de la verdad, un tiempo en el que los equipos se fortalecen en busca de alcanzar los objetivos.

El nuevo Lugo de Curro Torres, que cayó en las plazas de descenso a Segunda B tras la contundente derrota ante el Almería (0-4) el pasado día 4, necesita oxígeno para creer que el equipo es capaz de seguir en la categoría de plata del fútbol español. La visita al campo del Rayo sería una excelente tarjeta de presentación para lo que espera, que no es otra que una dura lucha por la salvación.

Desde el 9 de noviembre, en el campo del Albacete (0-1), no gana un partido el Lugo, entonces aún dirigido por Eloy Jiménez. Desde aquel día, y tras encadenar siete jornadas ligueras sin sumar de tres en tres -entre medias también quedó el equipo eliminado en la Copa, ante el Sestao, de Tercera-, el Lugo cayó en una peligrosa deriva.

Para ello ha llegado al equipo Curro Torres. No le salieron las cosas ante el Almería, pero confía en que la plantilla haya calado ya su idea de fútbol después de dos semanas de trabajo.

Para el centro del campo apuntan los clásicos rojiblancos Carlos Pita y Fernando Seoane

El Lugo acude a Vallecas sin laterales izquierdos específicos ante la lesión de Canella, la decisión de Curro Torres de no convocar a Lebedenko y a la espera del regreso de Vasyl Kravets. Así las cosas, Torres ubicará sobre la defensa a dos laterales derechos: Campabadal lo hará en su puesto natural y Leuko lo hará en la izquierda, a pierna cambiada.

Por lo demás, la noticia rojiblanca está en la primera convocatoria del joven Hugo Rama, una vez superada una grave lesión que sufrió en el mes de junio del pasado año. De momento, el centrocampista de Sigüeiro estará en el banquillo. Sí jugarán, en principio, los recuperados Yanis y Peybernes. El primero actuará en la banda izquierda del ataque del Lugo, en tanto que el segundo volverá al centro de la defensa, al lado José Carlos. El defensa sevillano se mantiene en la once ante la baja por lesión de Marcelo Djaló -no estuvo ante el Almería-.

Para el centro del campo apuntan los clásicos rojiblancos Carlos Pita y Fernando Seoane. A su lado aparecerá en la citada línea Álex López; en tanto que para la delantera apunta Iriome (derecha), Cristian Herrera (centro) y Yanis (izquierda).

EL RAYO. El Rayo Vallecano afronta el partido en un buen momento tras iniciar el año con dos triunfos, ante Girona (1-0), en Liga, y Barakaldo (0-2), en Copa de Rey. Además, esos dos triunfos vinieron acompañados de buen juego, algo que ha reforzado la moral de una plantilla que ha vuelto a enganchar a su afición.

Jémez cuenta con la importante baja del mediapunta José Ángel Pozo

Paco Jémez, técnico del Rayo, mantiene su discurso de que el único objetivo es el ascenso y para ello sabe que todo lo que no sea sumar de tres, sobre todo como local, supone un frenazo en su objetivo. Con 28 puntos en el casillero, y un partido menos, el equipo madrileño está a solo cinco de la promoción, pero a once del ascenso directo.

Para este partido, Jémez, cuenta con la importante baja del mediapunta José Ángel Pozo, que además deja muy mermada la parcela ofensiva de su equipo al no poder jugar tampoco por lesión el atacante argentino Leo Ulloa.

Un partido para el rearme
Comentarios