El Celta, ¿un aliado estival para el Lugo?

El Lugo y el Celta podrían continuar con su buena relación con la cesión de jugadores que interesan en el Ángel Carro, como los casos de Juan Hernández, Iván Villar y Borja Fernández

Carlos Mouriño y Tino Saqués se saludan tras firmar el trapaso de Álvaro Lemos. AEP
photo_camera Carlos Mouriño y Tino Saqués tras la firma de la venta de Álvaro Lemos (AEP)

Afianzar una relación fluida con el pegamento de los intereses mutuos. El Lugo y el Celta podrían volver a cruzarse en el mercado para consolidar su vínculo en base al provecho de ambos clubes en forma de cesión de futbolistas. Rojiblancos y vigueses han colaborado en el pasado y esta campaña podría volver a darse un nuevo capítulo con tres jóvenes celestes que están en el radar lucense: Juan Hernández, Iván Villar y Borja Fernández.

Los tres cuentan con ficha del primer equipo, aunque será complicado que tengan minutos para el nuevo entrenador del Celta: Antonio Mohamed. En caso de que los vigueses opten por una cesión, el Lugo estaría en los primeros lugares para acogerlos. Las buenas relaciones del presidente Tino Saqués con su homónimo del Celta, Carlos Mouriño, y de Emilio Viqueira con el conjunto olívico hacen que abordar estas incorporaciones no sean una quimera.

El Lugo tiene interés en Juan Hernández, un jugador que lleva en el Celta B dos años y que pasó al primer equipo tras su buena temporada pasada. El extremo a ambas bandas nacido en Lorca hace 23 años anotó 14 goles y fue uno de los principales argumentos del filial céltico para alcanzar la segunda ronda en el play off de ascenso.

Sin embargo, su posible contratación supondrá varios inconvenientes. El primero será la espera, ya que Hernández está citado este lunes para comenzar los entrenamientos con Mohamed. En caso de convencer al ‘Turco’ se quedará en Vigo. De no hacerlo saldrá cedido a un equipo de Segunda División. Ahí entraría el Lugo, al que el Celta abriría la puerta para hacerse con el jugador, pero entonces tendría que vencer otro problema: la competencia de otros equipos de Segunda —que ya existe— que convenciesen a Juan Hernández de unirse a ellos y no viajar al Ángel Carro.

Ese fue el caso del año pasado, cuando el Lugo quiso firmar al serbio Dejan Drazic y al compostelano Borja Iglesias. Mientras el Celta prefería que los dos jugadores jugasen en el Lugo, fueron los futbolistas los que declinaron esta opción. Drazic se quedó en el Celta B con vistas a contar para el primer equipo —algo que no sucedió—, mientras que Iglesias acabó en el Zaragoza.

Otro de los jugadores olívicos en el mirilla rojiblanca es el meta Iván Villar. El internacional sub 21, que pertenece a la agencia Promosport, tendrá complicado tener minutos con la competencia de Rubén Blanco y Sergio Álvarez. Según la Radio Galega, el arquero habría pedido salir en busca de más tiempo de juego y el Lugo estaría en la ‘pole position’ para que ocupe el hueco dejado por Roberto. De nuevo, el Celta no pondría objeciones al pase del futbolista.

El último nombre en la agenda lucense, según el diario As, es el de Borja Fernández. El mediocentro ya fue sondeado el año pasado antes de salir con dirección a Reus y esta campaña también interesa a los dos clubes como parte de un posible pack.

Esta fórmula ya fue explotada por el Lugo y el Celta en el pasado. En la 2015-2016, el director deportivo de aquella temporada, Toni Otero, pactó con el Celta las llegadas del defensa David Costas y el mediocentro Levy Madinda. El Celta pidió también que se incluyera a Yelko Pino como parte de la operación, algo que aceptó Otero e, inicialmente, el Lugo. Pero en el último momento el entorno del presidente aconsejó no abordar la operación y no se hizo. Un año después, Yelko aterrizó en el Lugo con un contrato hasta 2019.

Comentarios