sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

Última llamada para un Lugo con un "estado de ánimo positivo"

Rubén Albés. ADG
Rubén Albés. ADG
Albés destaca que "se gane o se pierda, será por los futbolístico, ya no por lo emocional"

Después de catorce jornadas sin ganar, las seis más recientes con derrota, el partido ante el Zaragoza en el Anxo Carro es la última llamada para el Lugo en el vuelo hacia la permanencia, mientras que para los maños supone la oportunidad de subirse casi definitivamente a ese avión o jugársela.

Los lucenses regresan al Anxo Carro con urgencias. Su caída libre les llevó a las posiciones de descenso hace dos jornadas y el pasado fin de semana bajaron a la penúltima plaza de la clasificación, lo que les aboca a un milagro similar al de la temporada pasada para quedarse en Segunda División.

Tres puntos separan a los rojiblancos de la permanencia; seis del Zaragoza. La victoria local daría oxígeno a los jugadores que entrena desde la semana pasada Rubén Albés y complicaría al Zaragoza. Cualquier otro resultado le dejaría ya en una situación muy comprometida.

De los seis partidos que restan por jugar, el Lugo afrontará tres ante rivales que luchan por el objetivo de la salvación: el Cartagena, que ahora marca la línea con el descenso y que pasará por Galicia, y el Albacete, colista, que le recibirá en el Carlos Belmonte.

Rubén Albés aseguró que ha visto un cambio de mentalidad y estado de ánimo en sus jugadores

El entrenador del Lugo tiene la baja por sanción del lateral derecho Eduard Campabadal, pero podría disponer a jugadores como el centrocampista Xavi Torres y los desequilibrantes Gerard Valentín y el internacional panameño José Luis Puma Rodríguez.

No obstante, tendrá que dosificarlos, si los utiliza, para evitar riesgos de una recaída que pondría en riesgo su participación en las cinco siguientes citas del curso.

ALBÉS. El entrenador del Lugo, Rubén Albés, aseguró que ha visto un cambio de mentalidad y estado de ánimo en sus jugadores, que si antes estaban "en depresión" ahora ya no.

Del partido con la Ponferradina (2-0), destacó el "hambre que tuvo el equipo pese a haber encajado un gol" en los primeros minutos y dijo que ve el "vaso medio lleno, más próximo a la victoria".

El técnico habló de una "renovación de las ilusiones" en el vestuario rojiblanco

"El pensamiento ante el Zaragoza es el de adelantarse en el marcador. Si se da otra circunstancia, volveremos a remar. Yo soy optimista, pero basado en hechos, por lo que veo en el día a día. Si el equipo estaba en depresión, ahora no. Se gane o se pierda, será por los futbolístico, ya no por lo emocional", indicó.

El técnico habló de una "renovación de las ilusiones" en el vestuario rojiblanco, el primer objetivo con el que llegó hace poco más de una semana.

"Lo primero lo teníamos claro cuando llegamos, recuperar la confianza de los jugadores, levantar el ánimo. En eso nos centramos. Después, vamos a mostrar un equipo que tenga personalidad, que entienda la importancia del partido, que muestre esa pasión que debemos tener en el encuentro", auguró.

A nivel técnico-táctico, precisó que está "ajustando" el equipo e intentará "buscar dónde los jugadores se sienten más cómodos", tanto "en defensa como en ataque", para, "desde ahí crecer".

"Pero primero ese estado de ánimo diferente, positivo, que percibimos que cambió", comentó el entrenador vigués.

Del Zaragoza, que está a seis puntos del Lugo, dijo que "es un equipo que tiene buenos jugadores, capaces de marcar diferencias" y que "ahora es muchísimo más equilibrado".

"Está en una situación mejor que la nuestra pero nuestro objetivo tiene que ser acercarse a ellos", comentó el preparador rojiblanco, quien afirmó que "el valor del partido es altísimo".

Por eso intentará "gestionar" los minutos de jugadores desequilibrantes como Gerard Valentín y el internacional panameño 'Puma' Rodríguez o experimentados como Xavi Torres, que podrían regresar a sus planes tras lesión.

"Son jugadores que ya demostraron que pueden marcar diferencias, madurez en el juego, que a los rivales les pueden meter miedo", indicó Albés, que al mismo tiempo advirtió de que no puede "hipotecar en un solo partido" a esos jugadores ante el riesgo de que sufran una recaída. 

Última llamada para un Lugo con un "estado de ánimo positivo"
Comentarios